Los Deportes Extremos y La Diabetes

Los deportes extremos pueden ser practicados por personas con diabetes de forma cuidadosa y con el seguimiento adecuado. De aquí que muchas personas con Diabetes tipo 1 practican deportes de alto impacto como una forma sostenible de controlar su metabolismo.

Los deportes extremos agrupan disciplinas como benji, jumping, columpio paracaidismo, escalada de montaña o en muro artificial y ciclismo de montaña entre otras. Por las exigencias propias de esta práctica, se requiere un manejo adecuado de la insulina durante este ejercicio físico.

Adrenalina versus azúcar.

La relación entre adrenalina y azúcar en el ejercicio de deportes extremos incide en los niveles de insulina. Por lo general, en deportes extremos se liberan grandes cantidades de adrenalina y la persona con diabetes debe cuidarse mucho al respecto.

Quienes practican deportes extremos y tienen diabetes, deben tener precaución para atender cualquier cambio precipitado de azúcar en sangre. Por ello, debe requerirse ajustar la dosis de insulina de la bomba o tener a la mano una inyección de insulina de acción rápida al terminar la actividad. En estos casos, conocer al organismo y su funcionamiento es muy útil. Una persona con diabetes puede distinguir entre una bajada de azúcar en sangre y una subida de adrenalina. Esto es muy importante para ir ajustando de modo progresivo la actividad física y los suplementos requeridos para realizarla de forma segura.

Rappel

Deportes extremos y los deportes de aventura

Los deportes extremos son actividades que exigen esfuerzo intensivo. Puede ser por la intensidad del ejercicio en corto periodo de tiempo, o por la demanda del ejercicio a realizar, si este va a ser prolongado.

Adicionalmente, varios deportes de naturaleza plantean circunstancias en las cuales lluvias torrenciales o exposición a animales salvajes, alteran también los niveles de azúcar en sangre. Por ello, es importante que la persona con diabetes no realice deportes extremos o de aventura en solitario. La compañía de otra persona que esté atenta al desempeño de la persona con diabetes es de gran ayuda para cumplir el cometido de realizar la actividad física sin afectar el delicado equilibrio orgánico.

En la preparación está la clave.

Por otro lado, sea que realice deportes extremos o de aventura, nunca deje de estar preparado. Lleve consigo comida extra, algunas dosis adicionales de insulina, jeringas y otros suministros. Si utiliza una bomba de insulina, asegúrese de llevar una unidad de repuesto así como una batería.

Como para el manejo de la diabetes, también es importante mantenerse animado y sin temores. La sola participación en eventos deportivos y de aventura ya es aliciente para mantenerse enfocados, animados y no caer en depresiones. Sin embargo, es importante tener en cuenta los escollos que puede enfrentar la persona con diabetes en su participación en estas actividades.

Snow board

Por lo tanto, el control estricto de los niveles de azúcar en sangre ayuda al atleta a garantizar su rendimiento. La diabetes por si sola no debe ser una limitante. Pero  debe garantizarse que el cuerpo cuente con los insumos suficientes para responder a la gran demanda de energía que tendrá el cuerpo durante el ejercicio.

Finalmente, la realización de deportes extremos por parte de personas con diabetes debe ser supervisada con atención por el médico tratante. A pesar de ello, si una persona diabética quiere realizar algún deporte extremo, debe evaluar de modo estricto cómo esta actividad afectará su equilibrio y los niveles de azúcar en sangre. Una vez que esta evaluación haya sido realizada, deben prepararse todos los elementos requeridos para atender cualquier emergencia durante la realización de la actividad. Resulta especialmente importante no sólo prever medicamentos sino incluir provisiones de alimentos, primeros auxilios y, sobre todo, agua.

 

Close Menu