Viajes y diabetes

Es posible hacer viajes cuando se tienen diabetes. Un alto porcentaje de las personas que tienen diabetes y que viajan no toman cont anta rigurosidad el cuidado de su afección durante los días de su estadía. Sin embargo, el mantenimiento del equilibro de azúcar en sangre es una tarea diaria que no debe interrumpirse por un viaje. Por ello es importante tomar previsiones para garantizar que podrá hacerse seguimiento aún estando fuera de la residencia habitual.

Voy a viajar y tengo diabetes, ¿qué debo preveer?

La diabetes es una condición que acompaña toda la vida. Por ello es importante atender especialmente su cuidado cuando las condiciones del entorno cambian durante un viaje. Sea que viaje por tierra, en avión o por mar, le indicamos las 10 cosas más básicas que debe considerar para su viaje.

1) Planifique con mucho cuidado las comidas que tomará en sus viajes.

Quienes tienen diabetes no son las únicas personas que desean mantener comidas sanas mientras viajan. Sin embargo, especialmente cuando se viaja en avión y se hacen vuelos largos, las comidas suelen ser grasosas, o muy cargadas en carbohidratos y poco balanceadas. Con mucha más frecuencia, las aerolíneas tienen consideraciones para requerimientos especiales de los pasajeros.

Sala de espera de un aeropuerto

Por eso, al reservar su viaje, procure elegir una comida adaptada a sus necesidades, pidiendo un menú vegetariano o para diabéticos. Si viaja en barco, no abuse de la comida en los banquetes ofrecidos ni tampoco del alcohol. Si no puede indicar sus preferencias alimenticias al hacer la reserva, consulte directamente con la empresa a fin de que tengan en cuenta sus requerimientos. Una alternativa a la comida del avión es comprar bocadillos en el aeropuerto o llevarlos Ud. preparados. Escoja frutos secos, yogur, vegetales, bocadillos de pan con carnes sin grasas, y si no cuenta con provisión de glucosa, el aeropuerto es un buen lugar donde podrá abastecerse de refrescos y otras preparaciones que se la provean.

2) Siempre lleve consigo un informe médico.

Es importante que lleve consigo un informe médico actualizado de forma que pueda advertir a la aerolínea, en caso de viajar en avión, sobre su diabetes y la necesidad de llevar consigo como equipaje de mano, medicinas como la insulina, e implementos como jeringas y tiras reactivas. No olvide llevar consigo los frascos de insulina con sus etiquetas visibles. Esto aliviará cualquier inconveniente durante los chequeos de seguridad. Un informe médico puede aliviar las explicaciones sobre la disposición de la bomba de insulina en su abdomen. De ser necesario, porque la duración del viaje así lo amerite, realice un chequeo médico antes de salir.

3) Ajuste la insulina.

Cuando un viaje implica el cambio de zona horaria, las personas con diabetes deben ajustar los horarios para administrar la insulina. Por ello, el chequeo médico previo al viaje le ayudará a fijar los horarios en los cuales deberá administrarla durante su estadía o, incluso, algún cambio en el patrón del tipo de insulina suministrada. El médico tratante puede ayudarle también a establecer cuáles otros cambios debe introducir en función de las actividades que realizará durante su estadía.

4) Guarde adecuadamente sus suministros de insulina.

Aunque sienta su equipaje de mano algo pesado, no traslade sus suministros de insulina en el equipaje facturado. En vuelos a mucha altura, la cabina donde viaja el equipaje facturado suele bajar mucho la temperatura. Aunque en los barcos suele haber mas acceso al equipaje, mantenga siempre sus insumos de forma accesible. Por otro lado, con mcha frecuencia se reportan pérdidas de equipaje así que la forma más segura de garantizar tener a su disposición la insulina es llevarla consigo.

Es importante que guarde en una bolsa consigo tanto el medidor y las tiras reactivas, como las jeringas, algunas dosis de insulina, bocadillos y glucosa de acción rápida. Esta medida le permitirá tener acceso a estos suministros aunque guarde más dosis de insulina y otros objetos personales junto a su equipaje de mano en las sombrereras del avión. Consulte con su médico tratante si puede dosificar insulina de acción rápida después de que coma en el avión a fin de ayudar a mantener el equilibrio de azúcar en sangre.

5) Mencione su diabetes.

Tanto si viaja solo como si viaja acompañado, en barco o en avión, mantenga informado al personal al respecto de su diabetes. Esto es muy importante por si se presenta alguna emergencia. No es necesario dar mayores detalles pero si es muy necesario que le advierta que puede requerir bebidas dulces si tiene hipoglucemia durante el viaje. Igualmente, debe saber cómo recurrir a asistencia médica y qué tipo de servicios de atención primaria tendrá a su disposición.

6) Desconecte su bomba.

Seguramente su médico en el chequeo previo a su viaje puede darle más detalles, pero es probable que su bomba de insulina funcione diferente durante el despegue y el aterrizaje y suministre más insulina. Por ello, quizás conectarla sólo durante el vuelo es una buena idea, siempre luego de comprobar que no haya burbujas de aire causadas por cambios de altitud. En el caso de que viaje en barco, no requiere suspender el uso de su bomba de insulina.

7) Esté preparado ante cualquier emergencia en sus viajes.

En vuelos internacionales no es obligatorio llevar un botiquín para atender emergencias. Este hecho es especialmente cierto en líneas con vuelos baratos. En cualquier caso, siempre es mucho más prudente tomar las previsiones necesarias para tener a la mano todo aquello que requiera en caso de emergencia. Si viaja en barco, debe informarse muy bien sobre cómo maneja la línea situaciones de emergencia como las que puedan presentársele a ud.

8) Utilice siempre zapatos durante sus viajes.

Tanto si viaja a la playa como si lo hace a la montaña, tenga en cuenta los riesgos de andar sin zapatos. En la playa, los escombros de la playa como las tapas de botellas y restos de vidrios entre otros pueden herirle. Es probable que no llegue a sentir la cortada, por eso es necesario extremar las precauciones y revisar con frecuencia para prevenir que una herida no sentida llegue a infectarse. Además siempre utilice zapatos especiales para caminar en la playa y siempre revise sus pies cuando regrese de la playa o la piscina.

9) El aseo personal durante tus viajes.

Es importante mantener las pruebas de glucosa en sangre, pero no siempre puede tenerse las manos limpias para realizarlas. Para garantizar que esto será posible, lleve con ustedes toallas húmedas, alcohol o gel antibacterial para poder limpiarse las manos quitando los restos de comida y otros residuos. Sin embargo, si no lleva consigo implementos para realizar la limpieza necesaria, siempre puede pinchar su dedo y retirar las primeras gotas antes de tomar una lectura para estar seguros de que la sangre de la muestra tenga las condiciones necesarias para examinarlas.

10) Investiga sobre el lugar al que viajes.

Para los viajes al extranjero, siempre es bueno prepararse teniendo información sobre que lugares visitar, medicamentos que pudieran requerirse, detalles como el acceso a agua potable y vacunas necesarias entre otros. También es útil tener a mano información sobre ubicación de embajadas y consulados y otros servicios gubernamentales.

Resulta muy relevante tener información sobre los tipos de cocina local que tendrá a su alcance. Es importante evitar las comidas ambulantes por la atención a la higiene en la preparación de los alimentos.

Close Menu