La diabetes y los tratamientos de Belleza
Fotografía cortesía de Pexels.com

La diabetes es una enfermedad metabólica en la que el cuerpo no puede regular adecuadamente los niveles de azúcar en la sangre, pues hay fallas en su organismo que afectan a órganos como el páncreas y también a su proceso regulador. Entre las consecuencias de la diabetes, los vasos sanguíneos se estrechan debido a los altos y sostenidos niveles de azúcar en la sangre, por lo que es muy frecuente que las personas con diabetes padezcan mala circulación y lenta cicatrización

Por eso, si padeces diabetes, es bueno que tengas en cuenta que puedes realizarte la mayor parte de los tratamientos de belleza disponibles en el mercado. Sin embargo, es muy necesario que, como paciente diabetes deberás extremar las precauciones en aquellos tratamientos que tengan un alto riesgo de causarte heridas o daños con sangrado, por ejemplo, en especial por el problema que enfrentan las personas diabéticas con el la coagulación de la sangre.

En este post te mostraremos algunos aspectos que es muy necesario consideres al momento de realizarte cualquier tratamiento de belleza, y también para que sepas cómo escoger qué tratamiento realizarte y cómo escoger el centro donde te lo realizarás.

Fotografía cortesía de Pexels.com

¿Qué tipos de tratamientos de belleza puede hacerse la persona diabética?

Una persona con diabetes no tiene por qué ser descuidada con su cuidado físico, pero sí debe extremar las precauciones con algunos tratamientos de belleza que quiera realizarse. Es probable que algunos tratamientos de piel le causen irritación o resequedad en su rostro o que algún procedimiento con cera le lesione al punto de maltratarla.

Por eso, a continuación te indicamos algunos tratamientos que puedes realizarte si padeces diabetes y cuáles aspectos debes tener en cuenta para hacerlos del modo mas seguro posible.

Pedicure y manicure

De todos los tratamientos de belleza, la pedicura es quizás la que representa un riesgo mayor para la persona con diabetes. La persona que realice el tratamiento debe considerar que la diabetes puede provocar neuropatía y, por tanto, una persona que vaya a realizarse un tratamiento de pedicure, puede presentar daños a los nervios sensoriales en manos y pies.

Fotografía cortesía de Pexels.com

Igualmente, las uñas encarnadas de los dedos de los pies y los talones agrietados son muy comunes. En ambos casos deben extremarse las precauciones pues, incluso si la pedicura se la hace usted mismo, puede causarse daños importantes si las uñas están muy cortas, si hay un corte o, incluso, el agua de remojo está demasiado caliente, abriendo la piel a posibles infecciones que luego pueden ser de difícil manejo y curación.

Para aliviar una condición de neuropatía en extremidades, puede ayudar un masaje realizado de forma muy suave. Esto es lo que ayuda a mantener el color normal de la piel del pie. Un masaje también puede ayudar con la piel agrietada a fin de estimular los nervios y evitar que las bacterias entren en las grietas. Le sugerimos preferir hidratantes ricos en vitamina E y otros aceites como el de coco y el de aguacate, pues ayudan a hidratar la piel.

Fotografía cortesía de Pexels.com

Masajes y tonificación muscular

Los masajes en el cuerpo son muy útiles para mejorar la tonificación muscular, la circulación y el tono de la piel. El masaje regular también puede ayudar a reducir la ansiedad, los dolores de cabeza, la depresión, el estrés laboral y la ira, por lo tanto, podría ayudar a regular la glucosa en sangre. Un masaje administrado de forma correcta, puede incidir en el aumento de la insulina en suero sanguíneo, disminuyendo así potencialmente los niveles de glucosa en sangre en personas con diabetes tipo 1. Quizás no notes cambios significativos recién comienzas la actividad física. Pero en estos casos, los masajes pueden suponer también una forma de hacer gimnasia pasiva.

Hay algunas sugerencias básicas que deberás tener en cuenta para asistir a una sesión de masaje o de tonificación muscular:

  • Es importante que no programe un masaje durante el pico de su actividad de insulina. Por ejemplo, si te inyectas insulina de acción intermedia en el desayuno, no deberías programar un masaje antes de transcurridas unas ocho horas de la aplicación. Si, por el contrario, utiliza insulina de acción rápida, puede programar el masaje en unas tres horas después de la inyección.
  • Es importante que cuando reserve su tratamiento, informes a quienes se lo aplicarán, que padeces diabetes para que puedan ajustar el tratamiento a aplicar a tu afección. Esto es especialmente cierto pues, según el tipo de diabetes que tenga y, además, según el tipo de insulina que se utilice, el masaje para la diabetes puede inducir hipoglucemia.

Cera

Cuando se trata de la depilación con cera, el principal problema que enfrentan los clientes que padecen diabetes es el riego de sufrir una herida durante el procedimiento y que el practicante esté en condiciones de atenderla. De producirse una herida durante el proceso de aplicación de la cera, lo que puede significar para el cliente es hacerlo más susceptible a una infección. Si, además, tienes algún daño vascular o alguna neuropatía considera que eso aumenta tu riesgo frente al tratamiento con cera.

Es importante no aplicar la cera con una alta temperatura, además de usar una cera suave recomendada para pieles sensibles. Recuerda a quien te aplicará el tratamiento, tener un especial cuidado de la piel durante el tratamiento, y asegúrate que te muestra todo lo que necesitas incluso los cuidados posteriores adecuados.

