Proteínas en la dieta de la persona con diabetes

Las proteínas son una pieza clave en la dieta de las personas con diabetes. Con frecuencia, quienes tienen diabetes tipo 1 o tipo 2, con un control metabólico deficiente, requieren consumir más proteinas. Es por esto que las personas con diabetes requieren de mayor información sobre el aporte de las proteinas a sus patrones y cuidados dietéticos a fin de tomar mejores decisiones alimentarias.

El aporte de azúcar proveniente de las proteínas.

No hay un acuerdo acerca de si los aminoácidos consumidos en exceso a través de las proteínas consumidas en la dieta se transforman o no en glucosa y en cuál proporción. Esto ha conducido a que muchas de las recomendaciones sobre proteinas en dietas de personas con diabetes sean, en realidad, más produto de creencias que de certezas.

Entre las afirmaciones más comunes, y menos comprobadas, se encuentran las siguientes:

  1. Las proteínas sólo provienen de alimentos como la carne, el queso y la mantequilla de maní.
  2. Un porcentaje cercano al 60% de la proteína se convierte en glucosa y entra en el torrente sanguíneo entre 3 y 4 horas después de haber sido ingerida.
  3. Las frutas en la merienda no deben comersi sin una proteina, ya que la glucosa de la fruta son carbohidratos de acción rápida y la fruta retarda su acción.
  4. Antes de dormir es importante consumir proteínas, pues estas se transforman en azúcar en la sangre con más lentitud que los carbohidratos.
  5. Cuando se presenta una reacción a la insulina es importante consumir un carbohidrato junto con proteínas para evitar que la glucosa en la sangre baje a niveles críticos.
  6. Abusar de las proteínas a la larga puede dañar los riñones.

Sin embargo, buena parte de las afirmaciones anteriores carecen de sustento científico. Lo que suele ocurrir con mucha frecuencia es que por lo general se consume como proteina carne o algún sustituto de ésta como los productos lácteos o huevos. Sin embargo, no todos estos alimentos continenen proteinas, y muchos de ellos tienen altos contenidos en grasa y en algunos casos también carbohidratos.

Diabetes y dieta proteíca
Los huevos son apenas un tipo de proteína.

¿Cuál es la combinación ideal?

Un ejemplo claro es una dieta que combine altas proporciones de proteínas y bajas de carbohidratos. Ests dietas traen como ventaja la posibilidad de ayudar a la pérdida de peso con la reducción de las calorías y, además, la limitación de carbohidratos ayuda a reducir también la retención de líquidos que conlleva el consumo de carbohidratos.

Aunque una dieta baja en carbohidratos y alta en proteínas ayuda con una rápida pérdida de peso, es importante recordar que la grasa almacenada no se estará perdiendo a menos que esta dieta se combine con una actividad física adecuada. Por otro lado, una dieta de estas características puede inducir una pérdida del apetito, aunado al hecho de que no todas las personas toleran durante mucho tiempo una dieta con elevadas cantidades de proteina animal.

La clave es la dieta.

Como ya se ha mencionado en otros posts, una dieta alta en carbohidratos conduce a acumular grasa, pues los carbohidratos elevan los niveles de glucosa en sangre, liberando más insulina lo que acaba transformándolos en grasa que se almacena en el cuerpo. Sin embargo, aunque una dieta alta en proteinas y baja en carbohidratos puede causar el efecto contrario, lo cierto es que esto no supone que se haya superado la resistencia a la insulina.

Lo que si es cierto es que la obesidad conduce a la resistencia a la insulina y no al revés. Esta situación puede ser superada con una combinación de actividad física, restricción energética en la alimentación y el control de la ingesta de grasa, mucho más que con el mero cambio a una dieta de más proteinas que carbohidratos.

Por todo ello, es importante aprender a manejar los niveles de azúcar en sangre mejorando la alimentación. El cuerpo debe consumir proteinas, pues todas las células las continenen y, además, es un elemento clave en la etapa de crecimiento, desarrollo y el embarazo. La proteina requiere la generación de insulina para su metabolización, y ésta es necesaria para generar masa muscular. Es por eso que quienes practica físico culturismo, consumen altos niveles de proteinas.

La glucosa y la grasa aportan energía. Si no se consumen carbohidratos, es la grasa la que se convierte en la fuente de energía y por eso se genera la pérdida de peso, al consumirse la grasa extra del cuerpo.

proteinas y diabetes

¿Una alta ingesta de proteinas sirve para cualquier tipo de diabetes?

La respuesta a esta pregunta será particular en cada caso. Para pacientes con diabetes tipo 2, por ejemplo, en algunas raras ocasiones puede ocurrir un aumento de los niveles de azúcar en sangre luego de una ingesta rica en proteínas. Esto ocurre porque estas personas presentan resistencia a la insulina, y por lo anto sus procesos se encuentran alterados, generando un aumento de azúcar en sangre a partir del consumo de proteina. Sin embargo con una baja ingesta de carbohidratos este equilibrio puede reestablecerse.

Para el caso de la diabetes tipo 1, puede generarse menos azúcar en sangre si hay una ingesta baja en carbohidratos. Para quienes tienen una ingesta de carbohidratos mayor, es probable que hayan también niveles elevados de azúcar en sangre sin participación de la proteina, sino por efecto directo del carbohidrato.

En otras palabras, la clave está en manejar varias fuentes de proteinas y, sobre todo, reducir los carbohidratos, bien se tenga o no diabetes.

Cerrar menú