Postres para Diabéticos Fáciles de Preparar y Bajos en Grasa

Puede que parezca increíble, pero existen recetas de postres para diabéticos fáciles de preparar, bajos en carbohidratos y de Chocolate!

Estas recetas de postres para diabéticos son tan sencillas que son perfectas. Y no te darás cuenta de que no son realmente dulces. Igualmente, por el solo hecho de ser de chocolate son increíbles.

Asimismo, agregando el cheesecake a las recetas con chocolate, se logra una combinación especial que te hará correr al mercado más cercano. Por eso, hoy te traémos las recetas más sabrosas de pastel y helado de chocolate con bajo contenido de carbohidratos.

Estos postres para diabéticos bajos en carbohidratos y de chocolate son exactamente lo que necesitas cuando consideras qué receta debes preparar. Haz tu mejor esfuerzo para no hacerlos todos a la vez!

Postres para Diabéticos Fáciles de Preparar y Bajos en Grasa

 

Postres para Diabéticos Fáciles de preparar y Bajos en Grasa

Una Buena Opción de Postres para Diabéticos

Sabemos lo difícil que es para una persona diabética encontrar recetas de postres que pueden prepararse en casa y que se adapten a sus necesidades.

Por esa razón, hoy te traemos 3 buenas opciones de postres para diabéticos que son fáciles de preparar y que ademas son bajos en grasa. Esperamos que los disfrutes!

Chocolate Truffle Cheesecake

El delicioso Cheesecake de Trufas de chocolate bajo en carbohidratos, es uno de los postres para diabéticos que tenemos para ti. Es un postre solo para los amantes del chocolate. Esta tarta tiene una corteza de chocolate sin gluten y es perfecta para acompañar con una buena taza de café.

Esta rica torta de chocolate baja en carbohidratos rinde 12 porciones, tiene un contenido de 315 kcal y requiere de un tiempo de cocción de 1 hora.

Cheesecake de Trufas de chocolate bajo en carbohidratos

Ingredientes

Para la Corteza:

1 taza de harina de almendra Honeyville

Añade 2 cucharadas de proteína de suero en polvo

Agrega 2 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar

2 cucharadas de Sukrin en polvo

3 cucharadas de mantequilla, derretida o más si es necesario

1 pizca de sal

2 cucharaditas de mantequilla para la sartén

Para el Cheesecake

16 onzas de queso crema (2 paquetes) suavizados

1/2 taza de Sukrin en polvo

3.5 oz de Ghirardelli

86% de chocolate negro (cualquier chocolate oscuro con un alto porcentaje)

3 cucharadas de cacao en polvo sin azúcar

2 huevos grandes a temperatura ambiente

1/2 cucharadita de vainilla

1/2 cucharadita de estevia glicerita Capa de chocolate

1/4 taza de chocolate sin azúcar de Lily’s (o más chocolate negro)

1/3 taza de crema espesa

Para la Decoración

12 trufas de chocolate sin azúcar

Modo de preparación

Precaliente el horno a 350° y coloque la rejilla en el medio. Coloque la parte inferior de un molde de 6″ en forma de resorte sobre un trozo de pergamino y tracelo.

Recorte el círculo para que se ajuste al fondo de la sartén. Monte el resorte de la sartén y cepille el fondo y los lados con la mantequilla derretida. Agregue el círculo de pergamino al fondo de la sartén.

La Corteza

Mida el Sukrin en un molinillo de café y en polvo. Agregue la harina de almendras, el cacao en polvo, la proteína en polvo y el edulcorante en un tazón mediano.

Batir juntos para combinar y romper los grumos. Agregue la mantequilla derretida y mezcle con un tenedor. La mezcla debe mantenerse firmemente unida cuando se aprieta suavemente en la mano.

Si no, agregue un poco más de mantequilla derretida 1-2 cucharaditas y mezcle. Presione la corteza firmemente en el fondo de la bandeja de pastel de queso y hasta los lados.

Atraque (haga agujeros por todas partes) la masa en la base y los costados con un tenedor. Hornee hasta que la corteza esté fragante y comience a dorarse en los bordes, unos 10-15 minutos. Enfriar mientras se prepara la tarta de queso.

El Cheesecake

precaliente el horno a 350° grados y coloque la rejilla en el medio del horno. Pique finamente el chocolate y agréguelo a un recipiente de metal o de cerámica colocado sobre agua apenas hirviendo, para que se derrita por completo. Mida el Sukrin  en un molinillo de café y en polvo.

