Semillas y frutos secos en la dieta de diabéticos.

Las semillas y otros frutos secos pueden ser grandes aliados en la dieta de la persona con diabetes. Toda persona con necesidades nutricionales especiales, puede encontrar en las semillas y los frutos secos, una contribución significativa al equilibrio nutricional requerido, sin embargo, es importate atender algunos aspectos para obtener el mayor de los beneficios de su consumo. En este artículo te contamos algunas cosas que debes tener en cuenta.

Distintos tipos de semillas para distintas opciones de salud

1. El Apio (célery o apio españa). La semilla de apio es una planta de la familia de las apiáceas, como también lo son el hinojo, las chirivías y el perejil. Generalmente, se utiliza como verdura para agregar espesor a las sopas de verduras. Sus zonas de cultivo se ubican en las zonas norteafricana y mediterránea. En la cocina de Irlanda, América, Australia y Japón, el uso de esta semilla es particularmente difundido, pues además del sabor particular que aporta a la comida, esta planta es ideal para adornar ensaladas y sopas.

A pesar de su alto contenido de agua, las semillas de apio contienen muchos beneficios para la salud:

  1. Son antibacterianas. Desde hace mucho tiempo, las semillas de apio han sido utilizadas por su contenido antibacteriano. Recientemente, investigaciones en el Reino Unido, han hallado efectos antibacterianos contra bacterias como la H. pylori, en extractos alcoholico de semillas de apio.
  2. Inciden en el control de la diabetes. Las semillas de apio resultan útiles para las personas que sufren de diabetes tipo 1, donde hay deficiencia de insulina en la sangre, pues el consumo diario de semillas de apio para la diabetes también resulta útil para elevar el nivel de insulina en la sangre. También, son útiles evitando que el nivel de azúcar en la sangre aumente. Sin embargo, la ingesta de apio no es efectiva para los pacientes con diabetes tipo 2 que tienen un alto contenido de insulina en el cuerpo. Las semillas pueden ser infusionadas y consumidas en cantidades aproximadas de 2 a 3 tazas de té diarias.
Semillas de almendras
Fotografía cortesía de Pexels

2. La auyama o calabaza: Estas semillas poseen antioxidantes, además de tener folato, vitamina B6, tiamina, vitamina A y selenio. Por eso, son especialmente útiles en el combate de la diabetes, la enfermedad cardíaca y también las células cancerosas. Lamentablemente, pese a sus bondades, la semilla de calabaza es generalmente desechada, y su potencial terapéutico incluso para tratamiento del insomnio y la retención de líquidos, es desechado. Entre las bondades de estas semillas, destacan:

  1. Ricas en antioxidantes
  2. Mejoran la salud del corazón
  3. Ayudan a estabilizar los niveles de azúcar en sangre
  4. Mejoran la calidad del sueño
  5. Reducen el crecimiento de células cancerosas
  6. Mejoran la calidad y funcionamiento de la vejiga y la salud masculina en particular.

3. Semillas de Jamun: El jamun es un árbol tropical perennifolio, de la familia de las Myrtaceae, originario de India, Bangladesh e Indonesia. Jambu es el nombre sánscrito de Jamun y tiene mención especial en varios textos clásicos del Ayurveda. Tiene otro nombre en la India es Jambudweep (nación con tantos árboles de Jambu (Jamun) o Indian Blackberry. Las semillas de Jamun son utilizadas en medicinas como la ayurveda, unani y china en atención a enfermedades digestivas. El jamun se utiliza también en el combate contra la diabetes.

La jambolina y jambosina presentes en el jamun, retardan la liberación de azúcar en la sangre, y también aumentan la disponibilidad de insulina en el cuerpo. Para utilizarlas puede pulverizarlas una vez secas, para luego consumirlo antes de cada comida.

Semillas diversas
Fotografía cortesía de Pexels

En el caso de la medicina y cocina ayurvédicas, las semillas de jamun son un ingrediente básico par tratar la diabetes. Su caracter astringente y antidiurético, ayuda a reducir la micción frecuente, así como también propiedades hipoglucemiantes, que es la capacidad de reducir el azúcar en la sangre y tiene antioxidantes que lo hacen realmente asombrosos para los diabéticos. Las semillas de jamun y la pulpa de la fruta tienen estas propiedades.

Cómo utilizar las semillas de Jamun:

  1. Limpie las semillas de Jamun y guárdelas en un recipiente tapadas.
  2. Exprima las semillas de la parte de la carne con los dedos y guárdelas en otro recipiente.
  3. Lavar bien las semillas para que no quede nada de carne sobre ellas.
  4. Ahora, extienda las semillas en un paño limpio y manténgalas bajo el sol para que se sequen. Tenga en cuenta que tardan entre tres y cuatro días en secarse.
  5. Una vez secas, pelar la cáscara exterior y recoger el núcleo interior verde de las semillas.
  6. El núcleo interior verde de las semillas se puede partir a la mitad fácilmente con sólo presionar los dedos. Una vez que los descomponga, manténgalos al sol durante unos días más hasta que se sequen.
  7. Este polvo será el que utilice como condimento las semillas secas en una trituradora. Usted notará polvo grueso.
  8. Tamizar las semillas trituradas y repetir el mismo método hasta que la mayor parte del polvo seco pase a través del tamiz.
  9. Guarde el polvo de semilla de jamun en un recipiente hermético y úselo cuando quiera.
  10. Tome un vaso de agua y una cucharadita de polvo de semilla de jamón cada mañana con el estómago vacío.
Semillas y frutos secos diversos
Fotografía cortesía de Pexels

Precauciones al consumir semillas:

Pese a sus bondades, las semillas deben consumirse con mucho cuidado. En especial, las semillas procesadas de forma industrial tienen un alto contenido de sodio, y pueden contener aditivos e ingredientes adicionales que pueden ser dañinos para su salud. Por ello es importante que revise con cuidado la etiqueta al seleccionar el producto que adquirirá. En caso de que pueda hacerlo, escoja semillas crudas que pueden ser procesadas a su gusto en su hogar.

La cáscara de algunas semillas como la de calabaza, puede irritar el estómago, generando algún problema digestivo como diarrea, por ejemplo. Pero también hay que recordar que esta cáscara puede también ser difícil de masticar para aquellos con dificultades para masticar o tragar. Otras condiciones antinutricionales de las semillas, en general, es que comerlas en grandes cantidades puede ocasionar problemas como estreñimiento, gases o hinchazón o, incluso, llegue a producirse una ganancia de peso.

Cerrar menú
Cerrar panel