Cirugía Bariátrica y Consecuencias Para Una Persona Diabética Tipo 2

El avance de la tecnología a nivel mundial ha dejado un balance favorable. Sin embargo, aún hay un par de dudas referente al tratamiento de la diabetes y la disminución de sus síntomas. El día de hoy hablaremos de la cirugía bariátrica, un procedimiento quirúrgico que podría ayudar a los diabéticos.

Recuerda, un procedimiento quirúrgico es algo que siempre conlleva riesgos. Asegúrate de consultar con el doctor antes de someterte a una cirugía bariátrica.

¿Que es una cirugía bariátrica?

Una cirugía bariátrica es una cirugía en el estómago y / o los intestinos.

También busca ayudar a una persona con obesidad extrema a perder peso. La cirugía bariátrica es una opción para las personas que tienen un índice de masa corporal de 40 o más.

Tipos de cirugía bariátrica

Hay dos tipos básicos de cirugía bariátrica:

  • cirugías restrictivas: 

Las cirugías restrictivas funcionan restringiendo físicamente el tamaño del estómago y ralentizando la digestión.

  • cirugías malabsortivas / restrictivas

Las cirugías malabsortivas / restrictivas son cirugías más invasivas. Además de restringir el tamaño del estómago, eliminan partes del tracto digestivo

También ayudan a interferir con la absorción de calorías. Sin embargo, es una opción mucho más delicada para pacientes con diabetes tipo 2.

Ambos tipos de cirugía ayudan a bajar de peso, y en ambos casos pueden ayudar a un paciente con diabetes tipo dos.

¿Como ayuda la cirugía bariátrica a personas con diabetes?

Cirugía Bariátrica Diabetes

En este punto toca conocer los beneficios que puede traer una cirugía bariátrica a personas con diabetes.

En primer lugar, los adultos con diabetes tipo 2 que se someten a cirugía bariátrica  reducen el riesgo de complicaciones microvasculares. Esto según un estudio de EE. UU.

Los hallazgos, publicados en Annals of Internal Medicin. Mostraron que los participantes eran menos propensos a desarrollar complicaciones microvasculares.

Esto incluyendo también la neuropatía diabética. De igual forma, la nefropatía (daño renal) y la retinopatía (daño a los ojos).

También debe tomarse en cuenta que hay una dieta a seguir despues de la cirugía. Lo que facilita la disminución del peso y de mayores complicaciones.

El Washington Health Research Institute basó sus resultados cinco años después de que 4.024 personas participantes se sometieron a cirugía.

Sus resultados se compararon con más de 11,000 participantes de control. Los cuales recibieron atención de rutina en lugar de la operación.

Los resultados mostraron que la cirugía bariátrica se relacionó con una disminución de dos tercios en la neuropatía, la mitad de disminución en la nefropatía. Así como una reducción de un tercio en el riesgo de retinopatía.

¿Que pasa después de una cirugía bariátrica con la diabetes?

Estudios previos también han destacado:

  • La mejora de los niveles de glucosa en sangre
  • La mejora de la presión arterial
  • El control de los lípidos después de la cirugía de pérdida de peso.

Sin embargo, aunque la cirugía ha establecido beneficios, existen riesgos que deben considerarse, que incluyen posibles riesgos de hemorragia e infección.

El principal procedimiento utilizado en el estudio fue el bypass gástrico que afecta permanentemente la forma en que necesita comer de por vida.

Consideraciones a tener antes de una cirugía bariátrica

Es importante que las personas con diabetes tipo 2 sean conscientes de:

  • La cirugía no es la única opción para controlar la afección.
  • Se debe mantener una dieta saludable y un estilo de vida activo.
  • Los niveles de glucosa puede aumentar en sangre sino hay un cuidado adecuado.

Otras cosas que se deben saber de la cirugía bariátrica

Cirugía Bariátrica Diabetes Tipo 2

Para ser considerado para la cirugía, su médico debe recomendarlo. Luego, debe proporcionar al menos seis meses de registros que muestren su peso y sus intentos de perder peso.

Una vez que tenga a los médicos convencido, su proveedor de seguro médico debe autorizar el pago.

Recuperación física

Su médico le aconsejará sobre los desafíos que pueden presentarse después de la cirugía bariátrica:

  • Estreñimiento,
  • Sindrome de dumping 
  • Náuseas
  • Vómitos 
  • Debilidad causados ​​por comer comidas con alto contenido de azúcar, refrescos y jugos de frutas
  • Posible infección de la herida 

Medicamentos

Controlar su analgésico es otro desafío. La primera etapa de recuperación puede durar de una a seis semanas.

Tendrás que disminuir los medicamentos recetados para el dolor. No te vuelvas loco!

Siga los consejos de su médico sobre medicamentos. Parar sin aprobación médica puede causar complicaciones graves, incluso la hospitalización.

Efectos Emocionales

Los médicos pueden no brindarte la información que necesitas sobre los efectos secundarios emocionales de su cirugía. Puede perder el apetito o puede sentir hambre.

Al principio, tendrá una dieta líquida y eso puede ser estresante. Puede experimentar “dolor al comer”.

La comida tiene un significado especial para las personas que sufren de obesidad . “El luto por la pérdida de alimentos” es un paso natural en el proceso. 

Otros riesgos

Consumo de alcohol

Algunos pacientes que se han sometido a una cirugía para adelgazar luchan contra el abuso de alcohol y sustancias.

Una explicación es el “intercambio de adicciones”. Ya no puede usar los alimentos como una adicción, el paciente puede sentirse atraído por el alcohol u otras sustancias como sustitutos.

Trastornos de la alimentación

Irónicamente, el paciente puede estar en riesgo de desarrollar un trastorno alimentario. 

Tener problemas para comer porque no tienes apetito puede llevar a “un tipo de alimentación desordenada que puede convertirse en bulimia o anorexia”.

Comparte esta infografía en tus redes y ayuda a difundir la información
Continue Reading

Diabetes mellitus híbrida, doble o 1.5

La diabetes mellitus híbrida, sugiere que elementos de la diabetes mellitus tipo 1 y 2 coexisten en la misma persona. Entonces, pueden haber niños y adolescentes con diabetes mellitus tipo 1, que tienen resistencia a la insulina y  obesidad; o adultos con diabetes mellitus tipo 2 con anticuerpos que atacan las células beta pancreáticas1.

Así mismo, hay casos de personas con diabetes mellitus tipo 1  con antecedentes  familiares de diabetes mellitus tipo 2 o viceversa. En consecuencia, corren el riesgo genético de desarrollar ambos tipos de diabetes1.

Clásica clasificación de la diabetes mellitus

Tradicionalmente, la diabetes mellitus en la infancia y juventud es sinónimo de diabetes  tipo 1, caracterizada por pacientes habitualmente delgados con pérdida de peso significativa, asociadas a hiperglucemia, que requieren tratamiento con insulina2.

Por su parte, la diabetes mellitus tipo 2, caracterizada por resistencia a la insulina y asociada a obesidad, era considerada hasta hace poco tiempo una enfermedad de la edad adulta. Tal vez, continúe siendo más prevalente en este grupo etario, sin embargo, existe evidencia de su aparición con mayor frecuencia en la adolescencia y juventud2.

Diagnóstico diferencial entre diabetes mellitus tipo 1 y 2

Un estudio realizado en población pediátrica en Chicago, comprobó que hasta el 25 % de los casos inicialmente diagnosticados como diabetes mellitus tipo 1 eran diabetes mellitus tipo 21.

Aún así, la información disponible sobre la epidemiología de la diabetes tipo 2 en la infancia y adolescencia es escasa debido a su relativa baja frecuencia y al reducido número de estudios poblacionales realizados2.

Tratamiento a seguir en la diabetes mellitus en niños y adolescentes

La base del tratamiento en la diabetes mellitus tipo 1 es la administración exógena de insulina, unido a un plan de alimentación ajustado a los requerimientos nutricionales y actividad física3.

Al respecto, el objetivo es de dicho tratamiento es:

  • Conseguir un control metabólico óptimo
  • Garantizar el crecimiento y desarrollo del niño o adolescente
  • Disminuir las complicaciones agudas de la diabetes
  • Prevenir o retrasar las complicaciones crónicas
  • Conseguir una buena calidad de vida3.

Mientras que, el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2 en niños y adolescentes, implica desafíos propios. Pues esta enfermedad, resulta de la combinación de un aumento de la resistencia a la insulina y una disfunción progresiva de las células beta del páncreas. Como resultado, cambios en el plan alimentario y la actividad física son obligatorios3.

Así mismo, aunque la mayor parte de los pacientes jóvenes presentan características de diabetes mellitus tipo 1 y un número menor las de la diabetes mellitus tipo 2. Es probable que una proporción creciente tenga características de ambas. Por lo tanto, cuanto más sepamos del espectro de la diabetes mellitus híbrida, seremos más capaces de enfrentar el desafío que plantea2.

La obesidad haciendo de las suyas

Es preciso diferenciar los tipos de diabetes mellitus, por las implicaciones terapéuticas de cada una4.  Debido a esto, es importante que en el momento del diagnóstico de diabetes en niños y adolescentes, el personal médico determine qué tipo de diabetes está presente5.

Probablemente, en niños y jóvenes no obesos, es correcto asumir que el paciente tiene diabetes tipo 1. Sin embargo, en adolescentes con sobrepeso u obesidad, podría ser difícil determinar el tipo de diabetes. Además, la presencia de anticuerpos anti células beta del páncreas tiene una importante implicación terapéutica, de modo que, estos pacientes podrían necesitar insulina5.

Por su parte, la metformina, única medicación oral aprobada para adolescentes con diabetes mellitus tipo 2, no parece ser de utilidad en mejorar el control glucémico en pacientes con sobrepeso y diabetes mellitus tipo 1, como se demostró recientemente en el estudio realizado en 26 centros de endocrinología pediátrica de Estados Unidos5.

Así mismo, la presencia de anticuerpos es también una indicación para investigar la existencia de otras patologías autoinmunes asociadas, tales como hipotiroidismo por tiroiditis de Hashimoto y enfermedad celiaca, cuya presencia puede pasar inadvertida5.

Nuestra recomendación

Sin duda, estudios demuestran que la calidad de vida de los niños y adolescentes con diabetes mellitus, generalmente no difiere de la de niños y adolescentes sanos; eso sí, los diabéticos pueden presentar problemas en la vida cotidiana, relacionadas con su enfermedad4.

Por lo tanto, es importante que en el manejo de la diabetes mellitus tipo 1, 2 o híbrida, participe un equipo multidisciplinario que incluya al médico, psicólogo, nutricionista, entre otros, trabajando en colaboración con el paciente y fundamentalmente su familia3.

Finalmente, no dejes de consultar nuestro artículo de Alimentación en la diabetes mellitus

Referencias consultadas

  1. Domínguez, Y. Incidencia de la diabetes mellitus en Cuba, según tipo, en menores de 18 años de edad. Rev Cubana Endocrinol. 2017; 28 (3). Disponible en: http://www.revendocrinologia.sld.cu/index.php/endocrinologia/article/view/91/79
  2. Libman, I. Epidemiología de la diabetes mellitus en la infancia y adolescencia: tipo 1, tipo 2 y ¿diabetes “doble”?. Rev. argent. endocrinol. metab. 2009; 46 (3). Disponible en: http://www.scielo.org.ar/scielo.php?pid=S1851-30342009000300003&script=sci_arttext&tlng=pt
  3. Libman, I. Tratamiento de la diabetes tipo 1 y 2 en niños y adolescentes. Revista Colombiana de Endocrinología Diabetes & Metabolismo, 3 (2). Disponible en: https://scholar.google.com/scholar?hl=es&as_sdt=0%2C5&q=VI+Curso+Internacional+de+Endocrinolog%C3%ADa%2C+Diabetes+y+Metabolismo&btnG=
  4. Hayes, J. Diabetes mellitus en pediatría. Rev Soc Bol Ped 2014; 53 (1): 54 – 59. Disponible en: http://www.boliviarevista.com/index.php/pediatria/article/viewFile/2957/2955
  5. Libman, I. Diabetes en niños y adolescentes no es solo diabetes tipo 1 o tipo 2. Revista Colombiana de Endocrinología Diabetes & Metabolismo, 3 (2). Disponible en: https://scholar.google.com/scholar?hl=es&as_sdt=0%2C5&q=VI+Curso+Internacional+de+Endocrinolog%C3%ADa%2C+Diabetes+y+Metabolismo&btnG=
Continue Reading
Ojos y diabetes. Síntomas de la retinopatía y tratamientos actuales.
Fuente: Pixabay.com

Ojos y diabetes. Síntomas de la retinopatía y tratamientos actuales.

Una de las consecuencias más devastadoras de la diabetes es la retinopatía. Los pacientes diabéticos corren el riesgo de perder la visión, parcial o totalmente, si no cumplen un tratamiento adecuado. Por lo dramático de sus consecuencias, la retinopatía diabética ha sido extensamente estudiada por más de medio siglo, pese a lo cual las opciones terapéuticas siguen siendo limitadas.

La primera causa global de ceguera es la retinopatía diabética. Esto es esperable cuando vemos que las últimas estimaciones de la OMS hablan de 400 millones de diabéticos diagnosticados a nivel mundial. Las matemáticas apoyan este hecho si reconocemos a la retinopatía como la complicación más frecuente de la diabetes. La pérdida de visión es ya una epidemia entre los pacientes diabéticos, afectando a más de 100 millones de personas.

La retinopatía diabética es la primera y más importante consecuencia de la microangiopatía. Esto es el daño que sufren los vasos sanguíneos de menor tamaño que se encuentran distribuidos por todo el organismo. Pero otros fenómenos no relacionados con la microangiopatía también han sido vinculados con le génesis de la retinopatía diabética. De hecho, las lesiones iniciales en los ojos son causadas por el edema celular ocasionado por la hiperglicemia, lo cual no tiene relación con las complicaciones microvasculares.

Síntomas visuales

Cuando aún no se ha establecido un daño ocular profundo, los síntomas son escasos o están del todo ausentes. El edema y las modificaciones del líquido intraocular causa inicialmente visión borrosa. Esta alteración suele mejorar con el descenso de la glicemia y por ello no se le presta demasiada atención. Pero las lesiones de la microvasculatura son constantes y se van acumulando y empeorando con el paso del tiempo.