Coloque el queso crema ablandado en un tazón mediano y mezcle a velocidad baja a media hasta que quede cremoso y sin grumos.

Raspe el tazón. Mezcle el edulcorante en polvo y el cacao en polvo y agréguelo a la mezcla de queso crema, mezclándolo a velocidad media-baja hasta que esté completamente incorporado.

Raspe el tazón. Agregue los huevos uno a la vez, mezcle a baja velocidad hasta que esté completamente incorporado y raspando el recipiente después de cada adición.

Agregue la vainilla y la estevia glicerita y comience a agregar el chocolate mientras lo mezcla, hasta que esté bien mezclado.

Con una cuchara, coloca la masa espesa dentro de la masa y empuja hacia abajo con la cuchara para asegurarte de que no haya burbujas de aire. Nivela la parte superior (utilicé una pequeña espátula compensada).

Para Hornear en un Baño de Agua

Para hornear en un baño de agua rasgue dos pedazos grandes de papel de aluminio. Coloque la tarta de queso en el medio de la lámina y con cuidado doble la hoja de aluminio alrededor de ella.

En este sentido, esta es la barrera entre el agua y la bandeja de la tarta de queso, así que tómate tu tiempo para envolver la sartén por completo y con firmeza.

Coloque la tarta de queso envuelta en una sartén más grande. Coloque la sartén en la rejilla del horno y llénela con agua caliente hasta que llegue a 1 1 1/2 pulgadas del costado de la bandeja de la tarta de queso.

Con cuidado, deslice la parrilla en su posición. Hornee durante 45 – 60 minutos o hasta que el centro apenas se mueva. El pastel de queso es pequeño, por lo que puede omitir esa parte todos juntos.

Retire del horno, cubra con una toalla de té limpia y déjelo enfriar en el baño de agua durante 30 minutos antes de quitarlo y enfriarlo por una hora más. Retire la lámina de aluminio, envuélvala en papel film y refrigérela durante la noche.

Cubierta y Decoración de Chocolate

Coloque las virutas de chocolate sin azúcar y la crema espesa en un recipiente apto para microondas y en el microondas durante 50 segundos (el tiempo variará según el microondas). Deje reposar durante unos minutos y bata suavemente hasta que la ganache de chocolate esté completamente mezclado.

Paletas de Helado de Mantequilla de Maní y Chocolate

Estas paletas de mantequilla de maní son lo más reciente en postres para diabeticos fáciles de prepara y bajos en carbohidratos. Solo para los amantes del chocolate y de la mantequilla de maní! Cremosas paletas sin azúcar bañadas con una cubierta de chocolate negro para un delicioso keto treat.

Asimismo, la preparación de estas paletas es muy sencilla y además son deliciosas. Solo te tardarás 20 minutos en hacerla y aproximadamente 4 en dejarlas refrigerar. Esta receta rinde 12 porciones y tiene un contenido de 280 kcal.

Paletas de Helado de Mantequilla de Maní y Chocolate

Ingredientes

8 oz de queso crema suavizado

1 taza de mantequilla de maní cremosa

1/2 taza de endulzante Swerve en polvo

1/2 cucharadita de extracto de vainilla

3/4 taza de crema espesa

4 onzas de chocolate negro sin azúcar picado

1/2 onza de mantequilla de cacao picada

Modo de preparación

En un tazón grande, bata el queso crema, la mantequilla de maní, el edulcorante, el extracto de vainilla y la crema espesa hasta que estén bien combinados y suaves.

Cuchara en 12 a 15 moldes para paletas (dependiendo del tamaño) y golpee los moldes firmemente en el mostrador para liberar la mayor cantidad de burbujas de aire que pueda.

Coloque palitos de paletas en el centro de cada uno (es preferible usar palitos de madera ya que se quedan mejor en las paletas). Congelar 4 horas hasta que esté firme.

Retirar los Moldes del Congelador

Retire de los moldes al correr bajo agua caliente o colóquelos en un arco de agua caliente durante 30 segundos, luego gire suavemente los palillos hasta que se suelten. Mantenga en el congelador hasta que esté listo para sumergir en chocolate.

Cubra una bandeja para hornear con papel encerado o pergamino y colóquela en el congelador. Coloque un recipiente de metal o de cerámica sobre una olla con agua apenas hervida (no permita que el fondo del recipiente toque el agua).

Agregue el chocolate picado y la manteca de cacao y revuelva hasta que se derrita. Retírelo del calor.

