Fibra dietética  y diabetes mellitus
Fibra dietética y diabetes mellitus

Acabas de recibir el diagnostico de diabetes mellitus y te recomendaron el consumo de fibra dietética, pero… ¿por dónde comenzar?, ¿qué es la fibra?, ¿dónde se consigue?, ¿por qué es importante?.. Todas estas dudas serán  aclaradas en el presente artículo, sigue leyendo…

Comencemos con que la fibra dietética se considera un elemento importante para una nutrición sana, es un hidrato de carbono complejo, por lo general resistente a la digestión y absorción en el intestino delgado. Su función depende de su solubilidad, de allí se deriva la clásica clasificación de acuerdo a su comportamiento en el agua, de este modo se tiene; fibra insoluble y soluble (1) (2).

Dentro de las fibras insolubles, se encuentran la hemicelulosa, celulosa y lignina. La celulosa; aumenta la capacidad de retener agua, el volumen fecal y el numero diario de deposiciones, reduciendo de este modo, el tiempo de tránsito intestinal (importante en prevención y tratamiento del estreñimiento); así mismo, el consumo de celulosa y lignina; favorece la producción de ácidos grasos de cadena corta, lo cual está asociado a una reducción del riesgo de tumores (2).

Por su parte, dentro de la fibra soluble, se tienen las pectinas y gomas. Las pectinas; se unen a minerales, lípidos y ácidos biliares, aumentando su excreción, lo que a fin de cuentas reduce el colesterol sérico. En cuanto que las gomas; dan lugar a la formación de geles, reduciendo de esta forma el vaciado gástrico; retrasan la digestión, el tiempo de tránsito intestinal y la absorción de glucosa. (2).

Beneficios del consumo de fibra en la diabetes mellitus

Estudios epidemiológicos sugieren que las dietas ricas en fibra dietética juegan un papel importante en la prevención y tratamiento de la diabetes mellitus y que este papel es independiente de otros factores de la dieta (3).

Los mecanismos a través de los cuales la fibra podría mejorar el perfil glucémico son: retraso del vaciado gástrico, gracias a sus propiedades viscosas y de absorción de agua a este nivel, retardo en la absorción de hidratos de carbono en el intestino delgado, y alteración en la secreción y sensibilidad de la insulina (3).

De hecho, estudios con alto grado de evidencia ponen de manifiesto este papel beneficioso de la fibra en la diabetes mellitus tipo 1 y 2; y es así como las dietas con un contenido moderado en hidratos de carbono ricos en fibra dietética han demostrado producir un descenso de la glucemia postprandial (después de las comidas) de hasta un 21% con respecto a dietas con un contenido moderado de hidratos de carbono pobres en fibra (3).

¿Qué tipo de fibra dietética es mejor en la diabetes mellitus?

La influencia de la fibra dietética en el control glucémico se ha atribuido principalmente a la fibra soluble debido a sus efectos en el estómago y el intestino delgado. Sin embargo, tanto la fibra soluble como la insoluble han sido asociadas con un aumento de la sensibilidad periférica a la insulina sin haber sido aclarados los mecanismos que lo propician. Entonces, se puede decir que la evidencia no permite establecer con certeza qué tipos de fibra serían los más adecuados en pacientes con diabetes mellitus (3).

Así mismo, la Asociación Americana de Diabetes (ADA) recomienda para los niños mayores de dos años, un consumo de fibra dietética de la cantidad que resulte de sumar 5 g/día a su edad (ejemplo: un niño de cuatro años debería ingerir aproximadamente 9 g de fibra al día), en cuanto que para adultos la recomendación corresponde a 20-35 g/día tanto soluble como insoluble para mantener un mejor control glucémico e insulínico. Por su parte, en los niños menores de dos años y ancianos aún no se dispone de estudios que definan las cantidades idóneas de consumo (4).

¿Cómo se cubren estos  requerimientos de fibra dietética?

Basta con consumir una alimentación variada, donde predomine el consumo de cereales integrales, frutas, vegetales y tubérculos. Así mismo, si actualmente llevas una dieta occidental, es decir, rica en azúcares, grasas animales, almidones refinados y carnes, es muy importante aumentar progresivamente el consumo de fibra dietética para no generar molestias estomacales, de igual forma es necesario mantener una ingestión hídrica adecuada (7-8 vasos de agua al día).

De forma general, la fibra consumida debe tener una proporción de 3/1 entre insoluble y soluble, sin embargo, no es necesario sacar muchas cuentas en este aspecto, pues los alimentos tienen una combinación de ambos tipos de fibra, aunque en algunos predomine una sobre otra. Tal es el caso de alimentos con mayor contenido en fibra insoluble como; la harina de trigo integral, el salvado, guisantes, repollo, vegetales de raíz, cereales y frutas maduras; y alimentos con mayor contenido de fibra soluble son; la avena, cebada, ciruelas, manzanas, fresas, zanahoria, cítricos, judías secas y otras legumbres (4).

Por último, y lo más importante de todo es ¿Qué debo hacer? Por eso te dejamos unas recomendaciones prácticas para tu alimentación diaria:

  • Consumir diariamente 3 raciones vegetales, para considerarse una ración de vegetales se debe consumir 1 taza de vegetales crudos o ½ taza de vegetales cocidos.
  • Consumir diariamente 2 raciones de fruta. Mejor completas que en jugo.
  • Consumir diariamente 6 raciones de cereales en forma de pan, cereales de desayuno, arroz o pasta. Preferiblemente integrales dado el mayor aporte de fibra.
  • Incluir semanalmente 4-5 raciones de legumbres (4).

Referencias consultadas

  1. Incremento en el consumo de fibra dietética complementario al tratamiento del síndrome metabólico. Nutr hosp [Internet] 2018 [Consultado 24 jul 2018]; 35 (3): 582-587. Disponible en: http://revista.nutricionhospitalaria.net/index.php/nh/article/view/1504
  2. Maham, L., Escott, S., y Raymond, J. Krause dietoterapia. (13ª ed.). España: Elservier; (2013).
  3. Sánchez, R., Fuentes, M., Milla, S., Plaza, B., López, L. y Candela, C. Nutr hosp [Internet] 2015 [Consultado 24 jul 2018];31 (6): 2372-2383. Disponible en: nutricionhospitalaria.com/pdf/9023.pdf
  4. Álvarez, E., y Sánchez, P. La fibra dietética. Nutr hosp  [Internet] 2006 [Consultado 24 jul 2018]; 21 (2): 61-72 Disponible en: http://scielo.isciii.es/pdf/nh/v21s2/original6.pdf

Liliana Vanesa Amezquita Escorche

Nutricionista y dietista - Universidad de Los Andes.
Close Menu