Edema macular

La inflamación de la parte funcional de la retina se conoce como edema macular. Esta zona es la más sensible de la retina y al verse afectada produce alteraciones en la agudeza visual. Los niveles persistentemente altos de azúcar en sangre pueden causar daño permanente en la mácula. Los pacientes con este cuadro clínico manifiestan visión borrosa, escotomas o brillos anormales, dificultad para conducir o para reconocer rostros y fotofobia.

Retinopatía diabética

Cuando los pequeños vasos sanguíneos que nutren a la retina se enferman, se establece la retinopatía como tal. Inicialmente los vasos debilitados pueden engrosarse y filtrar líquido hacia la retina, proceso conocido como retinopatía diabética no proliferativa. Cuando el daño vascular obliga al organismo a crear nuevos vasos sanguíneos para seguir alimentando a la retina, se pasa a la retinopatía diabética proliferativa, en la cual ya aparece daño grave en la visión.

Los pacientes en esta etapa ya cursan con síntomas severos. Aparecen cuadros oscuros dispersos en el campo visual y visión deficiente de los colores. La pérdida de nitidez es otro signo alarmante. Puede presentarse visión en bulto, filamentos oscuros y ceguera parcial en algún sector del campo visual. Finalmente, cuando se presentan hemorragias retinianas o vítreas, existe riesgo de ceguera total con escasas posibilidades de recuperar la visión normal.

Otros trastornos de la visión en el paciente diabético

El glaucoma, o aumento de la presión dentro del ojo, es más habitual en las personas diabéticas que en aquellas sanas. Esta patología puede ocasionar daño permanente en el nervio óptico y ceguera irreversible. Las cataratas, ocasionadas por la opacidad del cristalino, se presentan hasta 2 veces más frecuentemente en los pacientes con diabetes, además de aparecer a más temprana edad.

Tratamientos actuales para la retinopatía diabética

Una vez que se ha llegado al diagnóstico definitivo de retinopatía diabética, ya sea a través del fondo de ojo clásico o de estudios más modernos como la tomografía ocular o la angiografía óptica, debe establecerse el manejo terapéutico más adecuado. Si bien las alternativas no son tan numerosas, ha habido avances recientes importantes. Es importante aclarar que el manejo sistémico de la diabetes es el primer paso fundamental en el tratamiento.

Terapia láser

Fuente: Pixabay.com

La fotocoagulación láser fue el tratamiento estándar para la retinopatía diabética hasta el advenimiento de las inyecciones intravítreas de medicamentos. Aunque no se sabe con certeza el mecanismo de acción del laser, su efecto sobre los vasos que fugan líquido es esperanzador. Aparentemente el éxito de esta estrategia se basa en la destrucción del tejido isquémico en la retina, permitiendo la aparición de nuevas células sanas. En muchos centros de salud a nivel mundial sigue siendo el tratamiento de primera línea en la retinopatía diabética.

Inhibidores del factor de crecimiento endotelial vascular

Los más conocidos de estos fármacos son el Bevacizumab y el Ranibizumab. Estas drogas fueron creadas inicialmente para tratar ciertas formas severas de cáncer, pero han demostrado actividad contra la formación de nuevos vasos en la retina. Este efecto fue aprovechado por numerosos investigadores quienes administraban el medicamento a través de una inyección dentro del ojo. Los resultados fueron impresionantes. La mejoría presentada por los pacientes en etapa de retinopatía proliferativa fue enorme y aunque su uso intraocular no fue aprobado por la FDA en un principio, actualmente su administración se ha universalizado.

Nuevas moléculas con el mismo mecanismo de acción han aparecido en el mercado. El Aflibercept, un inhibidor del factor de crecimiento endotelial vascular de nueva generación, ya fue aprobado y se encuentra en el mercado. Su limitación es más por temas económicos que clínicos. Sin embargo, sus efectos son prometedores.

Esteroides

Debido al rol fundamental de la inflamación en la fisiopatología del edema macular, los esteroides han mostrado utilidad. El efecto antiinflamatorio de los esteroides alcanza incluso la retina. Los corticoesteroides intraoculares son efectivos para revertir el edema macular por mecanismos distintos, incluyendo la inhibición del factor de crecimiento endotelial vascular a una tasa inferior que los fármacos mencionados en el apartado previo.

Cirugía

La vitrectomía vía pars plana y la facoemulsificación son procedimientos quirúrgicos útiles en el tratamiento de la retinopatía diabética. Si bien representan una alternativa terapéutica radical, muchos pacientes son candidatos para estos procedimientos de entrada. De hecho, en presencia de desprendimiento de retina, la cirugía es el tratamiento de elección.

Actualmente siguen desarrollándose nuevas opciones terapéuticas, como inhibidores de la 4-dipeptidilpeptidasa, filtración quirúrgica con sistema EX-PRESS, irradiación con luz infrarroja e incluso tratamientos naturistas para ofrecerle al paciente diabético la oportunidad de conservar su visión y calidad de vida.

Referencias

  1. Duh, Elia J; Sun, Jennifer K. y Stitt, Alan W. (2017). Diabetic retinopathy: current understanding, mechanisms, and treatment strategies. JCI Insight, 2(14): e93751.
  2. Schmidt-Erfurth, U. y colaboradores (2017). Guidelines for the Management of Diabetic Macular Edema by the European Society of Retina Specialists (EURETINA). Ophthalmologica, 237: 185-222.
  3. The National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (2017). Las enfermedades diabéticas del ojo. Recuperado de: niddk.nih.gov
  4. American Academy of Ophthalmology (2017). Diabetic Retinopathy PPP – Updated 2017. Recuperado de: aao.org
Continue Reading

Leguminosas y la dieta de la persona con diabetes

Las leguminosas son fuente importante de proteinas y vitaminas para nuestro organismo. Aunque deben estar incluidas en cualquier dieta, es importante, sin embargo, atender algunos aspectos relacionados con su preparación y consumo para hacerlo del mejor modo posible, en especial en personas con diabetes.

Las leguminosas ¡un súper alimento!

Las leguminosas son semillas comestibles que generalmente se presentan dentro de vainas que crecen en arbustos o enredaderas. Estas semillas pueden consumirse o frescas, o germinadas, bien secas o molidas. Junto con los cereales, son de los alimentos más antiguos conocidos por el ser humano.

Con frecuencia se atribuye a las leguminosas la posibilidad de incidir en el aumento de peso. Sin embargo, no queda claro que esa relación sea proporcional. En el caso de las personas con diabetes, hay que saber si afectan el volumen de glucosa en la sangre pues el balance adecuado de glucosa en sangre permite sostener el delicado equilibrio de la salud de la persona con diabetes.

Niño sacando guisantes de la vaina
Las leguminosas se cosechan en vainas

 

Entre leguminosas que deberían incluirse en la dieta de la persona con diabetes se encuentran: el frijol (pinto, rojo y negro), las lentejas (verdes, marrones y amarillas), la soya (en grano o en queso tofu), arvejas, guisantes y otros. Con todos estos alimentos puedes realizar desde nutritivas sopas, hasta hamburguesas y salchichas sin consumir proteina animal.

¿Todo es positivo con las leguminosas?

En personas con diabetes, el consumo frecuente de frijoles aporta beneficios como:

  • No elevan el nivel de azucar en sangre pues son bajos en el índice glucémico.
  • Puesto que son lentos para digerir, asegura que los niveles en sangre no se eleven durante la digestión.
  • Tienen bajo contenido en grasa y alto en proteína, de forma que en ocasiones puede reemplazar la proteina animal con granos.
  • Adicionalmente, ayuda a reducir los altos niveles de presión arterial, y controla enfermedades cardiovasculares.
  • Puesto que tienen un alto contenido en fibra, provocan saciedad y controlan la ansiedad de un modo más eficaz, ayudando a controlar el peso de una mejor manera.
  • Son una rica fuente de fibra soluble incorporan bacterias intestinales saludables en la dieta regular. Un intestino sano ayuda a reducir la resistencia del cuerpo a la insulina.
  • Adicionalmente, el consumo regular de frijoles negros ayuda a reducir los niveles de hemoglobina A1c en las personas con diabetes.

 

Fijoles, verduras y tortillas
Un plato con una buena combinación entre leguminosas y verduras

 

Sin embargo, algunas leguminosas como el frijol negro tienen propiedades anti-alimenticias como la generación de gases y flatulencia. Estas características pueden reducirse de modo adecuado si se pone atención durante su proceso de la preparación. En todo caso, el aporte de fibra al organismo resulta muy provechoso en especial para personas con diabetes tipo 2, así como en su prevención.

Algunas preparaciones útiles para las personas con diabetes

Como ya hemos dicho, es importante introducir leguminosas en la dieta de la persona con diabetes. Para ello, pueden emplearse distintas preparaciones cuidando de no combinarlos con una elevada proporción de carbohidratos.

Como en todo momento, la clave está en comprender los valores nutricionales de cada alimento. Por ejemplo, un tercio de taza de frijoles negros contiene alrededor de 75 unidades de calorías, 5 gramos de proteína, 13 gramos de carbohidratos y 5 gramos de fibra. Estos frijoles contienen una cantidad elevada de carbohidratos totales, pero su índice glucémico no es elevado. Esto asegura que estos sean saludables incluso si son consumidos regularmente por los pacientes diabéticos.

Ahora bien, generalmente los frijoles no deben consumirse solos. Por ello, es importante agregar también almidón y proteína para así completar el balance requerido en cada ingesta. Una combinación buena pudiera ser agregar arroz junto con alguna proteina vegetal o animal para complementar. Resulta importante recordar que varias leguminosas o granos en sí mismas, son fuentes de proteinas vegetales.

Otras formas en las cuales se puede consumir frijoles:

  • Agregados a ensaladas o pastas.
  • Pueden ser consumidos en sopa.
  • Se pueden agregar como acompañamiento de tacos y tortillas mexicanas.
  • Pueden utilizarse procesados en forma de salsa, como si fuera hummus.
  • Combinados con otros vegetales, pueden agregarse como parte de la comida.
  • Finalmente, una presentación muy agradable es comerlos como verdura o curry junto con el arroz.

A fin de garantizar el balance ideal, al incluir granos en los menús diarios, hay que considerar lo siguiente:

  • No sazone en exceso. Añadir demasiada sal a los frijoles negros puede afectar su efecto nutricional.
  • No los cocine con grasas animales, en especial, evite hacerlo con grasa de cerdo.
  • Especias como la salvia, el ajo y el comino, utilizadas en cantidad apropiada, pueden ayudar a retener su valor nutricional.

Otros granos a incluir en la dieta son los frijoles de lima, los frijoles rojos y los frijoles de soya, siempre como moderación y adecuadamente combinados. Los frijoles tienen un alto contenido de carbohidratos, aunque es un carbohidrato de acción más lenta que otros alimentos, como el pan o la pasta.

 

 

 

Continue Reading

Sueño y Diabetes. Algunos factores que debes tener en cuenta.

El sueño es uno de los factores clave en la salud de las personas. Conocer cualquier alteración del sueño que pueda ocurrir en personas con diábetes puede ser la clave para mejorar considerablemente su bienestar.

En los procesos de diabetes, la relación entre la insulina y la glucosa se ve afectada. La inadecuada producción de insulina en el cuerpo eleva de modo excesivo los niveles de glucosa en la sangre. Los más conocidos son la diabetes tipo 1 y diabetes tipo 2. Con la diabetes tipo 1 el cuerpo no produce insulina, con la diabetes tipo 2 el cuerpo la produce de modo insuficiente. En cualquiera de los dos casos, no resulta adecuado el nivel de insulina producida.

Los niveles de azúcar en sangre son responsables de otros efectos como micción, sed y hambre frecuentes. Dependiendo de qué tan bien controle su nivel de azúcar en la sangre, usted puede o no experimentar síntomas. Los síntomas a corto plazo de la hiperglucemia pueden incluir sed o hambre frecuentes, y es probable por tanto que también se llegue afectar el sueño.

¿Tener diábetes puede cambiar mi sueño?

Los llamados trastornos del sueño, incluyen dificultades para conciliar el sueño, para dormir o, incluso, sufrir de sueño constante. Sin embargo, en el año 2012 en un estudio que buscó establecer relaciones entre los cambios en el sueño y la diábetes, se estableció que resultaba de alto riesgo en personas con diabetes, el reducir las horas de sueño.

Chico durmiendo
Una habitación oscura puede ayudar a conciliar el sueño

El hecho es que directamente la diabetes no afecta al sueño. Sin embargo, la mayor incomodidad ocasionada por la diabetes es la de no poder conciliarlo y quizás las frecuentes interrupciones para tomar agua o para ir al baño definitivamente afectan el modo en que se duerme, cuando a la persona le cuesta conciliar el sueño, es bastante probable que sea otra la causa y no la diabetes de modo directo.

Lo que si ocurre es que, a causa de esta afección, y siempre que los niveles de azucar estén elevados en la sangre, la persona puede requerir ir al baño con frecuencia, aún durante la noche, interrumpiendo el sueño. Igual ocurre con el agua que se encuentra en nuestros tejidos. Con altos niveles de azúcar, una persona con diabetes puede sentir mucha sed producto de la absorción de agua que produce el azúcar. Durante la noche, la persona puede requerir acudir varias veces a consumir agua. Finalmente, es importante considerar que también los niveles bajos de azúcar, que ocasionan síntomas como mareos, temblores y sudor frío, pueden afectar e interrumpir el sueño, o también prolongarlo de modo excesivo.

Otros trastornos del sueño

La apnea del sueño es muy común en personas con diabetes. Esta afección tiene que ver con la interrupción de la respiración por fracciones de segundo durante el sueño. Un estudio realizado en 2009, mostró que un porcentaje elevado de 86 por cierto de personas con apnea del sueño tenían, además, diabetes en un nivel de avance imporante como para ameritar tratamiento.

Con mucha frecuencia, las personas que padecen diabetes tipo 2 y, además, tienen sobrepeso, presentan apnea del sueño. Estas personas tienen a menudo otros síntomas como cansancio durante el día ronquidos al dormir. En estos casos, perder peso puede ayudar a reducir la apnea, así como el uso de implementos específicos diseñados para facilitar la respiración.

El síndrome de las piernas inquietas (SPI) se refiere al impulso involuntario de mover las piernas. Se presenta aún cuando la persona se encuentre en vigilia, pero durante la noche puede complicar la conciliación del sueño o, incluso, interrumpirlo. Factores como fumar, una deficiencia de hierro, problemas renales o alguna afección de la tiroides pueden estar en la raíz de sus causas, además de un elevado nivel de glucosa en sangre.