Sumerja una paleta en chocolate aproximadamente a la mitad, luego deje que el exceso gotee de vuelta al tazón (puede sostenerse en posición vertical y girar para obtener algunos goteos de chocolate interesantes por los lados de la paleta).

Cuando el chocolate esté firme, coloque la paleta terminada en la bandeja para hornear en el congelador y repita con las paletas restantes.

Brownie Cheesecake Bajo en Carbohidratos y Sin Gluten

El Brownie Cheesecake combina brownies sin gluten y cheesecake bajo en carbohidratos en una deliciosa receta de postres para diabéticos sin azúcar. Esta es la mejor receta de tarta de queso keto que jamás comerá. ¡Dos postres sin azúcar en uno!

La preparación de este delicioso postre sólo te tomará 1 hora y 30 minutos. Y disfrutaras de un postre con un contenido de 318 kcal y que rinde 10 porciones.

Brownie Cheesecake Bajo en Carbohidratos y Sin Gluten

Ingredientes

Para la Base del Brownie

1/2 taza de mantequilla

2 oz de chocolate sin azúcar picado

1/2 taza de harina de almendra

1/4 taza de cacao en polvo pizca de sal

2 huevos grandes

3/4 taza de endulzante Swerve

1/4 cucharadita de extracto de vainilla

1/4 taza de nueces o nueces picadas

Para el Relleno de pastel de queso

1 libra de queso crema ablandada

2 huevos grandes

1/2 taza de endulzante Swerve

1/4 taza de crema espesa

1/2 cucharadita de extracto de vainilla

Modo de Preparación

Para la Base Brownie

Precalienta el horno a 325 ° F y enmantequilla un molde de resorte de 9 pulgadas. (Si su molde de resorte es propenso a fugas de aceite, colóquelo en una bandeja para hornear galletas).

En un recipiente apto para microondas o en una taza de medir de vidrio, derrita la mantequilla y el chocolate en el microondas en incrementos de 30 segundos. Batir hasta que quede suave.

Alternativamente, puedes derretirlos a fuego lento en una olla pequeña. En un tazón pequeño, mezcle la harina de almendras, el cacao en polvo y la sal. En un tazón grande, bata los huevos, Swerve y vainilla hasta que estén suaves.

Asimismo, debes batir la mezcla de harina de almendras, luego la mezcla de mantequilla y chocolate hasta que quede suave. Agregue nueces.

Extienda uniformemente sobre el fondo de la sartén preparada. Hornea de 12 a 18 minutos hasta que estén colocados alrededor de los bordes, pero aún blandos en el centro. Deje enfriar de 15 a 20 minutos.

Para el Llenado

Reduzca la temperatura del horno a 300F. En un tazón grande, bata el queso crema hasta que quede suave. Batir los huevos, Swerve, crema y vainilla hasta que estén bien combinados.

Vierta el relleno sobre la corteza y coloque el pastel de queso en una bandeja para hornear grande. Hornee hasta que los bordes estén puestos y el centro apenas se agita, de 35 a 45 minutos.

Retirar del horno y dejar enfriar. Pase un cuchillo por los bordes para aflojar y luego retire los lados de la sartén. Cubra con una envoltura de plástico y refrigere por lo menos 3 horas.

Sirva con salsa de chocolate sin azúcar, si lo desea.

Estos ha sido nuestros 3 postres para diabéticos favoritos. Esperamos que sean útiles para ti. Puedes dejarnos en la caja de comentarios los postres que más te gustaron de nuestra lista y cuales son los que tú preparas.

No dejes de escribirnos si tienes alguna duda en relación a cómo preparar alguno de los postres para diabéticos. También puedes leer: Beneficios De La Tortilla Contra La Diabetes Para Dieta Diabética si te interesa saber más acerca de alimentos para diabéticos

Continue Reading

Proteínas en la dieta de la persona con diabetes

Las proteínas son una pieza clave en la dieta de las personas con diabetes. Con frecuencia, quienes tienen diabetes tipo 1 o tipo 2, con un control metabólico deficiente, requieren consumir más proteinas. Es por esto que las personas con diabetes requieren de mayor información sobre el aporte de las proteinas a sus patrones y cuidados dietéticos a fin de tomar mejores decisiones alimentarias.

El aporte de azúcar proveniente de las proteínas.

No hay un acuerdo acerca de si los aminoácidos consumidos en exceso a través de las proteínas consumidas en la dieta se transforman o no en glucosa y en cuál proporción. Esto ha conducido a que muchas de las recomendaciones sobre proteinas en dietas de personas con diabetes sean, en realidad, más produto de creencias que de certezas.

