Nuevos tratamientos para la diabetes: Semaglutida.
Fuente: Pixabay.com

Los avances en el control farmacológico de la diabetes no se detienen. El último siglo, especialmente las pasadas 4 décadas, han sido una época gloriosa en la investigación acerca de esta enfermedad pandémica. Con la aparición de los hipoglicemiantes orales, las nuevas insulinas y una gama de medicamentos modernos, el manejo del paciente diabético se ha optimizado. Desde el año 2005 se han venido estudiando nuevos fármacos para tratar la diabetes que involucran al receptor del péptido similar al glucagon (GLP-1R). Gracias a estos estudios surge una nueva alternativa terapéutica: la Semaglutida.

Mecanismo de acción y funciones

La Semaglutida es un agonista del receptor del péptido similar al glucagon que se administra por vía oral o subcutánea. Aunque su actividad suene un poco complicada, no es tan difícil de entender. Recordemos que el receptor del péptido similar al glucagon se encuentra en las células Beta del páncreas y al ser estimulado incrementa la síntesis y liberación de la insulina. Esto la hace a través de la vía de la Adenil-ciclasa.

Como es de esperarse, el aumento en la disponibilidad de insulina produce disminución de la glicemia. Debido a este efecto se ha aprobado su uso para el manejo de la diabetes mellitus tipo 2. Pero los investigadores también han encontrado este tipo de receptores en el cerebro. Esto explicaría porqué la Semaglutida también tiene efectos en el control del apetito y es de utilidad para tratar la obesidad. Además existen GLP-1R en el estómago e intestinos, los cuales tienen conexiones neuronales con muchos otros órganos.

El efecto neuroprotector de la Semaglutida, así como de la mayoría de los agonistas GLP-1R, parece mejorar los síntomas de la enfermedad de Huntington. En estudios experimentales realizados en ratones, el uso de agonistas GLP-1R mostró reducción de los síntomas típicos de esta patología: mejoró la función motora, se redujo la acumulación de agregados proteicos, se extendió la esperanza de vida, hubo mejor control de la glucosa y disminuyeron los daños del páncreas y el cerebro.

Posología

La Semaglutida tiene una gran ventaja sobre los medicamentos clásicos para la diabetes: su posología. Este fármaco se utiliza una sola vez por semana, tanto por vía oral como por vía subcutánea. En comparación con los ligandos típicos del GLP-1R, que tienen una vida media de solo minutos, esto le proporciona al paciente mucha facilidad de tratamiento. ¿Cómo logran esta duración? Pues con la modificación de apenas el 6% de la cadena de aminoácidos que componen la droga. Cuando se compara la Semaglutida con los otros estimuladores naturales del GLP-1R, tienen 94% de coincidencia en su composición, pero al cambiar el resto de la molécula, se logra darle muchos días de efecto.

Eficacia, seguridad y eventos secundarios

Múltiples meta-análisis realizados a nivel mundial han logrado probar los efectos positivos del tratamiento con Semaglutida en pacientes con diabetes tipo 2. Estos estudios también demostraron que los riesgos de hipoglicemia y pancreatitis disminuyen con el uso de Semaglutida en comparación con otros agonistas GLP-1R. Además el comportamiento farmacocinético y farmacodinámico es muy predecible, por lo que controlar los efectos del medicamento a nivel sistémico es muy sencillo.

Si bien los riesgos de pancreatitis e hipoglicemia disminuyeron con la Semaglutida, no desaparecieron por completo. Aún siendo un medicamento seguro, no se pueden descartar estos eventos secundarios que pueden ser catastróficos. Los desórdenes gastrointestinales son frecuentes con el uso de la Semaglutida, pero no son clínicamente importantes.

Cuando se administra por vía subcutánea, el sitio de inyección no parece tener importancia en su eficacia. El único factor que aparentemente compromete su funcionamiento es el peso corporal. Sin embargo, si consideramos que la Semaglutida regula el apetito y contribuye a bajar de peso, su utilización en pacientes muy obesos no está contraindicada. Incluso algunos autores lo recomiendan aun cuando su comportamiento pueda ser irregular.

Actualidad

El medicamento Semaglutida ya fue aprobado tanto en Estados Unidos como en Europa para su uso por vía subcutánea y vía oral. En el mercado asiático aún se espera por su autorización, pero la misma no tardará en llegar. En Latinoamérica suele autorizarse si la FDA lo hace, por lo cual su indicación ya ha comenzado.

Semaglutida tratamiento
Fuente: Flickr.com

Actualmente la Semaglutida es manufacturada por la empresa danesa Novo Nordisk bajo el nombre Ozempic. La concentración del medicamento  es de 2 mg por cada 1.5 mL y viene en dos presentaciones:

  • Ampolla precargada que administra 1 mg por dosis.
  • Ampolla precargada regulable que administra 0.25 o 0.5 mg por dosis.

Hasta la fecha, los resultados clínicos con el uso de Semaglutida son alentadores. Su uso para el tratamiento de la diabetes y de la obesidad ha obtenido buenos resultados. Pese a su elevado costo, su indicación se ha popularizado universalmente. Al tener poco tiempo en el mercado, los efectos a largo plazo aún se desconocen. Harán falta nuevos trabajos de investigación en el futuro para determinar si se trata de solo un boom publicitario o de una realidad.

Referencias

  1. Shi, Fang-Hong y colaboradores (2018). Efficacy and Safety of Once-Weekly Semaglutide for the Treatment of Type 2 Diabetes: A Systematic Review and Meta-Analysis of Randomized Controlled Trials. Frontiers in Pharmacology, 9:576.
  2. Carlsson Petri, Kristin Cecilie (2018). Semaglutide s.c. Once-Weekly in Type 2 Diabetes: A Population Pharmacokinetic Analysis. Diabetes Therapy, 9(4): 1533-1547.
  3. McCall, Becky (2018).  PIONEER: Primeros datos de fase 3 de semaglutida oral en la diabetes. American Diabetes Association, recuperado de: espanol.medscape.com

Pedro Salinas

Pediatra y anestesiólogo. Redactor y traductor médico. Universidad de Carabobo/Instituto Venezolano de los Seguros Sociales.
Close Menu