Al igual que los mencionados anteriormente, el insomnio suele afectar a personas con diabetes en especial cuando los problemas de diabetes se juntan con niveles elevados de azúcar en sangre. En estos casos, la ansiedad pudiera alivarse una vez que se establezca con claridad qué la está causando o con la ayuda de un profesional médico.

Junto a estas afecciones, la falta de sueño también puede incidir negativamente en los pacientes con diabetes. En estos casos, una alimentación balanceada que no incluya excesivas cantidades de carbohidratos y otras fuentes de calorías para compensar la falta de sueño, puede ayudar a mantener los niveles de azúcar en sangre y, con el tiempo, ayudar a controlar las interrupciones del sueño y el sobrepeso que puede agudizarlas.

¿Qué puede ayudarme a tener mejor sueño?

El momento de conciliar el sueño es mucho más importante que lo que solemos pensar. Generalmente nos retiramos a dormir cuando sentimos sueño, pero no siempre estamos atentos a nuestras actividades previas y a las condiciones en las que solemos dormir.

Cama y libro
Una lectura ligera ayuda a relajarse antes de dormir

Si padecemos diabetes, es importante poner especial cuidado a las condiciones tanto previas como del espacio donde dormiremos, a fin de reducir los riesgos de padecer insomnio. Por ejemplo, es importante evitar el uso de teléfonos celulares y otros dispositivos electrónicos encendidos en la habitación donde se duerma,pues el brillo de las pantallas puede interrumpir el sueño.

 

Una cena balanceada y, en general, una alimentación equilibrada puede ayudar a reducir los niveles de azucar en sangre y, por tanto, reducir la tendencia a levantarse para ir al baño o para beber agua durante la noche. Sin embargo, es importante recordar que también unos niveles muy bajos de azúcar en sangre durante la noche pueden ocasionar temblores y sudoración, lo cual impactará en el sueño.

En cualquier caso, si no logra reducir los síntomas de afecciones del sueño, es importante acudir a una consulta médica a la brevedad.

 

Continue Reading

Radicales libres, antioxidantes y diabetes

Los radicales libres causan estrés oxidativo y este se ha visto implicado en el envejecimiento y aparición de enfermedades. Entre ellas; diabetes, cáncer, desordenes neurovegetativos y enfermedades cardiovasculares1.

Pero, ¿Qué son los radicales libres?

Basicamente, son cualquier átomo o moléculas inestables (contienen uno o más electrones no pareados) que recorren el cuerpo intentando conseguir el electrón que les falta para conseguir estabilidad. Para lograr esto deben ‘‘robar’’ un electrón a otro átomo vecino, lo que hace que este se vuelva reactivo, y así sucesivamente1.

No obstante, en las células existen diversas vías que conducen a la producción de radicales libres y es NORMAL, pero en ciertas condiciones, la producción de estos compuestos puede incrementarse, rompiéndose el equilibrio que debe existir entre estos y los antioxidantes2.

¿Antioxidantes?

Sí, y es que para contrarrestar el efecto nocivo de los radicales libres, los organismos cuentan con sistemas de defensa antioxidantes.

Al respecto, los antioxidantes se pueden agrupar según su naturaleza química y su modo de acción en:

  • Enzimas
  • Preventivos
  • Secuestradores de radicales libres
  • Antioxidantes nutricionales3

En relación con estos últimos, la dieta ha demostrado ser la mayor fuente de antioxidantes para prevenir y tratar el estrés oxidativo.

Así pues, los micronutrinetes con actividad antioxidante más estudiados han sido:

  • Cobre
  • Zinc,
  • Selenio
  • Manganeso
  • Ácido ascórbico (vitamina C)
  • α-tocoferol (vitamina E)
  • β-caroteno
  • Ácido fólico3.

¿Qué es lo que ocurre en el cuerpo?

Todo comienza con que los seres humanos necesitan oxígeno para la producción de energía. Sin embargo, el exceso de oxígeno en las células es nocivo debido a la formación de especies reactivas, conocidas como radicales libres3.

¿Dónde ocurre esto?

En la mitocondria, un orgánulo que se encuentra en las células, que es la encargada de suministrar la mayor parte de la energía necesaria para la actividad celular y durante este proceso se convierte en la principal fuente de radicales libres.

A saber, aproximadamente el 90% del total del oxígeno inhalado se consume en la mitocondria y alrededor del 2% del oxígeno reducido se transforma en el radical superóxido (O2)2.

Así mismo, otra fuente de este radical son los fagocitos activados que producen el superóxido como mecanismo protector frente a agentes u organismos extraños. Por otros mecanismos el superóxido se transforma en el radical hidroxilo (OH·), que es aún más reactivo que el anterior2.

¿Qué ocurre cuando se altera el equilibrio?

El desbalance en la producción de radicales libres y la defensa antioxidante, bien sea por producción excesiva de radicales o por la disminución de los sistemas de defensa, origina lo que se conoce como daño oxidativo.

Este daño se debe a la capacidad que tienen los radicales libres de actuar sobre las proteínas, carbohidratos, lípidos y ADN de la célula. Cuando los radicales libres interactúan con estos componentes celulares, se originan alteraciones estructurales y funcionales4.

Como consecuencia, se produce un deterioro de la homeostasis de la célula y la aparición de diferentes enfermedades crónicas, e incluso la muerte celular. Quizás no está demás mencionar que hoy en día sería necesario y de forma rutinaria, junto al colesterol o la glucosa, la medición del daño oxidativo4.

¿Cuál es la relación de la diabetes mellitus con el estrés oxidativo?

El estrés oxidativo se ha implicado en la patogénesis de la diabetes. El aumento de los radicales libres empeora la acción de la insulina, contribuye a la disfunción de la célula beta pancreática y está implicado en el desarrollo de las complicaciones crónicas.

Así mismo, en pacientes diabéticos existe un desequilibrio entre los mecanismos antioxidantes y oxidantes. Se ha demostrado una disminución de los niveles plasmáticos de enzimas antioxidantes y de vitaminas antioxidantes5.

¿Es necesario que los pacientes con diabetes mellitus ingieran suplementos de antioxidantes?

No. Lógicamente, se podría pensar que la suplementación con antioxidantes tiene un efecto beneficioso en la morbimortalidad de los pacientes diabéticos, de tal forma que podrían prevenir y retrasar el desarrollo de las complicaciones crónicas5.

Sin embargo, estudios realizados con suplementación en de antioxidantes no han demostrado un efecto beneficioso sobre la morbimortalidad cardiovascular y global en diferentes poblaciones, incluidos los pacientes con diabetes5.

Aun así, la evidencia científica actual apoya que estas sustancias pueden disminuir la peroxidación lipídica, la oxidación de las partículas de LDL-colesterol y mejorar la función endotelial y la vasodilatación dependiente del endotelio, sin mejorar de forma significativa el control metabólico de estos pacientes con diabetes mellitus5.

Tengo diabetes mellitus, entonces ¿Qué puedo hacer para mejorar la defensa antioxidante y evitar el estrés oxidativo?

Los antioxidantes de la dieta juegan un papel importante en la defensa frente al estrés oxidativo. Por eso te mencionamos alimentos ricos en tres antioxidantes nutricionales:

Selenio: son buena fuente las verduras, nueces de Brasil, pescado, mariscos, carnes rojas, granos, levadura de la cerveza, huevos, pollo e hígado.

Vitamina C: se encuentra en guayabas, lechosa, frutas cítricas, patilla. También, pimentón, brócoli, espinacas, repollo, tomate y su jugo

Vitamina E: la encontramos en aceites vegetales, frutos secos, legumbres y cereales integrales

Así mismo, no dejes de consultar nuestro artículo Alimentación en la diabetes mellitus

Referencias consultadas

  1. Céspedes, T., y Sánchez, D. Algunos aspectos sobre el estrés oxidativo, el estado antioxidante y la terapia de suplementación, Rev Cubana Cardiol. [Internet] 2000 [31 jul 2018]; 14  (1): 55-60. Disponible en: http://www.revcardiologia.sld.cu/index.php/revcardiologia/article/viewFile/471/403
  2. Lima, L. Estrés oxidativo y antioxidantes: Actualidades sobre los antioxidantes en los alimentos. [Internet] s/f [09 agosto 2018]. Disponible en: http://www.sld.cu/galerias/pdf/sitios/mednat/estres_oxidativo_y_antioxidantes.pdf
  3. Sánchez-Valle, V., y Méndez-Sánchez, N. Estrés oxidativo, antioxidantes y enfermedad, Rev Invest Med Sur Mex, [Internet] 2013 [31 jul 2018]; 20  (3): 161-168. Disponible en: http://www.medigraphic.com/pdfs/medsur/ms-2013/ms133e.pdf
  4. Mamani, R., y Mejía, T. Estrés oxidativo celular y diabetes por alimentos refinados tipo snack? Revista Médica Hospital Hipólito Unanue de Tacna, [Internet] 2018 [09 agosto 2018]; 11 (1): 15-21. Disponible en: http://bibliotecavirtual.insnsb.gob.pe/estres-oxidativo-celular-y-diabetes-por-alimentos-refinados-tipo-snack/
  5. Cuerda, C., y cols. Antioxidantes y diabetes mellitus: revisión de la evidencia, Nutr Hosp, [Internet] 2011 [31 jul 2018]; 26 (1): 68-78. Disponible en: http://scielo.isciii.es/pdf/nh/v26n1/revision_4.pdf
Continue Reading

Sueño y Diabetes: Riesgos De No Dormir Para Una Persona Con Diabetes

Dormir es una de las actividades necesarias para el ser humano. Sobretodo a la hora de tratar ciertas enfermedades. Por ello, al hablar del sueño y diabetes, debemos tener muy en cuenta algunos detalles. ¿Cuantas horas de sueño son aconsejables para una persona con diabetes? ¿Cuales son los riesgos de no dormir?

Acompáñanos a conocer más sobre el sueño y diabetes en este artículo que hemos preparado. Asimismo, recuerda que todo esto debe ir acompañado de una dieta para la diabetes. Esto ayudará a reducir los síntomas y el avance de la enfermedad.

Sueño y Diabetes: Riesgos De No Dormir Para Una Persona Con Diabetes

Algunas veces se crean mitos de lo que puede ser una correcta dieta o del tratamiento de una persona con diabetes. Sin embargo, en cuanto al sueño, es fácil encontrar opiniones similares.

Asimismo, los riesgos de no dormir son muy altos. Esto si se habla de una persona que duerma poco o mucho de forma muy seguida.

Consecuencias De No Dormir Para Una Persona Con Diabetes

 Sueño y Diabetes consecuencias 

Según un estudio del instituto del sueño (IIS). La probabilidad de padecer algún tipo de diabetes o diabetes mellitus es mayor en personas que duermen menos de 6 horas. Esto se debe a que el cuerpo tiene menos tiempo para descansar y reponerse.

Las personas con diabetes requieren mantener sus niveles de glucosa bajos. En este sentido, es durante el sueño que el cuerpo equilibra su sistema y se mantiene saludable.

Por otro lado, más del 40% de los pacientes con diabetes sufren de algún trastorno del sueño. Así entonces, dormir poco aumenta el riesgo de sufrir la enfermedad, pero padecer diabetes crea una predisposición a algún trastorno del sueño.

El sueño y la diabetes son elementos muy relacionados entre sí. Un empeoramiento de la enfermedad puede deberse a falta de sueño. Asimismo, una vez que se sufre algún trastorno del sueño, los cuidados deben ser mucho mayores.

¿Hay Riesgo De Sufrir Hiperglucemia Por Falta De Sueño?

Sí, algunos científicos advierten que esta puede ser una relación muy peligrosa. En este sentido, si las horas de sueño se reducen a 4 horas durante una semana, el cuerpo se vuelve menos tolerable a la glucosa.

Esto quiere decir que los niveles de glucosa se incrementan y la persona produce menos insulina. Por lo general, la hiperglucemia viene acompañada por sed, piel seca y debilidad. Síntomas que perjudican la salud del paciente.

Apnea Del Sueño En Personas Con Diabetes

Así como existe el riesgo de sufrir hiperglucemia por falta de sueño. También se puede sufrir apnea del sueño, trastorno que se acentúa más en personas diabéticas.

La apnea del sueño se presenta de forma frecuente en pacientes diabeticos. Su principal sintoma es el cese de la respiración, y puede durar desde segundos a más.

Al no tener oxigeno suficiente, la persona se despierta exaltada. Esto se puede repetir varias veces durante la noche, perjudicando así el descanso de la persona.

Sueño Irregular en Pacientes

Diabetes y Sueño

Una de las alteraciones más comunes del sueño es ocasionada por la neuropatía. La Neuropatía es produce dolor en las articulaciones y extremidades. Alterando así la calidad del sueño.

No es muy común la neuropatía en pacientes diabéticos, pero de llegarse a sufrir, las consecuencias pueden ser graves. Siempre ante estos casos se recomienda ir al médico y recibir indicaciones para un tratamiento.

Aumento de Peso Corporal

Otra de las consecuencias de no dormir correctamente para un paciente diabético es el aumento de peso. El no dormir correctamente afecta el metabolismo del cuerpo y con ello su peso.

El aumento de peso para personas diabéticas puede ser perjudicial y trae cambios en el tratamiento. En este punto, no sólo debe reestructurarse la dieta sino que se debe asegurar el reposo del paciente.

El sueño y la diabetes deben mantenerse con mucho cuidado para no alterar las funciones del organismo. Es importante dormir al menos 6  o un poco más.

De igual forma, es importante medir el nivel de glucosa antes de dormir. Así se puede decidir si es conveniente ingerir algún refrigerio. Todo esto para mantener los niveles de glucosa bajos, o a un nivel que se considere conveniente.

Sueño y Diabetes: Tips Para Dormir Para Pacientes Diabéticos

Crea un buen sitio para dormir

Asegúrate de tener una especie de “santuario” para dormir. Esto quiere decir un sitio lo suficientemente oscuro y agradable. Asimismo, escoge una temperatura que prefieras y que te ayude a conciliar el sueño.

Algunos expertos consideran que se deben remover todas señales electromagnéticas. Esto ayuda a incrementar los niveles de melatonina y serotonina, hormonas que facilitan el sueño.

Toma una ducha antes de dormir

Esto puede ayudar a relajar el cuerpo. Asimismo, trata de no tomar algún liquido antes de dormir. Esto ayuda que no te levantes en la madrugada.