Entre las afirmaciones más comunes, y menos comprobadas, se encuentran las siguientes:

  1. Las proteínas sólo provienen de alimentos como la carne, el queso y la mantequilla de maní.
  2. Un porcentaje cercano al 60% de la proteína se convierte en glucosa y entra en el torrente sanguíneo entre 3 y 4 horas después de haber sido ingerida.
  3. Las frutas en la merienda no deben comersi sin una proteina, ya que la glucosa de la fruta son carbohidratos de acción rápida y la fruta retarda su acción.
  4. Antes de dormir es importante consumir proteínas, pues estas se transforman en azúcar en la sangre con más lentitud que los carbohidratos.
  5. Cuando se presenta una reacción a la insulina es importante consumir un carbohidrato junto con proteínas para evitar que la glucosa en la sangre baje a niveles críticos.
  6. Abusar de las proteínas a la larga puede dañar los riñones.

Sin embargo, buena parte de las afirmaciones anteriores carecen de sustento científico. Lo que suele ocurrir con mucha frecuencia es que por lo general se consume como proteina carne o algún sustituto de ésta como los productos lácteos o huevos. Sin embargo, no todos estos alimentos continenen proteinas, y muchos de ellos tienen altos contenidos en grasa y en algunos casos también carbohidratos.

Diabetes y dieta proteíca
Los huevos son apenas un tipo de proteína.

¿Cuál es la combinación ideal?

Un ejemplo claro es una dieta que combine altas proporciones de proteínas y bajas de carbohidratos. Ests dietas traen como ventaja la posibilidad de ayudar a la pérdida de peso con la reducción de las calorías y, además, la limitación de carbohidratos ayuda a reducir también la retención de líquidos que conlleva el consumo de carbohidratos.

Aunque una dieta baja en carbohidratos y alta en proteínas ayuda con una rápida pérdida de peso, es importante recordar que la grasa almacenada no se estará perdiendo a menos que esta dieta se combine con una actividad física adecuada. Por otro lado, una dieta de estas características puede inducir una pérdida del apetito, aunado al hecho de que no todas las personas toleran durante mucho tiempo una dieta con elevadas cantidades de proteina animal.

La clave es la dieta.

Como ya se ha mencionado en otros posts, una dieta alta en carbohidratos conduce a acumular grasa, pues los carbohidratos elevan los niveles de glucosa en sangre, liberando más insulina lo que acaba transformándolos en grasa que se almacena en el cuerpo. Sin embargo, aunque una dieta alta en proteinas y baja en carbohidratos puede causar el efecto contrario, lo cierto es que esto no supone que se haya superado la resistencia a la insulina.

Lo que si es cierto es que la obesidad conduce a la resistencia a la insulina y no al revés. Esta situación puede ser superada con una combinación de actividad física, restricción energética en la alimentación y el control de la ingesta de grasa, mucho más que con el mero cambio a una dieta de más proteinas que carbohidratos.

Por todo ello, es importante aprender a manejar los niveles de azúcar en sangre mejorando la alimentación. El cuerpo debe consumir proteinas, pues todas las células las continenen y, además, es un elemento clave en la etapa de crecimiento, desarrollo y el embarazo. La proteina requiere la generación de insulina para su metabolización, y ésta es necesaria para generar masa muscular. Es por eso que quienes practica físico culturismo, consumen altos niveles de proteinas.

La glucosa y la grasa aportan energía. Si no se consumen carbohidratos, es la grasa la que se convierte en la fuente de energía y por eso se genera la pérdida de peso, al consumirse la grasa extra del cuerpo.

proteinas y diabetes

¿Una alta ingesta de proteinas sirve para cualquier tipo de diabetes?

La respuesta a esta pregunta será particular en cada caso. Para pacientes con diabetes tipo 2, por ejemplo, en algunas raras ocasiones puede ocurrir un aumento de los niveles de azúcar en sangre luego de una ingesta rica en proteínas. Esto ocurre porque estas personas presentan resistencia a la insulina, y por lo anto sus procesos se encuentran alterados, generando un aumento de azúcar en sangre a partir del consumo de proteina. Sin embargo con una baja ingesta de carbohidratos este equilibrio puede reestablecerse.

Para el caso de la diabetes tipo 1, puede generarse menos azúcar en sangre si hay una ingesta baja en carbohidratos. Para quienes tienen una ingesta de carbohidratos mayor, es probable que hayan también niveles elevados de azúcar en sangre sin participación de la proteina, sino por efecto directo del carbohidrato.

