¿La telemedicina puede ayudar a pacientes con diabetes?

La telemedicina o telesalud reune un conjunto de herramientas que permiten la atención a pacientes sin su desplazamiento hasta centros hospitalarios. En este contexto, las opciones que se abren para facilitar el acceso a servicios de salud a distintos tipos de pacientes según sus propios requerimientos de asistencia sanitaria. En este artículo te contaremos más detalles sobre esta novedosa implementación informática que puede ayudar no sólo a atender personas con diabetes, sino también a prevenir su aparición en pacientes con riesgo de desarrollar la enfermedad.

Telemedicina: una forma de acercar la salud a los pacientes.

La telemedicina es una solución informática que agrupa un herramientas bajo distintas plataformas, a fin de facilitar el acceso a la salud por parte de pacientes y sus familiares. Como solución informática, hay distintas aplicaciones que permiten ayudar a sobrellevar los cuidados de distintos tipos de enfermedades, en especial cuando resulta complicado llevar al paciente hasta los lugares de atención médica.

En otras palabras, la telemedicina está pensada para ser utilizada tanto en situaciones de emergencia médica, como en situaciones de control médico de rutina, en las cuales el paciente se encuentre ubicado muy distante de los servicios de salud o, quizás, convaleciente y requiera el uso de una ambulancia. El uso de la telemedicina facilita la transmisión de información y datos hasta centros de salud especializados, a fin de tomar decisiones acertadas y adecuadas para cada situación.

En su uso, además de los desafíos técnicos propios de las implementaciones informáticas, la telemedicina se enfrenta a otros derivados de la necesidad de promover la participación de sus usuarios y de asegurar el flujo del trabajo y la información entre usuarios y prestadores de servicios de salud, a fin de garantizar la sostenibilidad de todo el sistema.

mano con píldoras
Cortesía de Unplash

¿Cómo puede implementarse la telemedicina?

Cada vez más un número creciente de personas cuentas con teléfono celular. La disposición de estos equipos puede garantizar el acceso a enviar información a centros de atención en una forma que representa una fase básica de acceso a telemedicina. En el caso de acceso a los teléfonos celulares llamados inteligentes, los usuarios pueden tener acceso a aplicaciones disponibles con el objetivo de generar prácticas saludables en los pacientes, fomentando un estilo de vida que les ayude a prevenir el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2.

Este tipo de aplicaciones pueden permitir el registro histórico de prácticas en sus usuarios como: alimentación, ejercicio y hábitos de sueño entre otros, al tiempo que facilitan la transmisión de consejos y sugerencias escogidas para los usuarios que requieran la adquisición de hábitos especiales en cada uno de estos aspectos.

La promoción de la atención médica a larga distancia, apoyada en el uso de tecnologías electrónicas de información y telecomunicaciones, permiten el uso de instrumentos como la videoconferencia, Internet, el almacenamiento y reenvío de imágenes y otros medios de transmisión, para fomentar la educación en pacientes y personal de salud a fin de complementar al sistema de atención a la salud.

Estetoscopio y tensiómetro
Cortesía de Unplash

¿Qué pasa con los pacientes?

En zonas rurales por ejemplo, la telemedicina resulta un apoyo importante porque permite a los servicios de salud la superación de las barreras geográficas, financieras y/o laborales, para proporcionar atención sanitaria a pacientes con diabetes, ayudándoles a acceder remotamente a médicos, farmacéuticos y/o trabajadores de la salud de su comunidad.

Los pacientes con diabetes pueden verse beneficiados del uso de la telemedicina a fin de recibir consultas de control, sin necesitar desplazarse de su lugar de habitación; ahorrar dinero por reducir gastos de desplazamientos; facilitar acceso a registros de autocontrol de glucosa en sangre, ingesta de medicamentos, dieta y ejercicio; complementar los contenidos educativos cubriendo necesidades individuales y, finalmente, motivando a los pacientes a proporcionar hábitos positivos con respecto a su salud.

A pesar de que, en el caso de los servicios de atención privada, la telemedicina puede ponerlos en situación de competencia, también puede resultar un componente importantísimo en el marco de un programa integral de atención, educación y cuidados de pacientes con diabetes. Los servicios ofrecidos pueden agrupar un conjunto de ofertas complementarias a través de aplicaciones alojadas en la nube.

Las plataformas de telemedicina basadas en software alojado en la nube, permitirían conectar todo el sistema de salud y las distintas líneas de servicios médicos de un hospital, cubriendo a un paciente y conectándolo con todos sus especialistas de forma ubícua, pues los servicios estarían conectados a través del uso de un dispositivo portátil en la mayoría de los casos, como un teléfono.

El trabajo de prestación de servicios de salud, en el caso de la telemedicina, requiere además un flujo adecuado de información y de procesos. Hoy en día, muchas plataformas de telemedicina combinan un conjunto completo de funciones que permiten pasar de las visitas virtuales de consultas simples a los exámenes y a una gestión más completa de los pacientes.

Doctor con computadora

Inconvenientes del uso de la Telemedicina para atender a pacientes con diabetes.

Pese a sus bondades, la telemedicina también está expuesta a algunos inconvenientes que pueden dificultar su puesta en práctica-

Por ejemplo, no todos los usuarios potenciales tienen acceso a internet, o pueden carecer de la motivación, intención o familiaridad con el uso de plataformas electrónicas o, incluso sentir muchas reservas a la transmisión de información sobre su salud por vías electrónicas sin la intermediación de un médico.

Estas son algunas de las limitantes que persisten en el uso de la telemedicina, pese a sus evidentes ventajas. Los inconvenientes en su uso pueden ser superadas al permitir una atención más completa a pacientes, a través de visitas especializadas programadas, lo cual hace que el paciente reciba servicios médicos convenientes- Pero, además, la telemedicina tiene la gran bondad de hacer mucho más partícipe al paciente de su propio proceso de atención a la enfermedad-

En el caso de los pacientes diabéticos, las visitas virtuales permiten un mejor acceso a la atención de alta calidad y oportuna para mejorar los resultados y reducir el costo total de la atención. Como ya hemos visto antes, se trata de ofrecerles atención en distintos niveles lo cual, de hecho, ayuda a su vez a que tengan una familiarización mayor con el uso de las herramientas de telemedicina y, por tanto, sean más proclives a difundir sobre sus beneficios a otros pacientes.

Cerrar menú