Puedes utilizar un antifaz a la hora de dormir para bloquear cualquier fuente de luz. Por otro lado, si trabajas hasta tarde, trata de ir dormir una hora después de trabajar. Esto ayuda a no tener la mente los problemas y el ajetreo del trabajo.

Evita los malos hábitos

Algunas veces la falta de sueño puede ser producida por malos hábitos. No hacer ejercicio o un estilo de vida sedentaria pueden ser la causa del mal sueño.

Asimismo, evita las bebidas alcohólicas o el café si este no es para diabéticos. Por otro lado, si todos estos tips han fallado. Puedes utilizar algún suplemento de melatonina con la recomendación de un doctor. Recuerda que en pacientes diabéticos bajo tratamiento con insulina, algunas precauciones deben ser tomadas.

Sueño y Diabetes

El sueño y diabetes están ligados entre sí. Un correcto equilibrio en la rutina para dormir puede ser beneficioso para una persona con diabetes. Por otro lado, un desequilibrio en el sueño como el estrés, puede ser perjudicial.

Hasta aquí nuestro artículo de hoy. Espero que esta información acerca del sueño  y diabetes te sea útil. Asimismo, puedes compartirla o dejar tus sugerencias en la caja de comentarios. Hasta pronto!

Consecuencias de no dormir para un diabético

 

 

 

 

Continue Reading
Factores ambientales que promueven la diabetes
Fuente: Pixabay.com

Factores ambientales que promueven la diabetes

Factores ambientales que promueven la diabetes

¿Cuáles son los factores de riesgo en una persona propensa a contraer diabetes?

Los factores ambientales que promueven la diabetes son el sedentarismo, los malos hábitos de alimentación y el sobrepeso. Según la Organización Mundial de la Salud hay 422 millones de adultos en el mundo que padecen diabetes. La mayoría son provenientes de países desarrollados. Esta cifra se ha cuatriplicado desde 1980, indicando que estos últimos años hubo algún factor o varios que desencadenaron este aumento. A continuación se desarrollan los principales factores.

Sedentarismo

Uno de los factores ambientales principales es el sedentarismo. No realizar actividad física, utilizar el auto para recorrer unas cuadras, subir por el ascensor en vez de utilizar las escaleras, contribuyen al sedentarismo. Esta forma de comodidad se ha vuelto muy común en este tiempo en el que queremos resultados instantáneos y con poco esfuerzo. La tecnología se encuentra en todos los hogares y cada vez más niños desde pequeños están horas frente a la computadora, cultivando este hábito en vez de estar en movimiento y salir a jugar al aire libre. Podemos decir lo mismo de adolescentes y adultos, que crecieron en un mundo descubriendo Internet y las redes sociales. Este mundo virtual no sólo es un lugar para encontrar información útil que puede ser necesaria para actividades académicas, sino también para perder horas en diversión y plataformas que colaboran a la quietud.

Mantenerse activo es necesario para una vida sana.
Fuente: Pixabay.com

Realizar actividad física es prevenir no solo la diabetes, sino otras enfermedades crónicas que pueden desencadenarse. Son las llamadas enfermedades no transmisibles ( ENT) entre las que se encuentran las cardiopatías y accidentes cerebro vasculares, entre otros. Las ENT provocan el 71% de muertes alrededor del mundo, siendo este valor de 15 millones de personas por año. Por eso es importante realizar actividad física periódicamente, no solo para prevenir esta enfermedad, sino muchas mas.

Malos hábitos de alimentación

Entre los factores ambientales se encuentran los malos hábitos de alimentación que incluyen saltear comidas, ingerir alimentos ricos en grasas y dulces, y no comer alimentos saludables. Saltearse comidas lleva a que el organismo gaste la reserva que tiene de energía pero que por otra parte, cuando la persona se alimente, lleve a la formación de glucógeno en el hígado como reserva energética. Ingerir alimentos ricos en grasas conlleva a un aumento del tejido adiposo. También el consumo elevado de dulces diario, puede provocar a la larga, una alteración en el metabolismo de la glucosa. Por lo tanto, no consumir alimentos saludables durante un largo período de tiempo puede llevar a diversos trastornos metabólicos.

Los problemas hepáticos y de vesícula también están asociados a una dieta rica en lípidos. Estos problemas suceden a veces en regiones de escasos recursos, donde los alimentos bajos en nutrientes son los más económicos. Aunque también en los países desarrollados, que no tienen una cultura de buena alimentación, el consumo de alimentos ricos en grasas e hidratos de carbono es elevado. Esto puede deberse al excesivo trabajo y el consumo de snacks no saludables para lidiar con el hambre momentáneo.

Para prevenir enfermedades crónicas es necesario una dieta saludable.
Fuente: Pixabay.com

La solución se encuentra en crear hábitos mas saludables. Tener un desayuno nutritivo, intercambiar un alfajor por una manzana o un yogur con cereales a media mañana puede ser una opción. Incorporar a la dieta diversidad de frutas, verduras y cereales, y beber agua, en vez de gaseosas azucaradas, ya que el agua purifica nuestro cuerpo y nos limpia de impurezas. Y para una dieta más a medida, se debe consultar a un nutricionista.

Sobrepeso

Un factor clave que colabora en la mayoría de los casos de diabetes es el sobrepeso. Siendo a veces una de las causas principales para que la enfermedad se desarrolle. Esto sucede por la mala alimentación donde la nutrición es pobre en nutrientes y rica en grasas y dulces y esto produce un aumento del tejido adiposo, principalmente en abdomen y tejido subcutáneo. Según la organización mundial de la salud ( OMS) en 2016, 1900 millones de adultos mayores de 18 años tenían sobrepeso. Superando el sobrepeso y la obesidad la cantidad de causas de muerte que la desnutrición.

El sobrepeso afecta a mas de 1900 millones de adultos en el mundo.
Fuente: Pixabay.com

El índice de masa corporal ( IMC) se calcula como el peso del individuo en kilogramos dividido su altura al cuadrado (en metros) IMC= Kg/ m²  La persona tiene:

  • Sobrepeso cuando su IMC es igual o mayor a 25
  • Obesidad cuando su IMC es igual o mayor a 30.

Al pertenecer al grupo de factores ambientales, esta condición se puede modificar con voluntad propia y cambiando el entorno que lo rodea. Procurando comenzar una dieta con ayuda de un nutricionista y visitarlo periodicamente para seguir con el plan.

Éste factor junto con los otros son modificables, cambiando los hábitos que uno posee por otros mas saludables. La diabetes es una de las enfermedades crónicas que pueden desencadenarse por éstos factores. Por eso, realizar actividad física, tener una buena alimentación y tratar de tener un peso saludable son características que colaboran a mantener una buena salud.

Fuente: www.who.int

Continue Reading
Actividad sexual y diabetes. ¿Debemos preocuparnos?
Fuente: Pixabay.com

Actividad sexual y diabetes. ¿Debemos preocuparnos?

El funcionamiento sexual es un importante componente del bienestar humano, aunque muchas veces sea ignorado. Lamentablemente los pacientes diabéticos tienen mayor incidencia de desórdenes sexuales que las personas sanas. Esta realidad afecta tanto a hombres como a mujeres, sin importar si se tratan de pacientes diabéticos tipo 1 o tipo 2. Si a esto se le suman las enfermedades mentales asociadas a la diabetes, estos pacientes se convierten en un verdadero cúmulo de alteraciones psicológicas.

Aún cuando los mecanismos fisiopatológicos de la diabetes se han estudiado profundamente desde hace más de 40 años, los fenómenos inherentes a las alteraciones sexuales permanecen muchas veces en la oscuridad. Este hecho no sorprende demasiado debido a que el sexo aún se considera un tema tabú. Pero ha habido avances recientes. Durante la última década, los estudios sobre la sexualidad en los diabéticos se han multiplicado. Gracias a este impulso científico, se han comenzado a entender mejor los efectos de la diabetes sobre el desempeño sexual.

Sexualidad femenina y diabetes

Los desórdenes sexuales afectan entre el 50% y el 80% de las mujeres diabéticas. Si bien esta cifra parece exagerada, la misma se alcanza al incluir síntomas leves que no comprometen la práctica sexual habitual. Un gran número de pacientes diabéticas refiere algún grado de perturbación sexual relacionada con el deseo, la excitación, la satisfacción, la lubricación e incluso dispareunia o dolor durante el coito.

Estas molestias se incrementan con la edad y con el tiempo de evolución de la enfermedad. Algunos autores resaltan además que la frecuencia, prevalencia e intensidad de los desórdenes sexuales se relacionan con la depresión y otras enfermedades mentales que suelen sufrir los pacientes diabéticos. Se ha demostrado en algunos interesantes estudios que las mujeres diabéticas con depresión experimentan más problemas para sentir deseo sexual y alcanzar el orgasmo que las mujeres diabéticos sin trastornos mentales.

De acuerdo a un estudio realizado por Ewalina Bak y colaboradores, publicado en Mayo del 2018, la ocurrencia de trastornos orgásmicos y de la excitación en mujeres diabéticas puede estar asociada al insuficiente flujo vascular a través de los vasos pélvicos y a la neuropatía autonómica y periférica típica de esta enfermedad crónica. La dispareunia es causada por la menor lubricación intravaginal así como por factores psicológicos. Estos fenómenos son más frecuentes en las mujeres con diabetes tipo 1, quizás en relación con la mayor cronicidad del cuadro.

Sexualidad masculina y diabetes

El principal marcador para determinar la salud sexual en el hombre es la capacidad eréctil del pene. Basados en este fenómeno se han realizado últimamente muchos trabajos de investigación con una variable común. A través de la aplicación de un cuestionario especial se estudió la capacidad de lograr y mantener una erección efectiva en hombres diabéticos y los resultados fueron alarmantes.

Fuente: Pixabay.com

Más de la mitad de los hombres diabéticos mayores de 40 años manifestaron algún grado de disfunción eréctil. Estos números son hasta 2 veces más altos que en personas no diabéticas. Pero los daños no quedan allí. Estos ensayos también demostraron que los trastornos sexuales en el hombre diabético se presentan entre 10 y 15 años más temprano que en hombres sanos. Y esta condición empeora con el paso del tiempo, por lo que muchos hombres relativamente jóvenes no pueden alcanzar la satisfacción sexual plena.

Así como en las mujeres, la microangiopatía y la neuropatía diabética parecen ser las causas de estos problemas. Esta última también ocasiona la dificultad para lograr el orgasmo masculino. Los pacientes diabéticos no suelen presentar problemas de eyaculación precoz, todo lo contrario, muchas veces no consiguen eyacular en lo absoluto. Como es de esperarse, estos trastornos conllevan a una serie de dramáticos efectos psicológicos y mentales.

Depresión sexual

La sola presencia de la diabetes puede ocasionar depresión en los pacientes. Si además sumamos la aparición de trastornos sexuales, la cantidad de trastornos mentales se dispara. Algunos estudios han demostrado que 7% de las mujeres diabéticas jóvenes presentan trastornos del humor, pero si la diabetes se acompaña de alguna condición sexual, este número llega hasta el 35%. En los hombres no es distinto. 1 de cada 5 hombres diabéticos tiene riesgo de depresión, pero cuando existen problemas sexuales esta relación llega a 3 de cada 5 pacientes.

¿Qué hacer ante algún trastorno sexual en el paciente diabético?

Como ocurre con cualquier enfermedad mental, no tratarla o ignorarla puede ser contraproducente. El apoyo psicológico es fundamental. La terapia conductiva, psicoanálisis y entrenamiento sexual es muy valioso. En caso de haber enfermedades mentales clínicas, deben indicarse medicamentos antidepresivos.

Los pacientes masculinos tienen cierta ventaja. No existe contraindicación formal para los inhibidores de la fosfodiesterasa (sildenafil, vardenafil, tadalafil) muy utilizados en la disfunción eréctil. Sin embargo se debe ser cauto con las interacciones medicamentosas, las cardiopatías y la hipertensión arterial. Las mujeres pueden utilizar geles lubricantes, incluso aquellos con componentes hormonales. Los juegos sexuales previos con la pareja también son bienvenidos.

Para concluir se debe insistir en el adecuado tratamiento de la enfermedad. Ya se mencionó que la microangiopatía y la neuropatía son responsables de la mayoría de los trastornos sexuales. Estas son complicaciones crónicas de la diabetes que pueden evitarse o retardarse con un buen manejo clínico. La dieta y la terapia farmacológica, así como el ejercicio, son fundamentales para prolongar la vida con calidad del paciente diabético.

Referencias

  1. Bak, Ewalina y colaboradores (2017). Relationships of Sexual Dysfunction with Depression and Acceptance of Illness in Women and Men with Type 2 Diabetes Mellitus. International Journal of Environmental Research and Public Health, 14(9): 1073.
  2. Bak, Ewalina y colaboradores (2018). Does Type 1 Diabetes Modify Sexuality and Mood of Women and Men? International Journal of Environmental Research and Public Health, 15(5): 958.
  3. Pontiroli, A. E. y colaboradores (2011). Female sexual dysfunction and diabetes: a systematic review and meta-analysis. The Journal of Sexual Medicine, 10(4): 10
  4. Kouidrat, Y. y colaboradores. High prevalence of erectile dysfunction in diabetes: a systematic review and meta-analysis of 145 studies. Diabetic Medicine: a Journal of the British Diabetic Association, 34(9): 1185-1192.
Continue Reading

Dientes: ¿Cómo debe cuidarlos una persona con diabetes?

Los dientes son parte fundamental de la salud, como parte del aparato digestivo. Es por ello que la salud e higiene bucal son aspectos de consideración para cualquier persona y aún más para personas con diabetes tipo 2.

Estudios recientes demuestran que una adecuada salud bucal asegura un control más efectivo en los niveles de azúcar en sangre. Esto supone que la relación entre diabetes y dientes es bidireccional, pues también la diabetes aumenta el riesgo de sufrir afecciones en las encías conocidas como periodontitis. En uno de los estudios mencionado, realizado por investigadores de la Universidad de Barcelona, se demostró que luego de 3 meses de controles profundos de sarro y placa en dientes y raíz de pacientes con diábetes, se experimentaron reducciones importantes en los niveles de glucosa en sangre en ayunas, todo ello favorecido por la reducción de las bacterias orales.

Afecciones en dientes más frecuentes en personas con diabetes

Tener diabetes y no realizar una adecuada higiene bucal puede favorecer la aparición de problemas dentales. Una de las principales consecuencias es afecciones en las encías como la periodontitis y la gingivitis, favorecidas por problemas de circulación y resequedad bucal derivados de la diabetes.

