Salud mental y condiciones psicológicas del paciente diabético.
Fuente: Pixabay.com

Las personas que viven con diabetes tienen un mayor riesgo de sufrir depresión, ansiedad y desórdenes alimenticios. Estas comorbilidades relacionadas a trastornos de la salud mental pueden ser graves si no se tratan a tiempo. Las consecuencias más importantes de la inestabilidad psicológica del paciente diabético son el abandono del tratamiento y la no aceptación del nuevo estilo de vida. Estos dos hechos traen como consecuencia directa la aparición de complicaciones crónicas como ceguera, amputaciones, insuficiencia renal y déficit cognitivo, lo que se traduce en mala calidad de vida y muerte prematura.

Las alteraciones de la salud mental no afectan solo a la persona diabética. La familia y seres queridos más cercanos a estos pacientes suelen sufrir estrés emocional significativo, sin importar la edad que tenga el individuo enfermo o el tiempo de evolución de su patología. La actuación del médico tratante así como el apoyo con especialistas en salud mental es fundamental para el buen manejo del diabético.

Fuente: Pixabay.com

¿Cómo se manifiestan los trastornos mentales en el paciente diabético?

Las alteraciones mentales más frecuentes en las personas que padecen diabetes, ya sea tipo 1 o tipo 2, incluyen:

Depresión

Si bien el concepto de depresión puede variar según la literatura, la mayoría utiliza la definición de desorden depresivo mayor para caracterizar a los pacientes diabéticos deprimidos. Estos presentan baja autoestima, pérdida de interés por las actividades diarias o placenteras y estado de ánimo invasivo.En una revisión realizada por Mary de Groot y colaboradores, publicada en la revista American Psycologist en el año 2016, se hallaron estudios con prevalencia de hasta el 38% de depresión en pacientes diabéticos. Sears y Schmitz, en el mismo año, informaron que ese porcentaje podía elevarse aún más en los adultos mayores.

Ansiedad

Las sensaciones de preocupación, angustia o miedo que caracterizan a los pacientes ansiosos, se presentan más frecuentemente en individuos diabéticos. Ducat, en su estudio del 2015, publica que los pacientes diabéticos tienen un riesgo 20% mayor de sufrir desórdenes ansiosos que las personas sanas y en el caso de las mujeres, ese incremento puede llegar hasta el 31%. La ansiedad, a diferencia de la depresión, suele presentarse al momento del diagnóstico de la diabetes o inmediatamente después.

Desórdenes alimenticios

Los llamados “atracones” o ingesta impulsiva de alimentos, son más habituales en las mujeres diabéticas que en las no diabéticas. Aunque no se tienen datos fehacientes, ese escenario parece reproducirse en los adolescentes u hombres jóvenes que han sido diagnosticados recientemente con diabetes. También son frecuentes las “purgas calóricas” a través de las restricción de insulina, lo que eleva el riesgo de complicaciones agudas de la enfermedad, como la cetoacidosis o el estado hiperosmolar no cetósico.

La anorexia y la bulimia también pueden presentarse en estos pacientes, asociados a una imagen corporal distorsionada. El control glicémico en estos casos se encuentra comprometido, y el riesgo de complicaciones crónicas tempranas, como retinopatía y neuropatías, es altísimo. Muchas personas diabéticos tienden a abusar de los ejercicios físicos y del uso de laxantes para perder peso.

Enfermedades mentales severas

La esquizofrenia, el trastorno bipolar y otros desordenes mentales debilitantes son más frecuentes en pacientes diabéticos. Este fenómeno tiene una prevalencia considerable en los individuos diabéticos con obesidad. La combinación de enfermedad mental y obesidad en las personas con diabetes eleva el riesgo de muerte precoz y enfermedades cardiovasculares entre 150 y 200%, independientemente de la edad, raza o género.

Consecuencias de los trastornos mentales en las personas con diabetes

Si ya de por sí la diabetes produce un importante número de complicaciones, cuando esta se acompaña de trastornos mentales, los resultados son catastróficos. En niños y jóvenes, la presencia de depresión y ansiedad, afecta el control glicémico. En adultos también se incrementan las discapacidades asociadas a la diabetes y la tasa de amputaciones. El número de suicidios en diabéticos con depresión clínica es dos veces mayor que en pacientes sin trastornos metales y hasta 7 veces más que en personas no diabéticas.

Pero las consecuencias no son solo médicas. Se ha calculado que el tratamiento de los pacientes diabéticos con enfermedades mentales es casi cinco veces más costoso que el de los diabéticos sin trastornos de este tipo. Además, el ausentismo laboral y las incapacidades temporales se disparan en estos pacientes.

Fuente: Pixabay.com

Manejo de la comorbilidad diabetes/enfermedad mental

Sartorius, en su estudio publicado por Dialogues in Clinical Neuroscience (Marzo 2018), aporta un dato de vital relevancia: en los países desarrollados, el 92% de los pacientes diabéticos recibe tratamiento regular, pero solo el 51% de aquellos que sufren además un trastorno mental es manejado adecuadamente. Puede evidenciarse que las enfermedades mentales no han sido prioridad en el manejo clínico de la diabetes.

La salud mental de los pacientes con diabetes es muy importante. La cantidad de pacientes que abandona el tratamiento y que no realiza los cambios requeridos en su estilo de vida es alarmante y muchas veces esto se relaciona con estados depresivos o ansiosos. Lo mismo ocurre con los trastornos alimenticios. Es deber del médico tratante diagnosticar y ofrecer tratamiento para estas patologías, siendo la prevención el pilar fundamental en estos casos.

El acompañamiento psicológico temprano del paciente al momento del diagnóstico es positivo. Los controles periódicos con terapeutas e incluso psiquiatras evíta en gran medida la aparición de trastornos mentales graves y si llegas a presentarse, dan la posibilidad de iniciar un tratamiento precoz. No deben obviarse los medicamentos antidepresivos y ansiolíticos si se consideran necesarios, evaluando sus posibles interacciones con los hipoglicemiantes orales y la insulina. Finalmente se debe establecer la conservación de la salud mental como un elemento rutinario en el manejo del paciente diabético, dándole la importancia que merece.

Referencias

  1. De Groot, Mary; Hill-Golden, Sherita y Wagner, Julie (2016). Psychological Conditions in Adults With Diabetes. American Psycologist, 71(7): 552-562.
  2. Sears, Claire y Schimtz, Norbert (2016). The Relationship between Diabetes and Mental Health Conditions in an Aging Population. Canadian Journal of Diabetes, 40(1): 4-5.
  3. Ducat, Lee; Philipson, Louis H. y Anderson, Barbara J. (2015). The Mental Health Comorbidities of Diabetes. Journal of the American Medical Association, 312(7): 691-692.
  4. Sartorius, Norman (2018). Depression and Diabetes. Dialogues in Clinical Neuroscience, 20(2): 47-52.

Pedro Salinas

Pediatra y anestesiólogo. Redactor y traductor médico. Universidad de Carabobo/Instituto Venezolano de los Seguros Sociales.

Salud mental y condiciones psicológicas del paciente diabético.

Menú de cierre