En otras palabras, la clave está en manejar varias fuentes de proteinas y, sobre todo, reducir los carbohidratos, bien se tenga o no diabetes.

Continue Reading

Alimentación en la diabetes mellitus

Alimentación en la diabetes mellitus

La alimentación es uno de los pilares del tratamiento de la diabetes mellitus, en cualquiera de sus formas. Sin ella es difícil lograr un control metabólico adecuado aunque se utilicen medicamentos hipoglucemiantes de alta potencia o insulina1.

Es importante destacar que no existe una dieta para las personas con diabetes, al contrario, se deben considerar factores como; edad, género, estado nutricional, actividad física, estados fisiológicos y patológicos para cubrir los requerimientos nutricionales de acuerdo a cada caso1.

Objetivos de una alimentación adecuada en la diabetes mellitus

  • Lograr concentraciones de glucosa cercanas a lo normal mediante el tratamiento equilibrado de la ingestión de alimentos, hipoglucemiantes o insulina y actividad física.
  • Proporcionar la energía adecuada para mantener o lograr el peso saludable en los adultos, los índices de crecimiento y desarrollo normales en los niños y adolescentes, el aumento de las necesidades metabólicas durante el embarazo y lactancia o la recuperación en caso de enfermedades. Para los adultos mayores, satisfacer sus necesidades nutricionales y psicosociales.
  • Prevenir y retardar las complicaciones agudas en la diabetes tratada con insulina, como la hipoglucemia, las enfermedades a corto plazo y los problemas relacionados con el ejercicio físico.
  • Prevenir y retardar las complicaciones a largo plazo, como enfermedad renal, neuropatía autónoma, hipertensión y enfermedad cardiovascular2.

Calorías en la alimentación de pacientes con diabetes

El aporte calórico para personas con diabetes mellitus se calcula de acuerdo al  nivel de actividad física, para una persona con un nivel actividad física leve, se recomienda un aporte de 25 kcal por kg de peso corporal al día, ejemplo: si la persona pesa 70 kg se multiplica por 25 kcal, el resultado; 1750 kcal corresponde a  las calorías que debe consumir esa persona al día.

Así mismo; para un nivel de actividad física moderado se recomiendan 30 kcal por kg de peso al día; y en pacientes con desnutrición o con un nivel de actividad física intensa de 45 a 50 kcal por kg de peso al día; revalorándose conforme cambie el nivel de actividad física2.

Carbohidratos en la alimentación de pacientes con diabetes

En relación con la alimentación, los carbohidratos son fundamentales en el control de la glicemia, ya que determinan hasta un 50% la variabilidad en la respuesta glicémica. La recomendación para personas con diabetes es que los carbohidratos deben aportar entre el 50 y 65% de la ingesta calórica diaria, lo que corresponde a valores similares a los recomendados en la población en general2.

Sin embargo, se debe prestar mucha atención en la elección del tipo de carbohidrato, al menos el 66 % debe ser de lenta absorción, como vegetales, cereales integrales y leguminosas; pues estos no dan lugar a elevaciones bruscas de la glicemia después de su ingestión.

Los carbohidratos simples de rápida absorción, como azúcar blanca, miel, bebidas gaseosas y jugos pasteurizados, deberán restringirse, aunque, la Asociación Británica de Diabetes (BDA) recomienda el consumo de 25 g de azúcar al día (alrededor de 5 cucharaditas rasas), que son aproximadamente 5% del total de los carbohidratos, sin embargo, profesionales del área de la nutrición evitan recomendar este consumo por el riesgo que los pacientes se sobrepasen en las raciones3.

Proteínas en la alimentación de pacientes con diabetes

La distribución recomendada por la American Diabetes Association es de 0,8 g por kg de peso corporal al día, con el propósito de disminuir la morbilidad de la nefropatía3. En este caso, se realiza el mismo calculo que se realizó con las calorías, ejemplo; para una persona de 70 kg se multiplica su peso por 0,8 g y se obtiene que debe consumir 56 g de proteínas al día.

El porcentaje de proteínas puede alcanzar 20% en dietas de  2000 calorías o menos y puede descender a 12% a niveles calóricos superiores. El pescado, el pollo, carne magra y los productos derivados de la leche, bajos en grasas, están entre las fuentes proteicas preferidas3.

Grasas en la alimentación de pacientes con diabetes

Las grasas son nutrientes que se necesitan en la dieta porque cumplen funciones importantes dentro del organismo, como son; proveer de energía, transportar vitaminas A, D, E y K, además de servir de protector para el corazón y riñones (crean una capa a su alrededor que los protege de posibles golpes)4.