La caries es también frecuente en personas con diabetes producto de la interacción de almidones y azúcares con las bacterias de la boca y la formación de placa. Si los niveles de azúcar y almidón en sangre son elevados, mayor será la presencia de almidones y azúcares en la saliva y, por tanto mayor también el riesgo de desarrollar placa pues la diabetes afecta también la capacidad del organismo de combatir las bacterias.

Cepillo y crema dental
Un cepillo suave y una crrema dental con flúor pueden ayudar a mejorar el ciudado dental.

Una simple gingivitis mal tratada puede derivar en una periodontitis. Esta enfermedad es muy grave en especial porque puede afectar no sólo el tejido blando de la encía sino también el hueso que sujeta a los dientes conduciendo a su caída. Entre quienes padecen diabetes, la periodontitis resulta más severa porque la diabetes afecta la resistencia del cuerpo a infeciones y retrasa su proceso de cura.

Es por ello que la persona con diabetes debe incrementar la atención a su higiene bucal y, sobre todo estar atenta a síntomas como dolor o sangrado de encías así como mal aliento, pues estos síntomas pueden ser advertencias de algún problema de mayor gravedad. En personas con diábetes, la higiene bucal no puede ser menos exhaustiva que el cuidado de la piel.

Diabetes y cuidado dental: Guía para una boca sana

Para prevenir cualquier problema, es imprescindible cepillarse con esmero los dientes y usar hilo dental por lo menos dos veces al día, asi se reducirá la presencia de bacterias en las encías. También es muy útil utlizar enjuague bucal evitando aquellos que contengan alcohol. También es necesario el chequeo odontológico cada 6 meses, indicándole al dentista que se padece diábetes.

Al cepillarse es necesario utilizar un cepillo dental de cerdas suaves junto con una crema dental que contenga fluoruro. Es necesario evitar frotar con fuerza o de modo que pueda irritar las encías. Es bastante probable que un cepillo eléctrico pueda ayudar, así como cambiarlo cada tres meses y permanecer atentos a cualquier problema o irritación que se observe en las encías, dolor o dientes algo flojos.

Finalmente, recuerde que fumar aumenta el riesgo de problemas en los dientes. Si fuma y acaban de diagnosticarle diabetes, es hora de dejar de fumar.

 

 

 

 

Continue Reading
Diabetes tipo 2: ¿Qué ocurre en el cuerpo de un diabético?
Diabetes

Diabetes tipo 2: ¿Qué ocurre en el cuerpo de un diabético?

La diabetes mellitus es un conjunto de enfermedades caracterizadas por niveles elevados de glucosa en sangre, secundarios a alteraciones en la secreción de insulina, en su acción, o ambas1.

La insulina es una hormona producida por las células betas del páncreas, que se encarga de regular la cantidad de glucosa en sangre1.

Existen varios tipos de diabetes mellitus, sin embargo, la más común es la tipo 2, que puede explicar entre el 90 al 95 % de los casos diagnosticados1.

Síntomas de la diabetes mellitus tipo 2

El desarrollo de esta enfermedad es gradual, y muchas veces la persona no presenta síntomas en los primeros estadios; de allí, que este presente bastante tiempo antes de ser diagnosticada1.

Es importante conocer los síntomas clásicos de la diabetes, saber identificarlos y consultar con un medico en caso de sospecha.

En este sentido, se tiene:

  • Constante necesidad de orinar
  • Sed inusual
  • Hambre extrema
  • Perdida de peso inexplicable
  • Fatiga e irritabilidad extremas
  • Infecciones frecuentes
  • Visión borrosa
  • Heridas que tardan en sanar
  • Hormigueo en las manos o los pies2.

Factores de riesgo para la diabetes mellitus tipo 2

La probabilidad de desarrollar esta enfermedad, depende de una combinación de factores medioambientales y genéticos, entre ellos:

  • Antecedentes familiares de diabetes
  • Edad avanzada
  • Obesidad, en particular obesidad intraabdominal
  • Hipertensión arterial
  • Dieta occidental
  • Inactividad fisica
  • Antecedentes de diabetes gestacional
  • Diagnostico de prediabetes
  • Raza o etnia1.

¿Qué ocurre en el cuerpo de un diabético tipo 2?

La diabetes mellitus tipo 2, se caracteriza por la combinación de insuficiencia en la producción de insulina y resistencia a la misma1.

La resistencia a la insulina ocurre primero en el músculo, hígado y células adiposas, posteriormente se produce un aumento compensador de la secreción insulina, intentando mantener los niveles de glucosa en el intervalo normal o prediabético. Sin embargo, el páncreas se agota y es incapaz de seguir produciendo la insulina necesaria1.

Básicamente, los niveles de insulina endógena son insuficientes para superar la resistencia a la insulina; como consecuencia se produce un exceso en la concentración de glucosa en sangre y se establece el diagnóstico de diabetes1.

Paso a paso…

Inicialmente, la hiperglucemia se manifiesta con una elevación de la glucosa después de las comidas, seguido por una elevación en ayunas. Así mismo, al disminuir la secreción de insulina, aumenta la producción de glucosa por el hígado, con lo que aumentan los niveles de glucosa antes de las comidas.

Por otro lado, la respuesta de la insulina también es inadecuada a la hora de suprimir la secreción de glucagón, lo que genera hipersecreción de glucagón, una hormona que estimula la producción de glucosa por parte del hígado1.

Así mismo, la resistencia a la insulina también se demuestra en los adipocitos, conduciendo a lipolisis y elevación de los ácidos grasos libres circulantes; lo que genera disminución de la sensibilidad a la insulina, alteración el la secreción de insulina y aumento de la producción de glucosa por el hígado1.

Resultado final

La pérdida progresiva de la función de las células beta del páncreas, significa que las personas diabéticas necesitarán cada vez más medicamentos para mantener el mismo grado de control glucémico y con el tiempo, precisarán insulina exógena1.

Nuestra recomendación

Es necesario seguir al pie de la letra cada indicación médica, si bien es cierto, que esta enfermedad tiene su curso natural, las decisiones del día a día hacen la diferencia para lograr un buen control metabólico. ¡Animo, se puede!

Así mismo, no dudes en consultar nuestro articulo Tratamiento a seguir en la diabetes mellitus

Referencias consultadas

  1. Maham, L., Escott, S., y Raymond, J. Krause dietoterapia. (13ª ed.).España: Elsevier; 2013.
  2. American Diabetes Association-ADA. Síntomas de la diabetes. [Internet] 2015 [04 agosto 2018]. Disponible en: http://www.diabetes.org/es/informacion-basica-de-la-diabetes/sintomas-de-la-diabetes/

 

Continue Reading

Frutas y Diabetes: ¿Cuáles consumir y cuáles no?

Las frutas son parte indispensable en la dieta de cualquier persona con diabetes. En este post te hablaremos sobre su importancia y los pros y contras de utilizar algunas frutas como parte de la dieta diaria en los casos en los que se padezca diabetes.

Hablemos del azúcar ¿Qué es el índice glucémico?

La diabetes es una afectación orgánica que altera el mecanismo a través del cual el cuerpo procesa el azúcar. Es por ello que la dieta de una persona con diabetes requiere mucha atención a fin de lograr un balance positivo de azúcares con base en el índice glucémico de cada alimento. El índice glucémico (IG) es una clasificación de los alimentos del 1 al 100 con base en la rapidez con la que dicho alimento eleva los niveles de azúcar en sangre. Así, los alimentos con índice glucémico más cercano al 100 son loas que se absorben con mayor rapidez y, por tanto, aquellos que elevan los niveles de azúcar de modo más rápido.

Otro valor que debe tener en cuenta la persona con diabetes al momento de organizar su dieta es la carga glucémica (CG). Este valor considera la cantidad de carbohidratos que hay en una porción de comida más el IG de cada alimento. Cualquier dieta de una persona con diabetes deberá buscar combinar alimentos con IG bajo y poca cantidad en azúcares a fin de controlar los niveles de azúcar en sangre apoyada en una dieta sana.

Cuando hablamos de frutas, siempre pensamos en azúcar. Sin embargo, nos sorprenderá saber que muchas de las frutas que habitualmente consumimos tienen IG bajo, mientras que combinaciones con almidones con sumidas junto con verduras tienen un índice glucémico más alto. Igual ocurre con alimentos con alto contenido en carbohidrato que requieren una cocción prolongada.

Comparativamente hablando, las frutas no afectan tanto al equilibrio nutricional y de azúcar en sangre de la persona diabética, como lo haría una mala combinación de carbohidratos con otros alimentos. De hecho, diversos estudios han demostrado que el consumo frecuente de frutas ayuda a reducir el riesgo de padecer diabetes tipo 2. Es por ello que se aconseja incluirlas en la dieta de la persona con diabetes, siempre considerando, claro está, cualquier otra condición adicional como una alergia a determinadas frutas.

¿Qué frutas consumir?

Fresas
Las fresas son una muy buena opción para la persona con diabetes.

Ya hemos dicho que toda persona diabética debe incluir en su dieta la fruta y privilegiar aquellas que se absorban de forma más lenta. Muchas frutas tienen, además de una alta carga de nutrientes, componentes adicionales como la fibra que resultan de mucho beneficio para el organismo.

Adicionalmente, tengamos en cuenta que algunos alimentos como berenjenas, aguacates y tomates no son consideradas como frutas aunque sus caracteristicas alimenticias indiquen lo contrario. Por ello, deben también incluirse en la dieta de la persona con diabetes, favoreciendo su equilibrio.

El siguiente grupo de frutas es ideal en cualquier dieta de personas con diabetes pues tiene un IG entre 10 y 55:

  • manzanas
  • aguacates
  • plátanos
  • frutos del bosque (frambuesas, cerezas)
  • toronja
  • uvas
  • kiwi
  • nectarinas
  • naranjas
  • duraznos
  • peras
  • ciruelas (no ciruelas pasas)

Otras frutas como las que se mencionan a continuación, tienen un IG medio entre 56 y 69:

  • melón dulce
  • higos
  • papaya (lechoza)
  • piña

Finalmente, frutas como la sandía (patilla) con un IG alto pueden ser incluidas en la dieta de una persona con diabetes con mucha moderación.

¡Me aburre consumir frutas siempre en la misma forma!

Además de su IG, un factor muy importante a considerar en la inclusión de las frutas en la dieta de la persona con diabetes es su preparación. La reparación afecta mucho la forma en que la fruta incide en los niveles de azúcar en sangre. Evidentemente un jugo de frutas con azúcar añadida es nocivo para los niveles de azúcar en sangre, y por otro lado, las frutas frescas o congeladas son mejores que aquellas enlatadas, procesadas tipo frutos secos o envasadas en jugo.

Aunque ahorre tiempo de preparación, lo cierto es que el cuerpo absorbe las frutas procesadas con mucha mayor rapidez, provocando niveles altos de azúcar con mayor rapidez, al tiempo que los productos procesados suelen tener menos contenido vitamínico y de fibra.

Algunas preparaciones como los llamados smoothies, al elaborarse con base en combinaciones con frutas, verduras y otros alimentos con IG alto, continenen un alto porcentaje de azúcar, absorbiéndose de un modo más rápido por el organismo, lo cual es perjudicial para el manejo de los niveles de azúcar en sangre.

No cabe duda de que la fruta es beneficiosa para la salud de la persona con diabetes porque le permite sentir saciedad y retarda la absorción de azúcar. Sin embargo, la ingesta de fruta debe combinarse con una adecuada ingesta de fibra. Altas cantidades de fibra en la alimentación también ayudan a retardar la absorción de azúcar, y esto puede lograrse consumiendo frutas con piel y pulpa.

Adicionalmente, una dieta alta en contenido de frutas y verduras reducen el riesgo de obesidad, afecciones del corazón enfermedades éstas que tienen, a su vez, una relación directa con la diabetes tipo 2.

 

 

 

 

 

Continue Reading

Beneficios De La Tortilla Contra La Diabetes Para Dieta Diabética

Una dieta balanceada es la clave en el tratamiento de la diabetes.  Sobretodo si la misma incluye verduras sin almidón y una cierta cantidad de granos, etc. Sin embargo, hoy hablaremos del uso de la tortilla contra la diabetes.

La tortilla de maíz, que se preparan con masa de harina de maíz molido, son hoy en día un alimento integral.  Pueden incluirse en la dieta de un diabético con cierta moderación y cuidado.

Beneficios De La Tortilla Contra La Diabetes En Una Dieta Diabética

Dieta Para Diabetes

Nivel de glucosa de una tortilla contra la diabetes

Bien sabemos que los diabéticos deben concentrar su dieta en alimentos de bajo nivel glucémico. Son por lo general alimentos ricos en carbohidratos que no alteran estos niveles.

Así entonces, los alimentos con un nivel de 55 o menos se consideran bajos en la escala glucémica. Según un estudio de Harvard, una tortilla de maíz tiene un indice glucémico de 52. Esto hace a la tortilla de maíz contra la diabetes un alimento que cumple con el nivel indicado.

En este sentido, el pan de trigo tiene un índice glucémico más elevado que la tortilla. Igual pasa con el arroz blanco y la pasta.

Cantidad recomendada en una dieta para pacientes

La ADA recomienda que se planifiquen las comidas de forma que la mitad sean vegetales son almidón. Asimismo, un cuarto debería ser proteína magra y otro cuarto de granos enteros.

Una sola tortilla de maíz blanca o amarilla (ambas con valores nutricionales identicos) contaría como una porción de granos integrales. Durante el día, una dieta para la diabetes debe constar de al menos 11 porciones de granos.

Preparación de la tortilla de maíz contra la diabetes

Los diabéticos deben controlar su peso y el consumo de sodio para reducir la alta presión arterial o alguna enfermedad cardíaca. Por ello, en lugar de freír las tortillas, calientalas en el microondas, el horno o la parrilla. Inclusive puedes usar un sartén ligeramente roseado con aceite en aerosol.

Entonces, llena la tortilla con verduras, pescado, mariscos, pollo o carne. Puedes agregar sabor con alguna salsa como guacamole o un chorrito de limón. Por otra parte, si decides agregar queso, elige una cantidad pequeña.Tortilla para la Diabetes

Alternativas saludables a la tortilla de maíz

Una tortilla contra la diabetes de puro maíz y en exceso, puede afectar el nivel de glucosa en la sangre. Por ello, puedes probar utilizar tortillas de trigo o integral. Una tortilla de trigo tiene un índice glucémico de sólo 30. Cada tortilla cuenta como una sola porción de grano entero y puedes usarla en varias recetas.

