Frutas y Diabetes: ¿Cuáles consumir y cuáles no?

Las frutas son parte indispensable en la dieta de cualquier persona con diabetes. En este post te hablaremos sobre su importancia y los pros y contras de utilizar algunas frutas como parte de la dieta diaria en los casos en los que se padezca diabetes.

Hablemos del azúcar ¿Qué es el índice glucémico?

La diabetes es una afectación orgánica que altera el mecanismo a través del cual el cuerpo procesa el azúcar. Es por ello que la dieta de una persona con diabetes requiere mucha atención a fin de lograr un balance positivo de azúcares con base en el índice glucémico de cada alimento. El índice glucémico (IG) es una clasificación de los alimentos del 1 al 100 con base en la rapidez con la que dicho alimento eleva los niveles de azúcar en sangre. Así, los alimentos con índice glucémico más cercano al 100 son loas que se absorben con mayor rapidez y, por tanto, aquellos que elevan los niveles de azúcar de modo más rápido.

Otro valor que debe tener en cuenta la persona con diabetes al momento de organizar su dieta es la carga glucémica (CG). Este valor considera la cantidad de carbohidratos que hay en una porción de comida más el IG de cada alimento. Cualquier dieta de una persona con diabetes deberá buscar combinar alimentos con IG bajo y poca cantidad en azúcares a fin de controlar los niveles de azúcar en sangre apoyada en una dieta sana.

Cuando hablamos de frutas, siempre pensamos en azúcar. Sin embargo, nos sorprenderá saber que muchas de las frutas que habitualmente consumimos tienen IG bajo, mientras que combinaciones con almidones con sumidas junto con verduras tienen un índice glucémico más alto. Igual ocurre con alimentos con alto contenido en carbohidrato que requieren una cocción prolongada.

Comparativamente hablando, las frutas no afectan tanto al equilibrio nutricional y de azúcar en sangre de la persona diabética, como lo haría una mala combinación de carbohidratos con otros alimentos. De hecho, diversos estudios han demostrado que el consumo frecuente de frutas ayuda a reducir el riesgo de padecer diabetes tipo 2. Es por ello que se aconseja incluirlas en la dieta de la persona con diabetes, siempre considerando, claro está, cualquier otra condición adicional como una alergia a determinadas frutas.

¿Qué frutas consumir?

Diabetes y Frutas
Las fresas son una muy buena opción para la persona con diabetes.

Ya hemos dicho que toda persona diabética debe incluir en su dieta la fruta y privilegiar aquellas que se absorban de forma más lenta. Muchas frutas tienen, además de una alta carga de nutrientes, componentes adicionales como la fibra que resultan de mucho beneficio para el organismo.

Adicionalmente, tengamos en cuenta que algunos alimentos como berenjenas, aguacates y tomates no son consideradas como frutas aunque sus caracteristicas alimenticias indiquen lo contrario. Por ello, deben también incluirse en la dieta de la persona con diabetes, favoreciendo su equilibrio.

El siguiente grupo de frutas es ideal en cualquier dieta de personas con diabetes pues tiene un IG entre 10 y 55:

  • manzanas
  • aguacates
  • plátanos
  • frutos del bosque (frambuesas, cerezas)
  • toronja
  • uvas
  • kiwi
  • nectarinas
  • naranjas
  • duraznos
  • peras
  • ciruelas (no ciruelas pasas)

Otras frutas como las que se mencionan a continuación, tienen un IG medio entre 56 y 69:

  • melón dulce
  • higos
  • papaya (lechoza)
  • piña

Finalmente, frutas como la sandía (patilla) con un IG alto pueden ser incluidas en la dieta de una persona con diabetes con mucha moderación.

¡Me aburre consumir frutas siempre en la misma forma!

Además de su IG, un factor muy importante a considerar en la inclusión de las frutas en la dieta de la persona con diabetes es su preparación. La reparación afecta mucho la forma en que la fruta incide en los niveles de azúcar en sangre. Evidentemente un jugo de frutas con azúcar añadida es nocivo para los niveles de azúcar en sangre, y por otro lado, las frutas frescas o congeladas son mejores que aquellas enlatadas, procesadas tipo frutos secos o envasadas en jugo.

Aunque ahorre tiempo de preparación, lo cierto es que el cuerpo absorbe las frutas procesadas con mucha mayor rapidez, provocando niveles altos de azúcar con mayor rapidez, al tiempo que los productos procesados suelen tener menos contenido vitamínico y de fibra.

Algunas preparaciones como los llamados smoothies, al elaborarse con base en combinaciones con frutas, verduras y otros alimentos con IG alto, continenen un alto porcentaje de azúcar, absorbiéndose de un modo más rápido por el organismo, lo cual es perjudicial para el manejo de los niveles de azúcar en sangre.

No cabe duda de que la fruta es beneficiosa para la salud de la persona con diabetes porque le permite sentir saciedad y retarda la absorción de azúcar. Sin embargo, la ingesta de fruta debe combinarse con una adecuada ingesta de fibra. Altas cantidades de fibra en la alimentación también ayudan a retardar la absorción de azúcar, y esto puede lograrse consumiendo frutas con piel y pulpa.

Adicionalmente, una dieta alta en contenido de frutas y verduras reducen el riesgo de obesidad, afecciones del corazón enfermedades éstas que tienen, a su vez, una relación directa con la diabetes tipo 2.

 

 

 

 

 

Cerrar menú