Sin embargo, no hay que olvidar que aportan 9 calorías por gramo, más de 2 veces el número de calorías tanto en carbohidratos como en proteínas, que tienen 4 calorías por gramo 4. La ingestión dietética recomendada para las grasas es de 30% del total de calorías diarias y se dosifica de acuerdo a los tipos de grasas presentes en los alimentos3

Tipos de grasas en la alimentación de pacientes con diabetes

  • Saturadas: se recomienda que su consumo sea menor al 10% del total de grasas que aporta la dieta3, pues elevan notoriamente el colesterol LDL (colesterol malo) e incrementan el riesgo cardiovascular a largo plazo. En este grupo se encuentran los alimentos de origen animal como: carne de res, cerdo, embutidos, leche y derivados4.
  • Monoinsaturadas: se recomienda que su consumo sea de 13-15% del total de grasas que aporta la dieta3. Entre los beneficios del consumo de este tipo de grasa se encuentran; reducir el colesterol LDL y los triglicéridos (TG), incrementar levemente el colesterol de HDL (colesterol bueno) y reducir el riesgo cardiovascular a largo plazo. Son alimentos ricos en ácidos grasos monoinsaturados el aceite de oliva, girasol y ajonjolí, aguacate y maní4.
  • Poliinsaturadas: se recomienda que su consumo sea menor al 6-7% del total de grasas que aporta la dieta3. Dentro de este grupo se tiene, ácidos grasos poliinsaturadas omega 6; los cuales tienen un efecto discreto de reducción del colesterol LDL; se encuentran en aceite de maíz, soya y algodón. Por su parte, los ácidos grasos poliinsaturados omega 3, tienen un efecto importante de reducción de los TG y un efecto positivo sobre el colesterol HDL; además, disminuyen el riesgo cardiovascular a largo plazo; se encuentran especialmente en la grasa de pescados como el atún, bonito, jurel, sierra, salmón y aceites como el de canola4.

De igual forma también es necesario considerar al colesterol, si bien es cierto que el consumo de colesterol no es el principal determinante del colesterol plasmático, si influye en él, es por eso que  la alimentación debe aportar menos de 200 mg de colesterol por día4.

Básicamente, se puede decir que las grasas son parte importante de su dieta, pero algunos tipos son más saludables que otros. Escoger con mayor frecuencia grasas saludables de origen vegetal en lugar de grasas menos saludables de origen animal, le ayudará a disminuir el riesgo de sufrir un ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y otros problemas de salud mayores.

Vitaminas y minerales en la alimentación de pacientes con diabetes

No se han logrado datos concluyentes respecto al beneficio de los suplementos de vitaminas o minerales en personas con diabetes, solo en ciertos grupos, como ancianos, mujeres embarazadas o en período de lactancia, vegetarianos estrictos y aquellos con dietas hipocalóricas, puede ser necesario un suplemento multivitamínico. Las personas con diabetes tienen los mismos requerimientos de vitaminas y minerales que las personas no diabéticas y los pueden cubrir a través de una alimentación saludable5.

Referencias consultadas

  1. Duran, S., Carrasco, E., y Araya, M. Alimentación y diabetes. Nutr Hosp. [Internet] 2012 [31 jul 2018]; 27(4):1031-1036. Disponible en: http://scielo.isciii.es/pdf/nh/v27n4/10_revision09.pdf
  2. Reyes, M., Morales, J., y Madrigal, E. Diabetes. Tratamiento nutricional. Med Int Mex. [Internet] 2009 [31 jul 2018]; 25(6):454-460. Disponible en: http://www.medigraphic.com/pdfs/medintmex/mim-2009/mim096g.pdf
  3. Socarrás, M., Bolet, M., y Licea, M. Diabetes mellitus: tratamiento dietético. Rev Cubana Invest Bioméd. [Internet] 2002 [31 jul 2018]; 21(2): 102-108. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?pid=S0864-03002002000200007&script=sci_arttext&tlng=en
  4. Reyes, F., Pérez, M., Figueredo, E., Ramírez, M., y Jiménez, Y. Tratamiento actual de la diabetes mellitus tipo 2. Correo Científico Médico de Holguín. [Internet] 2016 [31 jul 2018];  20 (1): 98-121. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1560-43812016000100009
  5. Maham, L., Escott, S., y Raymond, J. Krause dietoterapia. (13ª ed.).España: Elsevier; 2013.
Continue Reading

¿Papa en la dieta de personas diabéticas?