La tortilla integral puede ser un buen sustituto para la tortilla de maíz. Asimismo, verifica que la tortilla esté preparada con harina 100% integral. Esto puedes verlo en la etiqueta de información nutricional.

Por último, es importante mantenerse alejado de las tortillas de harina regular. Por lo general estas están hechas de harina blanca refinada y tienen altos niveles de azúcar.

Tortilla contra la diabetes Universitaria

Como última parte este artículo, me gustaría mencionar un avance que se ha hecho en cuento a la dieta para la diabetes y las tortillas de maíz.

Estudiantes de la UNAM en México, han desarrollado una nueva tortilla contra la diabetes. La misma cuenta con 25 gramos y con un añadido calórico de 70 kilocalorías. Una tortilla común aporta 100 calorías o más.

Asimismo, la tortilla cuenta con hierro, ácido fólico y otros elementos que la hacen ideal en la dieta. Por otro lado, la tortilla puede causar una sensación de llenura que no ocasiona otra. Esto abre sus posibilidades de uso para personas con sobrepeso.

Estas tortillas contra la diabetes utilizan 2 tipos de fermentación. Esto ayuda a que se duplique su tiempo sin refrigeración y durabilidad.

Esta tortilla plantea ser una opción más económica en la dieta para la diabetes, e inclusive todo tipo de personas. Puedes conseguir más información de esta tortilla siguiendo el siguiente enlace.

Aquí te dejo un vídeo que puedes compartir en redes sociales para ayudar a difundir esta información sobre la tortilla en una dieta diabética.

Tortilla contra diabetes.

 

 

Continue Reading

Alimentación en la diabetes mellitus

Alimentación en la diabetes mellitus

La alimentación es uno de los pilares del tratamiento de la diabetes mellitus, en cualquiera de sus formas. Sin ella es difícil lograr un control metabólico adecuado aunque se utilicen medicamentos hipoglucemiantes de alta potencia o insulina1.

Es importante destacar que no existe una dieta para las personas con diabetes, al contrario, se deben considerar factores como; edad, género, estado nutricional, actividad física, estados fisiológicos y patológicos para cubrir los requerimientos nutricionales de acuerdo a cada caso1.

Objetivos de una alimentación adecuada en la diabetes mellitus

  • Lograr concentraciones de glucosa cercanas a lo normal mediante el tratamiento equilibrado de la ingestión de alimentos, hipoglucemiantes o insulina y actividad física.
  • Proporcionar la energía adecuada para mantener o lograr el peso saludable en los adultos, los índices de crecimiento y desarrollo normales en los niños y adolescentes, el aumento de las necesidades metabólicas durante el embarazo y lactancia o la recuperación en caso de enfermedades. Para los adultos mayores, satisfacer sus necesidades nutricionales y psicosociales.
  • Prevenir y retardar las complicaciones agudas en la diabetes tratada con insulina, como la hipoglucemia, las enfermedades a corto plazo y los problemas relacionados con el ejercicio físico.
  • Prevenir y retardar las complicaciones a largo plazo, como enfermedad renal, neuropatía autónoma, hipertensión y enfermedad cardiovascular2.

Calorías en la alimentación de pacientes con diabetes

El aporte calórico para personas con diabetes mellitus se calcula de acuerdo al  nivel de actividad física, para una persona con un nivel actividad física leve, se recomienda un aporte de 25 kcal por kg de peso corporal al día, ejemplo: si la persona pesa 70 kg se multiplica por 25 kcal, el resultado; 1750 kcal corresponde a  las calorías que debe consumir esa persona al día.

Así mismo; para un nivel de actividad física moderado se recomiendan 30 kcal por kg de peso al día; y en pacientes con desnutrición o con un nivel de actividad física intensa de 45 a 50 kcal por kg de peso al día; revalorándose conforme cambie el nivel de actividad física2.

Carbohidratos en la alimentación de pacientes con diabetes

En relación con la alimentación, los carbohidratos son fundamentales en el control de la glicemia, ya que determinan hasta un 50% la variabilidad en la respuesta glicémica. La recomendación para personas con diabetes es que los carbohidratos deben aportar entre el 50 y 65% de la ingesta calórica diaria, lo que corresponde a valores similares a los recomendados en la población en general2.

Sin embargo, se debe prestar mucha atención en la elección del tipo de carbohidrato, al menos el 66 % debe ser de lenta absorción, como vegetales, cereales integrales y leguminosas; pues estos no dan lugar a elevaciones bruscas de la glicemia después de su ingestión.

Los carbohidratos simples de rápida absorción, como azúcar blanca, miel, bebidas gaseosas y jugos pasteurizados, deberán restringirse, aunque, la Asociación Británica de Diabetes (BDA) recomienda el consumo de 25 g de azúcar al día (alrededor de 5 cucharaditas rasas), que son aproximadamente 5% del total de los carbohidratos, sin embargo, profesionales del área de la nutrición evitan recomendar este consumo por el riesgo que los pacientes se sobrepasen en las raciones3.

Proteínas en la alimentación de pacientes con diabetes

La distribución recomendada por la American Diabetes Association es de 0,8 g por kg de peso corporal al día, con el propósito de disminuir la morbilidad de la nefropatía3. En este caso, se realiza el mismo calculo que se realizó con las calorías, ejemplo; para una persona de 70 kg se multiplica su peso por 0,8 g y se obtiene que debe consumir 56 g de proteínas al día.

El porcentaje de proteínas puede alcanzar 20% en dietas de  2000 calorías o menos y puede descender a 12% a niveles calóricos superiores. El pescado, el pollo, carne magra y los productos derivados de la leche, bajos en grasas, están entre las fuentes proteicas preferidas3.

Grasas en la alimentación de pacientes con diabetes

Las grasas son nutrientes que se necesitan en la dieta porque cumplen funciones importantes dentro del organismo, como son; proveer de energía, transportar vitaminas A, D, E y K, además de servir de protector para el corazón y riñones (crean una capa a su alrededor que los protege de posibles golpes)4.

Sin embargo, no hay que olvidar que aportan 9 calorías por gramo, más de 2 veces el número de calorías tanto en carbohidratos como en proteínas, que tienen 4 calorías por gramo 4. La ingestión dietética recomendada para las grasas es de 30% del total de calorías diarias y se dosifica de acuerdo a los tipos de grasas presentes en los alimentos3

Tipos de grasas en la alimentación de pacientes con diabetes

  • Saturadas: se recomienda que su consumo sea menor al 10% del total de grasas que aporta la dieta3, pues elevan notoriamente el colesterol LDL (colesterol malo) e incrementan el riesgo cardiovascular a largo plazo. En este grupo se encuentran los alimentos de origen animal como: carne de res, cerdo, embutidos, leche y derivados4.
  • Monoinsaturadas: se recomienda que su consumo sea de 13-15% del total de grasas que aporta la dieta3. Entre los beneficios del consumo de este tipo de grasa se encuentran; reducir el colesterol LDL y los triglicéridos (TG), incrementar levemente el colesterol de HDL (colesterol bueno) y reducir el riesgo cardiovascular a largo plazo. Son alimentos ricos en ácidos grasos monoinsaturados el aceite de oliva, girasol y ajonjolí, aguacate y maní4.
  • Poliinsaturadas: se recomienda que su consumo sea menor al 6-7% del total de grasas que aporta la dieta3. Dentro de este grupo se tiene, ácidos grasos poliinsaturadas omega 6; los cuales tienen un efecto discreto de reducción del colesterol LDL; se encuentran en aceite de maíz, soya y algodón. Por su parte, los ácidos grasos poliinsaturados omega 3, tienen un efecto importante de reducción de los TG y un efecto positivo sobre el colesterol HDL; además, disminuyen el riesgo cardiovascular a largo plazo; se encuentran especialmente en la grasa de pescados como el atún, bonito, jurel, sierra, salmón y aceites como el de canola4.

De igual forma también es necesario considerar al colesterol, si bien es cierto que el consumo de colesterol no es el principal determinante del colesterol plasmático, si influye en él, es por eso que  la alimentación debe aportar menos de 200 mg de colesterol por día4.

Básicamente, se puede decir que las grasas son parte importante de su dieta, pero algunos tipos son más saludables que otros. Escoger con mayor frecuencia grasas saludables de origen vegetal en lugar de grasas menos saludables de origen animal, le ayudará a disminuir el riesgo de sufrir un ataque cardíaco, accidente cerebrovascular y otros problemas de salud mayores.

Vitaminas y minerales en la alimentación de pacientes con diabetes

No se han logrado datos concluyentes respecto al beneficio de los suplementos de vitaminas o minerales en personas con diabetes, solo en ciertos grupos, como ancianos, mujeres embarazadas o en período de lactancia, vegetarianos estrictos y aquellos con dietas hipocalóricas, puede ser necesario un suplemento multivitamínico. Las personas con diabetes tienen los mismos requerimientos de vitaminas y minerales que las personas no diabéticas y los pueden cubrir a través de una alimentación saludable5.

Referencias consultadas

  1. Duran, S., Carrasco, E., y Araya, M. Alimentación y diabetes. Nutr Hosp. [Internet] 2012 [31 jul 2018]; 27(4):1031-1036. Disponible en: http://scielo.isciii.es/pdf/nh/v27n4/10_revision09.pdf
  2. Reyes, M., Morales, J., y Madrigal, E. Diabetes. Tratamiento nutricional. Med Int Mex. [Internet] 2009 [31 jul 2018]; 25(6):454-460. Disponible en: http://www.medigraphic.com/pdfs/medintmex/mim-2009/mim096g.pdf
  3. Socarrás, M., Bolet, M., y Licea, M. Diabetes mellitus: tratamiento dietético. Rev Cubana Invest Bioméd. [Internet] 2002 [31 jul 2018]; 21(2): 102-108. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?pid=S0864-03002002000200007&script=sci_arttext&tlng=en
  4. Reyes, F., Pérez, M., Figueredo, E., Ramírez, M., y Jiménez, Y. Tratamiento actual de la diabetes mellitus tipo 2. Correo Científico Médico de Holguín. [Internet] 2016 [31 jul 2018];  20 (1): 98-121. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S1560-43812016000100009
  5. Maham, L., Escott, S., y Raymond, J. Krause dietoterapia. (13ª ed.).España: Elsevier; 2013.
Continue Reading
Salud mental y condiciones psicológicas del paciente diabético.
Fuente: Pixabay.com

Salud mental y condiciones psicológicas del paciente diabético.

Las personas que viven con diabetes tienen un mayor riesgo de sufrir depresión, ansiedad y desórdenes alimenticios. Estas comorbilidades relacionadas a trastornos de la salud mental pueden ser graves si no se tratan a tiempo. Las consecuencias más importantes de la inestabilidad psicológica del paciente diabético son el abandono del tratamiento y la no aceptación del nuevo estilo de vida. Estos dos hechos traen como consecuencia directa la aparición de complicaciones crónicas como ceguera, amputaciones, insuficiencia renal y déficit cognitivo, lo que se traduce en mala calidad de vida y muerte prematura.

Las alteraciones de la salud mental no afectan solo a la persona diabética. La familia y seres queridos más cercanos a estos pacientes suelen sufrir estrés emocional significativo, sin importar la edad que tenga el individuo enfermo o el tiempo de evolución de su patología. La actuación del médico tratante así como el apoyo con especialistas en salud mental es fundamental para el buen manejo del diabético.

Fuente: Pixabay.com

¿Cómo se manifiestan los trastornos mentales en el paciente diabético?

Las alteraciones mentales más frecuentes en las personas que padecen diabetes, ya sea tipo 1 o tipo 2, incluyen:

Depresión

Si bien el concepto de depresión puede variar según la literatura, la mayoría utiliza la definición de desorden depresivo mayor para caracterizar a los pacientes diabéticos deprimidos. Estos presentan baja autoestima, pérdida de interés por las actividades diarias o placenteras y estado de ánimo invasivo.En una revisión realizada por Mary de Groot y colaboradores, publicada en la revista American Psycologist en el año 2016, se hallaron estudios con prevalencia de hasta el 38% de depresión en pacientes diabéticos. Sears y Schmitz, en el mismo año, informaron que ese porcentaje podía elevarse aún más en los adultos mayores.

Ansiedad

Las sensaciones de preocupación, angustia o miedo que caracterizan a los pacientes ansiosos, se presentan más frecuentemente en individuos diabéticos. Ducat, en su estudio del 2015, publica que los pacientes diabéticos tienen un riesgo 20% mayor de sufrir desórdenes ansiosos que las personas sanas y en el caso de las mujeres, ese incremento puede llegar hasta el 31%. La ansiedad, a diferencia de la depresión, suele presentarse al momento del diagnóstico de la diabetes o inmediatamente después.

Desórdenes alimenticios

Los llamados “atracones” o ingesta impulsiva de alimentos, son más habituales en las mujeres diabéticas que en las no diabéticas. Aunque no se tienen datos fehacientes, ese escenario parece reproducirse en los adolescentes u hombres jóvenes que han sido diagnosticados recientemente con diabetes. También son frecuentes las “purgas calóricas” a través de las restricción de insulina, lo que eleva el riesgo de complicaciones agudas de la enfermedad, como la cetoacidosis o el estado hiperosmolar no cetósico.

La anorexia y la bulimia también pueden presentarse en estos pacientes, asociados a una imagen corporal distorsionada. El control glicémico en estos casos se encuentra comprometido, y el riesgo de complicaciones crónicas tempranas, como retinopatía y neuropatías, es altísimo. Muchas personas diabéticos tienden a abusar de los ejercicios físicos y del uso de laxantes para perder peso.

Enfermedades mentales severas

La esquizofrenia, el trastorno bipolar y otros desordenes mentales debilitantes son más frecuentes en pacientes diabéticos. Este fenómeno tiene una prevalencia considerable en los individuos diabéticos con obesidad. La combinación de enfermedad mental y obesidad en las personas con diabetes eleva el riesgo de muerte precoz y enfermedades cardiovasculares entre 150 y 200%, independientemente de la edad, raza o género.