Fotografía cortesía de Pexels.com

Exfoliaciones y otros tratamientos para el cuidado de la piel

El cuidado de la piel cobra particular importancia en las personas con diabetes: la piel se hace más frágil y esto puede conducir a generar sequedad y producir brotes. El colágeno de la piel se destruye y se produce la glicación, ocasionada por el alto nivel de azúcar en la sangre, ya que la escasa insulina secretada por el páncreas resulta insuficiente para metabolizar el volumen de glucosa que circula en el cuerpo.

Debido a la condición tan delicada de la piel de las personas con diábetes, los tratamientos faciales de belleza deben ser cuidadosamente diseñados. Por otro lado, los masajes faciales aplicados con mucha fuerza pueden dañar la piel y hacer que los vasos sanguíneos se inflamen aún cuando el tratamiento se aplique sólo con la presión de las yemas de los dedos.

Al ser una enfermedad sistémica, la diabetes afecta todo el cuerpo, y la piel no es una excepción. Es probable que una un tercio de las personas con diabetes manifiesten un trastorno cutáneo causado por la diabetes en algún momento de sus vidas. Te damos a continuación algunas ideas para que tengas en cuenta para tu cuidado personal.

  • Un buen cuidado de tu piel comienza por mantener tu diabetes bien controlada. Evita los altos niveles de glucosa porque eso resecará tu piel y la hará vulnerable a las bacterias dañinas y también el riesgo de infección.
  • No tomes baños ni duchas muy calientes, porque si tu piel está seca un baño caliente o de burbujas no va a mejorarla. Es bueno que consideres utilizar jabones hidratantes para mejorar la condición seca de su piel y, después de la ducha, utiliza una loción humectante, evitando colocarla entre los dedos de los pies. Los hongos entre los dedos de los pies, favorecidos por una condición de humedad, pueden generar una situación riesgosa para la persona con diabetes. Igualmente, debes prevenir la resequedad de la piel evitando rascarte y manteniéndola hidratada. Si en donde vives hay fuertes cambios de temperatura, puedes probar a mejorar las condiciones de tu hogar humidificando un poco el ambiente.
  • Así como te recomendamos utilizar en el cuerpo jabones suaves, es importante también que utilices champús suaves. En el caso de tu higiene femenina, no es recomendable que no utilices aerosoles y que estés muy atenta a consultar un dermatólogo si observas cualquier cambio brusco en tu piel que no puedas controlar, en especial si se ubican en los pies. Las personas que padecen diabetes son propensas a no percibir heridas en sus pies pues la neuropatía diabética comienza afectando las extremidades inferiores y una de las primeros aspectos afectados es la sensibilidad.
Fotografía cortesía de Pexels.com

¿Eres profesional en un centro de belleza? Te indicamos cómo ofrecer un buen servicio.

Todas las personas, con independencia de alguna afección de salud que puedan padecer, tienen la posibilidad de realizarse tratamientos de belleza. Sin embargo, es importante que tanto quien padece la condición como quien le practicará el tratamiento, conozca qué preguntas hacer y qué información aportar a los clientes. Queremos facilitarte la tarea como esteticista o como cliente de un centro de belleza, contándote de algunas preguntas que debes hacer al aplicar un tratamiento, por ejemplo, de depilación a clientes con diabetes:

  • Te recomendamos que, al dar la bienvenida a nuevos clientes en tu negocio, le facilites un formulario impreso donde podrás recabar un grueso importante de información que será de mucha utilidad en la aplicación de, por ejemplo, el tratamiento de depilación. En este formulario, que te recomendamos hagas llenar a todos los clientes, podrás saber si un cliente tiene una enfermedad metabólica como la diabetes, facilitándote la preparación de todos los productos y técnicas a aplicar.
  • Debes saber que hay varios tipos de diabetes distintos: tipo 1, cuando una persona necesita ser tratada con insulina; tipo 2, que puede ser controlada con una dieta saludable y ejercicio; y tipo 3, que es temporal y puede ocurrir sólo durante el embarazo. Esta información básica te permitirá determinar la gravedad de la enfermedad y podrás determinar con ello, qué técnicas y productos podrías aplicar. Por ejemplo, los pacientes con diabetes de tipo 2 pueden tener un tratamiento de depilación sin problemas, deberás extremar las precauciones en el caso de las personas con diabetes tipo 1, ya que éste es el caso más grave de diabetes.
  • Es importante que tengas información acerca de si el médico tratante autorizó o no el tratamiento de belleza solicitado. Por eso, te sugerimos que, especialmente en el caso de la diabetes tipo 1, solicites esta información a tus clientes.
  • Infórmate sobre qué qué tipos de ceras puedes utilizar según el tipo de diabetes de tus clientes. Ten en cuenta que, desde el punto de vista estético, el principal problema cuando se depila a clientes con diabetes es el riesgo a no cicatrización de heridas, por pequeñas que sean. Por eso, la temperatura, la calidad y la forma de aplicación de la cera será crucial en la generación de una situación de riesgo para el cliente. Te sugerimos que utilices ceras corporales suaves que se derritan a baja temperatura, y también te sugerimos que pruebes el producto en tu piel primero para asegurarse de que la temperatura sea la correcta. Ten a la mano productos para tratar la inflamación o hinchazón posterior al tratamiento de depilado, de modo de poder utilizarlo oportunamente.

Esperamos que, siguiendo estos consejos puedas realizar un tratamiento de belleza de forma más consciente y, por tanto, de forma también más respetuosa con tus clientes y su salud.

Cerrar menú
Cerrar panel