La papa, aún en personas con diabetes, tiene una presencia muy marcada en nuestras dietas. Pocas veces falta en la mesa en distintas preparaciones: frita, al vapor o en puré. Las consumimos como uno de los acompañantes predilectos de los platos protéicos más fuertes. Sin embargo, cuando hay diabetes, es muy importante conocer las posibilidades para que este producto pueda ser incluido adecuadamente entre los consumidos a diario.

La papa, un visitante habitual en nuestra dieta

La papa es uno de los cultivos más antiguos del planeta, ubicados desde hace unos 10.000 años primero en América del Sur y Central y hoy en todo el mundo. La gran variedad de cepas la ubica como un alimento rico en minerales, vitaminas y potasio, aportando al cuerpo también fósforo, calcio y hierro, y vitaminas como C, A, B1, B3, P, tiamina y niacina.

papas al vapor con pimientos
Papas preparadas al vapor con pimientos

La incorporación de la papa en la dieta de la persona diabética, sin embargo, debe realizarse con mucha atención. Es vital evitar su consumo excesivo y combinarla con un estilo de vida activo y saludable. Ya hemos hablado en otra ocasión, sobre la necesidad de optar por dietas bajas en carbohidratos para personas con diabetes.

Un estudio reciente realizado en Estados Unidos para evaluar a 200 mil consumidores de papa, arrojó luces sobre la incidencia de la papa en el riesgo de presentar diábetes. Dicho estudio mostró un riesgo cercano al 7 por ciento entre las personas que consumían papas entre dos y cuatro veces a la semana, sin importar su preparación. El riesgo aumentaba al 33 por ciento en aquellos casos con consumo de papa de siete veces a la semana ¡con independencia del estilo de vida de los participantes del estudio!

La clave está en el equilibrio.

Entre los componentes de la papa, el almidón es quizás el que representa un impacto mayor para el páncreas. El resto de la dieta resulta crítica pues muchas veces se consume con otros alimentos altos en azúcares y carbohidratos. El estudio mencionado antes, arrojó un 4 por cierto de riesgo entre personas que consumían papas en puré o con mantequilla, y un 20 por ciento de riesgo en pacientes que las consumían fritas. También advierte la necesidad de sustituir en la dieta una parte de la papa consumida por alimentos con fibra como granos enteros o vegetales. Esto puede reducir el riesgo a presentar diabetes hasta un 18 por ciento en pacientes con elevado consumo semanal de este tubérculo.

Para una parte importante de la población mundial, el consumo de papa es parte de su cultura. Cambiar su consumo y su preparación son dos tareas claves. En Suecia, la Universidad de Lund analizó la relación entre la preparación de la papa, los contenidos en hidratos de carbono y los niveles de glucosa en sangre. Los resultados son interesantes con respecto a la diferencia entre comer papas hervidas al momento y hervidas y luego refrigeradas. Aunque el estudio no informa que variedad se usó, o el almidón que poseían, si concluyó sobre la ventaja de consumir las papas al vapor, aderezadas con una vinagreta previa refrigeración.

La batata, un alimento altamente positivo en la dieta de la persona diabética.

Pese a su contenido en carbohidratos, la papa puede estar en la dieta de personas diabéticas. Sin embargo, deben considerarse la porción, la preparación, la variedad de papa y los alimentos a los cuales acompaña. Consumirla en jugos puede estimular el funcionamiento del cerebro, aliviar el reumatismo, reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y hasta prevenir la formación de cálculos renales. También puede aportar aspectos positivos a personas con diabetes. El jugo de papa se hace pelándolas eliminando puntos verdes y sacando el jugo a través de un extractor de jugos.

batata cocida
Batata rosada preparada al vapor

La batata, o papa dulce es un tubérculo similar a la papa y muy útil en el apoyo a la persona diabética. Entre las variedades de batata hay diferencias de color externo: blanco o amarillento, y de pulpa: blanco, rosado o morado.

Tiene antioxidantes y nutrientes, pero además, son excelentes para regular los niveles de azúcar en sangre, y la resistencia a la insulina. Adicionalmente, son ricas en fibra por lo que ayuda a la digestión y desitoxicación. Su alto contenido en betacaroteno también puede ayudar a prevenir enfermedades como la gota y el asma. Las vitaminas A, D y C apoyan varios sistemas del organismo como el respiratorio y circulatorio. Finalmente, tienen potasio como las papas, siendo positivas para los músculos y tejidos aliviando la frecuencia de hinchazones y calambres.

