Dientes: ¿Cómo debe cuidarlos una persona con diabetes?

Los dientes son parte fundamental de la salud, como parte del aparato digestivo. Es por ello que la salud e higiene bucal son aspectos de consideración para cualquier persona y aún más para personas con diabetes tipo 2.

Estudios recientes demuestran que una adecuada salud bucal asegura un control más efectivo en los niveles de azúcar en sangre. Esto supone que la relación entre diabetes y dientes es bidireccional, pues también la diabetes aumenta el riesgo de sufrir afecciones en las encías conocidas como periodontitis. En uno de los estudios mencionado, realizado por investigadores de la Universidad de Barcelona, se demostró que luego de 3 meses de controles profundos de sarro y placa en dientes y raíz de pacientes con diábetes, se experimentaron reducciones importantes en los niveles de glucosa en sangre en ayunas, todo ello favorecido por la reducción de las bacterias orales.

Afecciones en dientes más frecuentes en personas con diabetes

Tener diabetes y no realizar una adecuada higiene bucal puede favorecer la aparición de problemas dentales. Una de las principales consecuencias es afecciones en las encías como la periodontitis y la gingivitis, favorecidas por problemas de circulación y resequedad bucal derivados de la diabetes.

La caries es también frecuente en personas con diabetes producto de la interacción de almidones y azúcares con las bacterias de la boca y la formación de placa. Si los niveles de azúcar y almidón en sangre son elevados, mayor será la presencia de almidones y azúcares en la saliva y, por tanto mayor también el riesgo de desarrollar placa pues la diabetes afecta también la capacidad del organismo de combatir las bacterias.

Cuidado Dientes Diabéticos
Un cepillo suave y una crrema dental con flúor pueden ayudar a mejorar el ciudado dental.

Una simple gingivitis mal tratada puede derivar en una periodontitis. Esta enfermedad es muy grave en especial porque puede afectar no sólo el tejido blando de la encía sino también el hueso que sujeta a los dientes conduciendo a su caída. Entre quienes padecen diabetes, la periodontitis resulta más severa porque la diabetes afecta la resistencia del cuerpo a infeciones y retrasa su proceso de cura.

Es por ello que la persona con diabetes debe incrementar la atención a su higiene bucal y, sobre todo estar atenta a síntomas como dolor o sangrado de encías así como mal aliento, pues estos síntomas pueden ser advertencias de algún problema de mayor gravedad. En personas con diábetes, la higiene bucal no puede ser menos exhaustiva que el cuidado de la piel.

Diabetes y cuidado dental: Guía para una boca sana

Para prevenir cualquier problema, es imprescindible cepillarse con esmero los dientes y usar hilo dental por lo menos dos veces al día, asi se reducirá la presencia de bacterias en las encías. También es muy útil utlizar enjuague bucal evitando aquellos que contengan alcohol. También es necesario el chequeo odontológico cada 6 meses, indicándole al dentista que se padece diábetes.

Al cepillarse es necesario utilizar un cepillo dental de cerdas suaves junto con una crema dental que contenga fluoruro. Es necesario evitar frotar con fuerza o de modo que pueda irritar las encías. Es bastante probable que un cepillo eléctrico pueda ayudar, así como cambiarlo cada tres meses y permanecer atentos a cualquier problema o irritación que se observe en las encías, dolor o dientes algo flojos.

Finalmente, recuerde que fumar aumenta el riesgo de problemas en los dientes. Si fuma y acaban de diagnosticarle diabetes, es hora de dejar de fumar.

 

 

 

 

Close Menu