Consecuencias de los trastornos mentales en las personas con diabetes

Si ya de por sí la diabetes produce un importante número de complicaciones, cuando esta se acompaña de trastornos mentales, los resultados son catastróficos. En niños y jóvenes, la presencia de depresión y ansiedad, afecta el control glicémico. En adultos también se incrementan las discapacidades asociadas a la diabetes y la tasa de amputaciones. El número de suicidios en diabéticos con depresión clínica es dos veces mayor que en pacientes sin trastornos metales y hasta 7 veces más que en personas no diabéticas.

Pero las consecuencias no son solo médicas. Se ha calculado que el tratamiento de los pacientes diabéticos con enfermedades mentales es casi cinco veces más costoso que el de los diabéticos sin trastornos de este tipo. Además, el ausentismo laboral y las incapacidades temporales se disparan en estos pacientes.

Fuente: Pixabay.com

Manejo de la comorbilidad diabetes/enfermedad mental

Sartorius, en su estudio publicado por Dialogues in Clinical Neuroscience (Marzo 2018), aporta un dato de vital relevancia: en los países desarrollados, el 92% de los pacientes diabéticos recibe tratamiento regular, pero solo el 51% de aquellos que sufren además un trastorno mental es manejado adecuadamente. Puede evidenciarse que las enfermedades mentales no han sido prioridad en el manejo clínico de la diabetes.

La salud mental de los pacientes con diabetes es muy importante. La cantidad de pacientes que abandona el tratamiento y que no realiza los cambios requeridos en su estilo de vida es alarmante y muchas veces esto se relaciona con estados depresivos o ansiosos. Lo mismo ocurre con los trastornos alimenticios. Es deber del médico tratante diagnosticar y ofrecer tratamiento para estas patologías, siendo la prevención el pilar fundamental en estos casos.

El acompañamiento psicológico temprano del paciente al momento del diagnóstico es positivo. Los controles periódicos con terapeutas e incluso psiquiatras evíta en gran medida la aparición de trastornos mentales graves y si llegas a presentarse, dan la posibilidad de iniciar un tratamiento precoz. No deben obviarse los medicamentos antidepresivos y ansiolíticos si se consideran necesarios, evaluando sus posibles interacciones con los hipoglicemiantes orales y la insulina. Finalmente se debe establecer la conservación de la salud mental como un elemento rutinario en el manejo del paciente diabético, dándole la importancia que merece.

Referencias

  1. De Groot, Mary; Hill-Golden, Sherita y Wagner, Julie (2016). Psychological Conditions in Adults With Diabetes. American Psycologist, 71(7): 552-562.
  2. Sears, Claire y Schimtz, Norbert (2016). The Relationship between Diabetes and Mental Health Conditions in an Aging Population. Canadian Journal of Diabetes, 40(1): 4-5.
  3. Ducat, Lee; Philipson, Louis H. y Anderson, Barbara J. (2015). The Mental Health Comorbidities of Diabetes. Journal of the American Medical Association, 312(7): 691-692.
  4. Sartorius, Norman (2018). Depression and Diabetes. Dialogues in Clinical Neuroscience, 20(2): 47-52.
Continue Reading

Ejercicio físico: ¿cómo hacer una rutina si tienes diabetes?

El ejercicio es una pieza clave para el bienestar de la persona con diabetes, como también lo es la dieta. La diabetes se experimenta a través de un aumento excesivo del nivel de azúcar en la sangre, causada por deficiencia de insulina o resistencia a ésta y el ejercicio puede ayudar a regular esas deficiencias.

¿Cuál ejercicio es bueno para mi?

Cualquier persona que tenga diabetes, sabe que el ejercicio diario contribuye a equilibrar la relación entre insulina y glucosa. Sin embargo, varios estudios demuestran que en países como Estados Unidos, solo el 39 por ciento de las personas con diabetes tipo 2 hacen ejercicios. Esta cifra contrasta con el 58 por ciento de los estadounidenses que no tienen diabetes y realizan ejercicios.

Aunque resulte sorprendente, un ejercicio aeróbico sostenido durante unos 30 minutos al día y repetido unas 3 veces a la semana mejora mucho el desempeño de la persona con diabetes. Esta rutina debe realizarse sin que transcurran más de dos días sin hacer ejercicios. Aunque se trata de una actividad física, es importante que sea de forma moderada, pues el exceso de ejercicios puede alterar los niveles de azúcar en sangre.

Chica yoga PlayaPor otro lado, el ejercicio ayuda también a controlar el peso. La obesidad es un riesgo importante para personas con diabetes tipo 2, así como las caídas por pérdida de equilibrio.

Es por ello que la rutina de ejercicios aeróbicos debe incluir el ejercicio moderado y movimientos para el desarrollo del equilibrio. Esto puede lograrse a través de movimientos puntuales, o también de rutinas algo más complejas como el ejercicio del Tai Chi.

Algunos ejercicios que puedes realizar al terminar de leer este artículo

El mejor tipo de ejercicio para una persona con diabetes es el aeróbico. Este es un grupo muy amplio que pueden incluirse de inmediato en su rutina. Sin embargo siempre es necesario recordar dos cosas. En primer lugar, consultar con su médico tratante y, en segundo lugar, realizarlo de forma incremental, comenzando con menos intensidad.

  1. Caminatas. Para caminar sólo hace falta un par de zapatos y un espacio peatonal con seguridad. No se trata de caminar como quien va de tiendas. Se trata de caminar a paso acelerado a fin de aumentar la frecuencia cardíaca. Este ejercicio puede repetirse tres veces a la semana.
  2. Tai Chi. Este ejercicio milenario de origen chino combina movimientos lentos y relajados que mejora la forma física y reduce el estrés. Por su impacto, contribuye a mejorar el equilibrio y ayuda con la mitigación de otras consecuencias de la diabetes como los del sistema nervioso central.
  3. Ejercicio con pesas. Este ejercicio ayuda a aumentar la masa muscular y ayuda a mantener los niveles de azúcar en sangre. Es por esto que se recomienda incluir ejercicios con pesas en personas con diabetes, dos veces a la semana y con una duración de una media hora en total. Es importante programar un dia de descanso entre los ejercicios con pesas. En cada sesión, haga hasta 10 tipos de levantamiento de mesas, organizando cada serie con 10 repeticiones y haciendo 4 series en total.
  4. Yoga. Este tipo de ejercicios es sumamente útil en la reducción de grasa corporal y mejorar la función nerviosa. Igualmente reduce el estrés diabético y favorece el equilibrio corporal.
  5. Natación. En caso de haber algún tipo de lesión en las articulaciones, la natación puede ser una alternativa para una rutina de ejercicios. Además, la diabetes a veces afecta la sensibilidad en los pies y nadar reduce el riesgo de lesiones en los pies producidas por el trote y las caminatas. Si se utilizan zapatos especiales para la piscina, puede además evitarse resbalones y rasguños en pies.
  6. Bicicleta fija. La bicicleta fija supera cualquier adversidad climática que impida ejercitarse al aire libre. El flujo sanguíneo a las piernas se beneficia de este ejercicio, así como el tratamiento de la obesidad, pues es una actividad que permite quemar muchas calorías.

Quiero construir mi rutina de ejercicios

Nada mejor que construir una rutina para activarse al cien por cien en un plan de ejercicios adaptados a las necesidades de las personas con diabetes. Para hacerlo, recomendamos las siguientes pautas:

  1. Consultarlo con el médico. Que sea el médico tratante quien indique los ejercicios más beneficiosos para su caso, asi como la intencidad
  2. Asuma la responsabilidad para cumplirla. Cualquier herramienta es válida, pero quizas la que más ayuda es apoyarse en gráficos. Por ejemplo, Ud. puede graficar los tipos de rutina, duración, duración y frecuencia. Todo ello a fin de asumir de modo responsable todo lo referido a la rutina.
  3. Asumir metas alcanzables. Estar atentos a lo que el cuerpo va informando. Aunque los médicos recomiendan de 30 a 60 minutos de actividad moderada varias veces por semana, este ejercicio puede realizarse en bloques de 10 o 15 minutos.

Bicicleta parejaEs importante que el comienzo sea pausado y que se utiice la ropa adecuada. Una forma de comenzar la rutina es incluir cualquiera de estos elementos: hacer saltos de tijera, caminar mientras habla por teléfono, preferir el uso de las escaleras aunque haya asensor, estacionarse al final del estacionamiento y caminar, o dejar el autobús varias paradas de nuestro destino para caminar

Más que comenzar, el reto es a mantenerse haciendo ejercicios, sobre todo si no se obtienen resultados de inmediato. En esas ocasiones, puede ser de utilidad alternar entre tipos de ejercicios, conseguir compañía con miembros de su familia, amigos o compañeros de trabajo a hacer ejercicio.

También resulta útil apoyarse en un podómetro para generar motivación al ver resultados de inmediato. Si esta opción se combina con una caminata u otro ejercicio con duración de 10 a 15 minutos varias veces al día, puede llegar a cubrirse la duración estimado de 30 minutos diarios.

Existen muchas actividades que pueden ser incluidas en las rutinas de ejercicios incluidos los estiramiento a Es importante aprender sobre cada actividad y consultar al médico tratando sobre la actividad que sera agregar a su rutina de ejercicios.

 

Continue Reading

¿Papa en la dieta de personas diabéticas?

La papa, aún en personas con diabetes, tiene una presencia muy marcada en nuestras dietas. Pocas veces falta en la mesa en distintas preparaciones: frita, al vapor o en puré. Las consumimos como uno de los acompañantes predilectos de los platos protéicos más fuertes. Sin embargo, cuando hay diabetes, es muy importante conocer las posibilidades para que este producto pueda ser incluido adecuadamente entre los consumidos a diario.

La papa, un visitante habitual en nuestra dieta

La papa es uno de los cultivos más antiguos del planeta, ubicados desde hace unos 10.000 años primero en América del Sur y Central y hoy en todo el mundo. La gran variedad de cepas la ubica como un alimento rico en minerales, vitaminas y potasio, aportando al cuerpo también fósforo, calcio y hierro, y vitaminas como C, A, B1, B3, P, tiamina y niacina.

papas al vapor con pimientos
Papas preparadas al vapor con pimientos

La incorporación de la papa en la dieta de la persona diabética, sin embargo, debe realizarse con mucha atención. Es vital evitar su consumo excesivo y combinarla con un estilo de vida activo y saludable. Ya hemos hablado en otra ocasión, sobre la necesidad de optar por dietas bajas en carbohidratos para personas con diabetes.

Un estudio reciente realizado en Estados Unidos para evaluar a 200 mil consumidores de papa, arrojó luces sobre la incidencia de la papa en el riesgo de presentar diábetes. Dicho estudio mostró un riesgo cercano al 7 por ciento entre las personas que consumían papas entre dos y cuatro veces a la semana, sin importar su preparación. El riesgo aumentaba al 33 por ciento en aquellos casos con consumo de papa de siete veces a la semana ¡con independencia del estilo de vida de los participantes del estudio!

La clave está en el equilibrio.

Entre los componentes de la papa, el almidón es quizás el que representa un impacto mayor para el páncreas. El resto de la dieta resulta crítica pues muchas veces se consume con otros alimentos altos en azúcares y carbohidratos. El estudio mencionado antes, arrojó un 4 por cierto de riesgo entre personas que consumían papas en puré o con mantequilla, y un 20 por ciento de riesgo en pacientes que las consumían fritas. También advierte la necesidad de sustituir en la dieta una parte de la papa consumida por alimentos con fibra como granos enteros o vegetales. Esto puede reducir el riesgo a presentar diabetes hasta un 18 por ciento en pacientes con elevado consumo semanal de este tubérculo.

Para una parte importante de la población mundial, el consumo de papa es parte de su cultura. Cambiar su consumo y su preparación son dos tareas claves. En Suecia, la Universidad de Lund analizó la relación entre la preparación de la papa, los contenidos en hidratos de carbono y los niveles de glucosa en sangre. Los resultados son interesantes con respecto a la diferencia entre comer papas hervidas al momento y hervidas y luego refrigeradas. Aunque el estudio no informa que variedad se usó, o el almidón que poseían, si concluyó sobre la ventaja de consumir las papas al vapor, aderezadas con una vinagreta previa refrigeración.

La batata, un alimento altamente positivo en la dieta de la persona diabética.

Pese a su contenido en carbohidratos, la papa puede estar en la dieta de personas diabéticas. Sin embargo, deben considerarse la porción, la preparación, la variedad de papa y los alimentos a los cuales acompaña. Consumirla en jugos puede estimular el funcionamiento del cerebro, aliviar el reumatismo, reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares y hasta prevenir la formación de cálculos renales. También puede aportar aspectos positivos a personas con diabetes. El jugo de papa se hace pelándolas eliminando puntos verdes y sacando el jugo a través de un extractor de jugos.

batata cocida
Batata rosada preparada al vapor

La batata, o papa dulce es un tubérculo similar a la papa y muy útil en el apoyo a la persona diabética. Entre las variedades de batata hay diferencias de color externo: blanco o amarillento, y de pulpa: blanco, rosado o morado.

Tiene antioxidantes y nutrientes, pero además, son excelentes para regular los niveles de azúcar en sangre, y la resistencia a la insulina. Adicionalmente, son ricas en fibra por lo que ayuda a la digestión y desitoxicación. Su alto contenido en betacaroteno también puede ayudar a prevenir enfermedades como la gota y el asma. Las vitaminas A, D y C apoyan varios sistemas del organismo como el respiratorio y circulatorio. Finalmente, tienen potasio como las papas, siendo positivas para los músculos y tejidos aliviando la frecuencia de hinchazones y calambres.

 

 

Continue Reading

Diabetes: 5 cuidados básicos de la piel en un diabético

Diabetes: 5 cuidados básicos de la piel

¿Qué es la diabetes mellitus?

La diabetes mellitus es una enfermedad en la que se producen desórdenes metabólicos de diferentes orígenes, donde su principal característica es el aumento de glucosa en sangre.

¿ Que cuidados deben tener las personas que padecen esta enfermedad?

Las personas que padecen esta enfermedad deben tener muchos cuidados. El principal de ellos es seguir una dieta baja en hidratos de carbono y medir la glucemia periódicamente. En algunos casos deben seguir un tratamiento con medicamentos por prescripción del médico y visitarlo regularmente para control. Pero de lo que vamos a hablar hoy, es de los cuidados básicos que un paciente debe tener con su piel.

 

La piel y la diabetes

La piel es el órgano más grande del cuerpo humano, recubre órganos y tejidos y otorga protección. Cuando la piel está sana, actúa de barrera contra microorganismos e impide que ingresen al torrente sanguíneo. Esto evita que colonicen y provoquen una infección. Por este motivo es importante saber que recaudos debemos tener con nuestra piel.