 

 

Continue Reading
Tratamiento a seguir en la diabetes mellitus
Tratamiento

Tratamiento a seguir en la diabetes mellitus

El abordaje de la diabetes mellitus se fundamenta en: 1) Tratamiento médico, 2) Tratamiento nutricional 3) Educación y 4) Actividad física. Es muy importante que el paciente comprenda la importancia de estos aspectos para lograr un buen control metabólico (1).

Tratamiento médico

Posterior a la sospecha o seguido del diagnóstico de diabetes mellitus, es importante asistir a consultas de control con un médico especializado. El médico es quien tiene la capacidad de proporcionar la información necesaria para que el paciente y sus familiares aprendan a:

  • Reconocer los signos y síntomas de la diabetes mellitus.
  • Identificar los signos y síntomas de hipoglicemias e hiperglicemias.
  • Conocer todo lo relacionado con el uso de insulina.
  • Dar a conocer los medios existentes para realizar el autocontrol.
  • Recomendar un programa de ejercicios físicos (1).

Tratamiento nutricional

Seguir un plan de alimentación personalizado, diseñado por un Nutricionista permitirá al paciente llevar una alimentación de acuerdo a sus requerimientos nutricionales, lo que a fin de cuentas, ayudara a mantener los niveles de glicemia estables, armonizara los niveles de insulina y asegurar una distribución constante y equitativa de los carbohidratos (1).

Educación

La educación es esencial para controlar la enfermedad y disminuir las complicaciones. Los programas que modifican estilo de vida, donde se involucra el equipo de salud, el paciente y su red de apoyo, mejoran el control de peso, ayudan a dejar el hábito tabáquico y a aceptar la enfermedad (2).

En este sentido, existen dos modalidades a la hora de impartir educación; de forma individual o grupal, ambas son complementarias y no excluyentes. Básicamente, lo que se busca es mejorar la calidad de vida de los pacientes, elevando su autoestima, modificando su actitud ante la enfermedad y motivando a un cambio de estilo de vida más saludable (1).

Respecto a la educación en grupo, esta permite aprovechar mejor los recursos humanos y enseñar simultáneamente a varios pacientes; tiene como ventaja que le permite al paciente liberar tensión psicológica al comprobar que hay otras personas que tienen la misma enfermedad y deben llevar un estilo de vida similar al de ellos. Por su parte, la educación individualizada permite personalizar el tratamiento según el caso (1).

Actividad física

Debe estimularse la práctica de alguna actividad física, por los efectos beneficiosos que producen al:

  • Mejorar el control metabólico de grasas y carbohidratos.
  • Mejorar la sensibilidad a la insulina (aumentan los receptores de insulina).
  • Aumenta los depósitos de glucógeno.
  • El número de dosis de insulina disminuye y la ingesta calórica puede aumentar.
  • Favorece la obtención y mantenimiento del peso ideal (1).

Los programas de ejercicio físico de intensidad aeróbica y anaeróbica en pacientes con diabetes mellitus tipo 2, motivados y sin complicaciones avanzadas, son eficaces para el mejor control glicémico. Pues se mejora la acción sistémica de la insulina de 2 a 72 horas posterior a la actividad  física, además de aumentar la captación de glucosa por el músculo.

Así mismo, a mayor intensidad de la actividad física, se utilizan más los carbohidratos, lo cual es también es beneficioso. Los efectos de la actividad física de resistencia son; disminuir la glucosa en las primeras 24 horas y a largo plazo, mantener la acción de la insulina, el control de la glucosa, la oxidación de las grasas, y disminuir el colesterol LDL. Asi mismo, si se acompaña de pérdida de peso, es más efectiva para mejorar la dislipidemía; adicionalmente, mejora la depresión (2).

Por ultimo, es necesario destacar que todos los pacientes deben cambiar a corto plazo el hábito sedentario, mediante caminatas diarias. A mediano plazo, la frecuencia mínima deberá ser de 150 minutos a la semana de actividad física aeróbica de moderada intensidad (2).

Referencias consultadas

  1. Centro de Atención Nutricional Infantil de Antimano-CANIA. Nutrición en pediatría. Caracas: CANIA; 2009.
  2. Gil, L., Sil, M., Domínguez, E., Pilar, R. y Medina, J. (2013). Guía de práctica clínica Diagnóstico y tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2. Rev Med Inst Mex Seguro Soc, 51(1): pp.104-19 Disponible en: http://www.redalyc.org/pdf/4577/457745487015.pdf
Continue Reading

End of content

No more pages to load

Close Menu