¿Papa en la dieta de personas diabéticas?

La papa, aún en personas con diabetes, tiene una presencia muy marcada en nuestras dietas. Pocas veces falta en la mesa en distintas preparaciones: frita, al vapor o en puré. Las consumimos como uno de los acompañantes predilectos de los platos protéicos más fuertes. Sin embargo, cuando hay diabetes, es muy importante conocer las posibilidades para que este producto pueda ser incluido adecuadamente entre los consumidos a diario.

La papa, un visitante habitual en nuestra dieta

La papa es uno de los cultivos más antiguos del planeta, ubicados desde hace unos 10.000 años primero en América del Sur y Central y hoy en todo el mundo. La gran variedad de cepas la ubica como un alimento rico en minerales, vitaminas y potasio, aportando al cuerpo también fósforo, calcio y hierro, y vitaminas como C, A, B1, B3, P, tiamina y niacina.

papas al vapor con pimientos
Papas preparadas al vapor con pimientos

La incorporación de la papa en la dieta de la persona diabética, sin embargo, debe realizarse con mucha atención. Es vital evitar su consumo excesivo y combinarla con un estilo de vida activo y saludable. Ya hemos hablado en otra ocasión, sobre la necesidad de optar por dietas bajas en carbohidratos para personas con diabetes.

Un estudio reciente realizado en Estados Unidos para evaluar a 200 mil consumidores de papa, arrojó luces sobre la incidencia de la papa en el riesgo de presentar diábetes. Dicho estudio mostró un riesgo cercano al 7 por ciento entre las personas que consumían papas entre dos y cuatro veces a la semana, sin importar su preparación. El riesgo aumentaba al 33 por ciento en aquellos casos con consumo de papa de siete veces a la semana ¡con independencia del estilo de vida de los participantes del estudio!

La clave está en el equilibrio.

Entre los componentes de la papa, el almidón es quizás el que representa un impacto mayor para el páncreas. El resto de la dieta resulta crítica pues muchas veces se consume con otros alimentos altos en azúcares y carbohidratos. El estudio mencionado antes, arrojó un 4 por cierto de riesgo entre personas que consumían papas en puré o con mantequilla, y un 20 por ciento de riesgo en pacientes que las consumían fritas. También advierte la necesidad de sustituir en la dieta una parte de la papa consumida por alimentos con fibra como granos enteros o vegetales. Esto puede reducir el riesgo a presentar diabetes hasta un 18 por ciento en pacientes con elevado consumo semanal de este tubérculo.

Para una parte importante de la población mundial, el consumo de papa es parte de su cultura. Cambiar su consumo y su preparación son dos tareas claves. En Suecia, la Universidad de Lund analizó la relación entre la preparación de la papa, los contenidos en hidratos de carbono y los niveles de glucosa en sangre. Los resultados son interesantes con respecto a la diferencia entre comer papas hervidas al momento y hervidas y luego refrigeradas. Aunque el estudio no informa que variedad se usó, o el almidón que poseían, si concluyó sobre la ventaja de consumir las papas al vapor, aderezadas con una vinagreta previa refrigeración.

La batata, un alimento altamente positivo en la dieta de la persona diabética.

Pese a su contenido en carbohidratos, la papa puede estar en la dieta de personas diabéticas. Sin embargo, deben considerarse la porción, la preparación, la variedad de papa y los alimentos a los cuales acompaña. Consumirla en jugos puede estimular el funcionamiento del cerebro, aliviar el reumatismo, reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y hasta prevenir la formación de cálculos renales. También puede aportar aspectos positivos a personas con diabetes. El jugo de papa se hace pelándolas eliminando puntos verdes y sacando el jugo a través de un extractor de jugos.

batata cocida
Batata rosada preparada al vapor

La batata, o papa dulce es un tubérculo similar a la papa y muy útil en el apoyo a la persona diabética. Entre las variedades de batata hay diferencias de color externo: blanco o amarillento, y de pulpa: blanco, rosado o morado.

Tiene antioxidantes y nutrientes, pero además, son excelentes para regular los niveles de azúcar en sangre, y la resistencia a la insulina. Adicionalmente, son ricas en fibra por lo que ayuda a la digestión y desitoxicación. Su alto contenido en betacaroteno también puede ayudar a prevenir enfermedades como la gota y el asma. Las vitaminas A, D y C apoyan varios sistemas del organismo como el respiratorio y circulatorio. Finalmente, tienen potasio como las papas, siendo positivas para los músculos y tejidos aliviando la frecuencia de hinchazones y calambres.

 

 

Close Menu