Las infecciones de la piel son tratables, a veces sanan rápido cuando nuestras defensas están altas, pero otras pueden tardar incluso varios días, dependiendo del grado de infección. Nuestro cuerpo alberga infinidad de microorganismos por fuera de la piel. Pero si nuestra piel se encuentra sana, es una gran barrera y no logran atravesarla.

Las bacterias se encuentran en cualquier superficie que tocamos, en los billetes, restaurantes, baños públicos, transporte, dentro y fuera de nuestro hogar, etc.. Esto no significa que nos volvamos paranoicos y dejemos de tocar las cosas, sino que seamos conscientes de la higiene de nuestras manos y nuestro cuerpo. Ya que esto ayudará a disminuir las probabilidades de una posible infección.

Si esto sucede en personas sanas, los pacientes que padecen diabetes deben disponer de mas herramientas para el cuidado de su piel. Por eso hablamos con la doctora Elena del Valle Abregú, especialista en dermatología, para saber exactamente que recaudos debemos tomar cuando nos dan un diagnóstico de diabetes.

 

Dra. Abregú, Cuáles son los 5 cuidados básicos que debe tener con su piel una persona diabética?

Cuidado #1

Hidratación. Beber agua es importante para tener una piel hidratada. Para evitar la descamación y el ingreso de microorganismos.

Cuidado #2

Higiene. Aconsejo utilizar un jabón humectante y cremoso para la limpieza del cuerpo. Otros jabones pueden resecar la piel y no lo recomiendo.

Cuidado #3

Humedad. Evitar tener las manos y los pies húmedos. Tener las uñas cortas y secas. Secarse bien las manos ya que los pacientes son propensos a tener candidiasis.

En la humedad los hongos tienen las condiciones necesarias para crecer, y esto se puede evitar secando bien todas las partes del cuerpo.

Cuidado #4

Pies. Cuidado extremo para evitar todas las infecciones y que no haya puertas de entrada de microorganismos. Un rascado, un tropiezo o una herida es una puerta de entrada para que se desarrollen grandes situaciones como una celulitis, por ejemplo. 

Cuidado #5

Dieta. Fundamental para que el paciente tenga controlados los valores de glucemia.  Al ser una enfermedad sistémica hay que complementar con suplementos dietarios y vitaminas en caso de que el paciente lo necesite.

 

Cuáles son las áreas más delicadas a tener en cuenta?

Las partes que realmente se deben cuidar en el paciente diabético sobre todo son los  miembros inferiores como así también los miembros superiores. Porque ellos tienen mucha tendencia a realizar procesos candidiásicos en las uñas de las manos provocando una onixicandidiásica o perionixicandidiásica.

También son muy susceptibles a las infecciones sobretodo provocando forúnculos, foliculitis, todo esto se debe a que hay una lesión a nivel capilar de los vasos sanguíneos de los diabéticos. Esto sucede porque en la piel diabética el nivel de glucosa está aumentado y es un medio de cultivo también para el desarrollo de los hongos.

Deben tener mucho cuidado de los pies porque son pacientes que son propensos a tener estas infecciones y generalmente el gérmen penetra a través de los intertrigos que hay en los pies. El pie de atleta provoca picazón, como consecuencia la persona se rasca por el prurito y esto lastima la piel, lo que genera puertas de entrada a infecciones.

Para conocer más sobre cuidados puedes ir al siguiente enlace:

https://diabetes-salud.org/factores-ambientales-promueven-diabetes/

Continue Reading
Tratamiento a seguir en la diabetes mellitus
Tratamiento

Tratamiento a seguir en la diabetes mellitus

El abordaje de la diabetes mellitus se fundamenta en: 1) Tratamiento médico, 2) Tratamiento nutricional 3) Educación y 4) Actividad física. Es muy importante que el paciente comprenda la importancia de estos aspectos para lograr un buen control metabólico (1).

Tratamiento médico

Posterior a la sospecha o seguido del diagnóstico de diabetes mellitus, es importante asistir a consultas de control con un médico especializado. El médico es quien tiene la capacidad de proporcionar la información necesaria para que el paciente y sus familiares aprendan a:

  • Reconocer los signos y síntomas de la diabetes mellitus.
  • Identificar los signos y síntomas de hipoglicemias e hiperglicemias.
  • Conocer todo lo relacionado con el uso de insulina.
  • Dar a conocer los medios existentes para realizar el autocontrol.
  • Recomendar un programa de ejercicios físicos (1).

Tratamiento nutricional

Seguir un plan de alimentación personalizado, diseñado por un Nutricionista permitirá al paciente llevar una alimentación de acuerdo a sus requerimientos nutricionales, lo que a fin de cuentas, ayudara a mantener los niveles de glicemia estables, armonizara los niveles de insulina y asegurar una distribución constante y equitativa de los carbohidratos (1).

Educación

La educación es esencial para controlar la enfermedad y disminuir las complicaciones. Los programas que modifican estilo de vida, donde se involucra el equipo de salud, el paciente y su red de apoyo, mejoran el control de peso, ayudan a dejar el hábito tabáquico y a aceptar la enfermedad (2).

En este sentido, existen dos modalidades a la hora de impartir educación; de forma individual o grupal, ambas son complementarias y no excluyentes. Básicamente, lo que se busca es mejorar la calidad de vida de los pacientes, elevando su autoestima, modificando su actitud ante la enfermedad y motivando a un cambio de estilo de vida más saludable (1).

Respecto a la educación en grupo, esta permite aprovechar mejor los recursos humanos y enseñar simultáneamente a varios pacientes; tiene como ventaja que le permite al paciente liberar tensión psicológica al comprobar que hay otras personas que tienen la misma enfermedad y deben llevar un estilo de vida similar al de ellos. Por su parte, la educación individualizada permite personalizar el tratamiento según el caso (1).

Actividad física

Debe estimularse la práctica de alguna actividad física, por los efectos beneficiosos que producen al:

  • Mejorar el control metabólico de grasas y carbohidratos.
  • Mejorar la sensibilidad a la insulina (aumentan los receptores de insulina).
  • Aumenta los depósitos de glucógeno.
  • El número de dosis de insulina disminuye y la ingesta calórica puede aumentar.
  • Favorece la obtención y mantenimiento del peso ideal (1).

Los programas de ejercicio físico de intensidad aeróbica y anaeróbica en pacientes con diabetes mellitus tipo 2, motivados y sin complicaciones avanzadas, son eficaces para el mejor control glicémico. Pues se mejora la acción sistémica de la insulina de 2 a 72 horas posterior a la actividad  física, además de aumentar la captación de glucosa por el músculo.

Así mismo, a mayor intensidad de la actividad física, se utilizan más los carbohidratos, lo cual es también es beneficioso. Los efectos de la actividad física de resistencia son; disminuir la glucosa en las primeras 24 horas y a largo plazo, mantener la acción de la insulina, el control de la glucosa, la oxidación de las grasas, y disminuir el colesterol LDL. Asi mismo, si se acompaña de pérdida de peso, es más efectiva para mejorar la dislipidemía; adicionalmente, mejora la depresión (2).

Por ultimo, es necesario destacar que todos los pacientes deben cambiar a corto plazo el hábito sedentario, mediante caminatas diarias. A mediano plazo, la frecuencia mínima deberá ser de 150 minutos a la semana de actividad física aeróbica de moderada intensidad (2).

Referencias consultadas

  1. Centro de Atención Nutricional Infantil de Antimano-CANIA. Nutrición en pediatría. Caracas: CANIA; 2009.
  2. Gil, L., Sil, M., Domínguez, E., Pilar, R. y Medina, J. (2013). Guía de práctica clínica Diagnóstico y tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2. Rev Med Inst Mex Seguro Soc, 51(1): pp.104-19 Disponible en: http://www.redalyc.org/pdf/4577/457745487015.pdf
Continue Reading
Fibra dietética  y diabetes mellitus
Fibra dietética y diabetes mellitus

Fibra dietética y diabetes mellitus

Acabas de recibir el diagnostico de diabetes mellitus y te recomendaron el consumo de fibra dietética, pero… ¿por dónde comenzar?, ¿qué es la fibra?, ¿dónde se consigue?, ¿por qué es importante?.. Todas estas dudas serán  aclaradas en el presente artículo, sigue leyendo…

Comencemos con que la fibra dietética se considera un elemento importante para una nutrición sana, es un hidrato de carbono complejo, por lo general resistente a la digestión y absorción en el intestino delgado. Su función depende de su solubilidad, de allí se deriva la clásica clasificación de acuerdo a su comportamiento en el agua, de este modo se tiene; fibra insoluble y soluble (1) (2).

Dentro de las fibras insolubles, se encuentran la hemicelulosa, celulosa y lignina. La celulosa; aumenta la capacidad de retener agua, el volumen fecal y el numero diario de deposiciones, reduciendo de este modo, el tiempo de tránsito intestinal (importante en prevención y tratamiento del estreñimiento); así mismo, el consumo de celulosa y lignina; favorece la producción de ácidos grasos de cadena corta, lo cual está asociado a una reducción del riesgo de tumores (2).

Por su parte, dentro de la fibra soluble, se tienen las pectinas y gomas. Las pectinas; se unen a minerales, lípidos y ácidos biliares, aumentando su excreción, lo que a fin de cuentas reduce el colesterol sérico. En cuanto que las gomas; dan lugar a la formación de geles, reduciendo de esta forma el vaciado gástrico; retrasan la digestión, el tiempo de tránsito intestinal y la absorción de glucosa. (2).

Beneficios del consumo de fibra en la diabetes mellitus

Estudios epidemiológicos sugieren que las dietas ricas en fibra dietética juegan un papel importante en la prevención y tratamiento de la diabetes mellitus y que este papel es independiente de otros factores de la dieta (3).

Los mecanismos a través de los cuales la fibra podría mejorar el perfil glucémico son: retraso del vaciado gástrico, gracias a sus propiedades viscosas y de absorción de agua a este nivel, retardo en la absorción de hidratos de carbono en el intestino delgado, y alteración en la secreción y sensibilidad de la insulina (3).

De hecho, estudios con alto grado de evidencia ponen de manifiesto este papel beneficioso de la fibra en la diabetes mellitus tipo 1 y 2; y es así como las dietas con un contenido moderado en hidratos de carbono ricos en fibra dietética han demostrado producir un descenso de la glucemia postprandial (después de las comidas) de hasta un 21% con respecto a dietas con un contenido moderado de hidratos de carbono pobres en fibra (3).

¿Qué tipo de fibra dietética es mejor en la diabetes mellitus?

La influencia de la fibra dietética en el control glucémico se ha atribuido principalmente a la fibra soluble debido a sus efectos en el estómago y el intestino delgado. Sin embargo, tanto la fibra soluble como la insoluble han sido asociadas con un aumento de la sensibilidad periférica a la insulina sin haber sido aclarados los mecanismos que lo propician. Entonces, se puede decir que la evidencia no permite establecer con certeza qué tipos de fibra serían los más adecuados en pacientes con diabetes mellitus (3).

Así mismo, la Asociación Americana de Diabetes (ADA) recomienda para los niños mayores de dos años, un consumo de fibra dietética de la cantidad que resulte de sumar 5 g/día a su edad (ejemplo: un niño de cuatro años debería ingerir aproximadamente 9 g de fibra al día), en cuanto que para adultos la recomendación corresponde a 20-35 g/día tanto soluble como insoluble para mantener un mejor control glucémico e insulínico. Por su parte, en los niños menores de dos años y ancianos aún no se dispone de estudios que definan las cantidades idóneas de consumo (4).

¿Cómo se cubren estos  requerimientos de fibra dietética?

Basta con consumir una alimentación variada, donde predomine el consumo de cereales integrales, frutas, vegetales y tubérculos. Así mismo, si actualmente llevas una dieta occidental, es decir, rica en azúcares, grasas animales, almidones refinados y carnes, es muy importante aumentar progresivamente el consumo de fibra dietética para no generar molestias estomacales, de igual forma es necesario mantener una ingestión hídrica adecuada (7-8 vasos de agua al día).

De forma general, la fibra consumida debe tener una proporción de 3/1 entre insoluble y soluble, sin embargo, no es necesario sacar muchas cuentas en este aspecto, pues los alimentos tienen una combinación de ambos tipos de fibra, aunque en algunos predomine una sobre otra. Tal es el caso de alimentos con mayor contenido en fibra insoluble como; la harina de trigo integral, el salvado, guisantes, repollo, vegetales de raíz, cereales y frutas maduras; y alimentos con mayor contenido de fibra soluble son; la avena, cebada, ciruelas, manzanas, fresas, zanahoria, cítricos, judías secas y otras legumbres (4).

Por último, y lo más importante de todo es ¿Qué debo hacer? Por eso te dejamos unas recomendaciones prácticas para tu alimentación diaria:

  • Consumir diariamente 3 raciones vegetales, para considerarse una ración de vegetales se debe consumir 1 taza de vegetales crudos o ½ taza de vegetales cocidos.
  • Consumir diariamente 2 raciones de fruta. Mejor completas que en jugo.
  • Consumir diariamente 6 raciones de cereales en forma de pan, cereales de desayuno, arroz o pasta. Preferiblemente integrales dado el mayor aporte de fibra.
  • Incluir semanalmente 4-5 raciones de legumbres (4).

Referencias consultadas

  1. Incremento en el consumo de fibra dietética complementario al tratamiento del síndrome metabólico. Nutr hosp [Internet] 2018 [Consultado 24 jul 2018]; 35 (3): 582-587. Disponible en: http://revista.nutricionhospitalaria.net/index.php/nh/article/view/1504
  2. Maham, L., Escott, S., y Raymond, J. Krause dietoterapia. (13ª ed.). España: Elservier; (2013).
  3. Sánchez, R., Fuentes, M., Milla, S., Plaza, B., López, L. y Candela, C. Nutr hosp [Internet] 2015 [Consultado 24 jul 2018];31 (6): 2372-2383. Disponible en: nutricionhospitalaria.com/pdf/9023.pdf
  4. Álvarez, E., y Sánchez, P. La fibra dietética. Nutr hosp  [Internet] 2006 [Consultado 24 jul 2018]; 21 (2): 61-72 Disponible en: http://scielo.isciii.es/pdf/nh/v21s2/original6.pdf
Continue Reading

End of content

No more pages to load

Close Menu