Mitos sobre la diabetes mellitus
Mitos sobre la diabetes mellitus

Los mitos y las barreras tienen un gran valor en la forma de pensar, de percibir y de actuar de una persona con diabetes mellitus tipo 21.

De hecho, son muchas las creencias que existen sobre tratamientos, consumo de alimentos y ejercicios alrededor de la diabetes mellitus, que surgen de la cultura de una comunidad, se fundan en la tradición y se transmiten de generación en generación como verdades absolutas1.

Pero, ¿Qué es un mito?

La palabra mito proviene del griego “mythos”, que significa palabra o historia. Un mito no tiene el mismo significado para todos; en consecuencia, puede generar ambigüedad o contradicción. Es decir, no transmite un mensaje único, claro y coherente1.

¿Cuáles son los mitos más populares sobre la diabetes mellitus?

  1. Mito: La diabetes no es una enfermedad grave.

Realidad: La diabetes causa más muertes al año que el cáncer de seno y el SIDA juntos. Dos de 3 personas con diabetes mueren por una enfermedad cardiaca o derrame cerebral2.

  1. Mito: Las personas obesas o con sobrepeso van a tener diabetes tipo 2.

Realidad: El sobrepeso es un factor de riesgo para tener esta enfermedad, pero otros factores de riesgo también influyen como los antecedentes familiares, raza y edad. Desafortunadamente, muchas personas no le prestan importancia a los otros factores y piensan que el peso es el único factor de riesgo para la diabetes tipo 22.

Ignorando el hecho de que la diabetes mellitus tipo 2 se encuentra también en sujetos no obesos, y muchas personas obesas nunca desarrollan diabetes3.

  1. Mito: Comer demasiados dulces causa diabetes.

Realidad: La respuesta no es tan simple. La causa de la diabetes de tipo 1 son factores genéticos y desconocidos que desencadenan el inicio de la enfermedad; la causa de la diabetes de tipo 2 son factores genéticos y de estilo de vida2.

El sobrepeso aumenta el riesgo de tener diabetes tipo 2, y una dieta rica en calorías de cualquier tipo produce un aumento de peso2.

  1. Mito: La gente con diabetes debe comer alimentos especiales para diabéticos.

Realidad: Un plan saludable de alimentación para personas con diabetes generalmente es igual al plan de comidas saludables de cualquier persona: bajo en grasa saturadas y trans, consumo moderado de sal y azúcar, alimentos con granos integrales, vegetales y frutas2.

La comida para diabéticos y “dietética” en general no ofrece beneficio especial. La mayoría eleva igual el nivel de glucosa en la sangre, usualmente es más cara y puede tener un efecto laxante si tienen alcoholes de azúcar2.

  1. Mito: Si alguien tienes diabetes, solo puede comer pequeñas cantidades de alimentos con carbohidratos como pan, papa y fideos.

Realidad: Los alimentos con carbohidratos son necesarios en un plan de alimentación saludable, pero la clave es el tamaño de la porción. Los panes, cereales, fideos y arroz de grano integral, y las verduras con carbohidratos como las papas, batatas, arvejas y maíz pueden ser parte de sus comidas y meriendas2.

Sin embargo, las indicaciones de un plan de alimentación están a cargo de un Nutricionista, de allí la importación de asistir a consulta nutricional4. Aun así, no dejes de leer nuestro artículo de Alimentación en la diabetes mellitus

  1. Mito: Las personas con diabetes no pueden comer dulces ni chocolate.

Realidad: Las personas con diabetes pueden comer dulces y postres si los comen como parte de un plan de alimentación saludable o en combinación con ejercicio. Estos alimentos no están prohibidos para las personas con o sin diabetes. La clave es comer una porción muy pequeña de dulces y reservarlos para ocasiones especiales, de modo que las comidas se enfoquen en alimentos más saludables2.

  1. Mito: Si usted tiene diabetes de tipo 2 y su médico le dice que necesita empezar a usar insulina, eso significa que no está cuidándose correctamente.

Realidad: Para la mayoría de personas, la diabetes tipo 2 es una enfermedad progresiva. Apenas reciben el diagnóstico, muchas personas con diabetes tipo 2 pueden mantener la glucosa en la sangre en un nivel saludable sin medicamentos orales. Pero con el tiempo, el cuerpo gradualmente produce menos insulina, hasta que llega un punto en que los medicamentos orales no bastan para mantener la glucosa dentro de niveles normales. El uso de insulina para mantener la glucosa en la sangre en un nivel saludable es positivo, no algo negativo2.

  1. Mito: La fruta es un alimento saludable. Por lo tanto, se puede comer todo lo que se le antoje.

Realidad: La fruta es un alimento saludable. Contiene fibra, vitaminas y minerales. Pero también, contienen carbohidratos y se deben contar dentro del plan de comidas. Para ello, sera el Nutricionista quien indique la cantidad, frecuencia y tipos de frutas que deben comer2.

Nuestra recomendación

Según Elliot P. Joslin: “El diabético que más sabe, es el que más vive”. Desafortunadamente la charlatanería ha influido en el manejo de la diabetes mellitus y no es raro leer en los periódicos ciertos anuncios que aseguran tener la curación para la diabetes o batidos mágicos que sustituyen el consumo de alimentos reales5.

Es importante que las personas se eduquen acerca de su enfermedad, pero con fuentes de información confiable. No se debe dejar que los mitos sustituyan al saber científico, pues algunos de estos son el resultado de suposiciones y por lo tanto, muy riesgosas para la salud.

Referencias consultadas

  1. García, M., Pinto, D., y Valadez, N. La diabetes, mi familia y yo. 2014. Disponible en: http://www.cir.uady.mx/principal/documentos/diabetes.pdf#page=31
  2. American Diabetes Association. Mitos sobre la diabetes. 2015. Disponible en: http://www.diabetes.org/es/informacion-basica-de-la-diabetes/mitos/?loc=db-es-slabnav
  3. Maham, L., Escott, S., y Raymond, J. (2013). Krause dietoterapia. (13ª ed.). Elsevier: España.
  4. Centro de Atención Nutricional Infantil de Antimano-CANIA. Nutrición en pediatría. Caracas: CANIA; 2009.
  5. Creencias sobre su enfermedad, hábitos de alimentación, actividad física y tratamiento en un grupo de diabéticos mexicanos. Archivos en Medicina Familiar, 2007. 9 (2) 80-86. Disponible en: http://www.medigraphic.com/pdfs/medfam/amf-2007/amf072c.pdf

Liliana Vanesa Amezquita Escorche

Nutricionista y dietista - Universidad de Los Andes.
Cerrar menú