Diabetes Information

Tratamientos alternativos para la diabetes

Existe un conjunto de tratamientos alternativos para la diabetes. Éstos agrupan una serie de terapias al margen de la medicina convencional. Se conocen como alternativos y complementarios, según si su uso se hace en conjunto o como sustitución a los tratamientos médicos convencionales.

Dada la preeminencia de la medicina convencional sobre otras formas de atender la diabetes, el uso de tratamientos alternativos siempre causa polémica. Uno de las principales críticas es por la supuesta interacción entre las hierbas utilizadas y los medicamentos convencionales. Sin embargo, alrededor de un 7% de los pacientes con diabetes tipo 1 o diabetes tipo 2, no revelan a sus médicos tratantes el uso de tratamientos alternativos.

Tipos de tratamientos alternativos para la diabetes.

Los tratamientos alternativos y complementarios para el tratamiento de la diabetes, se enfocan en el uso de hierbas y la aplicación de terapias mente-cuerpo. Estas opciones agrupan desde el uso de determinados alimentos hasta el uso de tratamientos físicos para reestablecer el equilibrio de la glucosa en sangre. A continuación describimos algunos de los más utilizados.

Dieta y ejercicio.

Una dieta equilibrada y un adecuado nivel de ejercicio corporal son piezas clave en el sostenimiento del equilibro de azúcar en sangre. Por ello, con frecuencia, ambos aspectos son incluidos como parte del tratamiento de las personas con diabetes.

Se recomienda realizar unos ejercicios de moderada intensidad, como levantamiento de pesas, utilización de bandas o ligas de resistencia. Debería incluirse unas tres (03) horas de actividad física de moderada a intensa por semana. El ejercicio ayuda a reducir la presión arterial y los niveles de azucar en sangre. Sin embargo, las personas con diabetes tipo 1 tienen un riesgo más alto de sufrir desequilibrios con el azucar durante el ejercicio.

Hierbas y suplementos.

Estas son consideradas los tratamientos alternativos más populares para la diabetes. Se utilizan bajo recomendación de familiares o personas conocidas. Es muy importante informar al médico tratante sobre su uso pues algunos suplementos pueden interactuar con los medicamentos que usted está tomando.

hierbas utilizadas en la diabetes
Algunas hierbas utilizadas por personas con diabetes

A continuación, algunos de los suplementos y las hierbas más utilizadas por personas con diabetes:

  1. El Aloe vera (también conocido como sábila). Se considera que tiene incidencia en la reducción de azúcar en sangre en ayunas, sin embargo es importante considerar también sus efectos secundarios como el efecto laxante.
  2. La Espinaca, el brócoli y las papas. Tienen un alto contenido en ácido alfa-lipoico que es un antioxidante. Este componente puede ayudar a tratar el daño que se conoce como neuropatía diabética, que es una afección del sistema nervioso presente en pacientes diabeticos.
  3. La Canela, cuyas evaluaciones no son concluyentes pero que se asocian con el balance de la insulina y la glucosa.
  4. El ajo, cuyo efecto sobre el colesterol y los niveles de presión arterial son dos de los aspectos por los cuales más personas recomiendan su uso.
  5. El Ginseng, aunque es recomendado por muchas personas para aplicar en personas con diabetes, lo cierto es que hay evidencias en estudios clínicos que muestran su interacción con otros medicamentos, en especial con los anticoagulantes.
  6. Gimnema silvestre (gimnema), también conocida como el “destructor de azúcar”, se recomienda su uso como hipoglucemiantes. Por ello es importante su uso cuidadoso para los casos de diabetes tipo 1.
  7. El magnesio está presente en alimentos como los granos enteros y las verduras de hojas verdes. Hay evidencia de la relación entre bajos niveles de magnesio y la aparición de diabetes. Por ello, incrementar el consumo de magnesio a través de productos saludables como los mencionados arriba parece ser una buena opción.
  8. Los ácidos grasos omega-3 presentes en alimentos como el salmón, los frutos secos como las nueces y las semillas de soya, pueden ayudar a reducir tanto los triglicéridos como afecciones cardíacas.

No parece haber evidencia de que su uso beneficie a personas con diabetes. Sin embargo, se recomienda el consumo de alimentos ricos en ácidos grasos para prevenir enfermedades cardiovasculares asociadas con la diabetes. Hay estudios clínicos que muestran una incidencia mayor de diabetes en personas con dietas no vegetarianas. De allí que se sugiera enfocar la dieta en alimentos como: legumbres, verduras, granos enteros y frutos secos, pues permite reducir el colesterol y controlar los niveles de azúcar en sangre.

Enfoques de mente y cuerpo

Las personas con diabetes tienen un riesgo mayor de sufrir de depresión, estrés y ansiedad. Esto impacta de forma negativa en la capacidad para controlar los niveles de azúcar en sangre. Los enfoques mente-cuerpo pueden ayudar a las personas a restituir su equilibrio a través del control del estrés.

acupresion en la palma de la mano
La acupresión puede ayudar a liberar el estrés en personas con diabetes

Entre estas terapias, destacan:

  1. Aromaterapia. Consiste en oler aceites esenciales para inducir la relajación. Algunos estudios han encontrado evidencias de la reducción de la presión arterial sistólica al olerse aceites esenciales como el fenogreco, la canela, el comino y el orégano.
  2. Meditación. El uso adecuado de la meditación puede ayudar a aliviar el estrés. Bien sea que se base en la repetición de un mantra o en ejercicios de respiración, esta práctica puede ayudar a reducir la existencia del estrés.
  3. Acupuntura consiste en insertar pequeñas agujas en puntos estratégicos de la piel. Es una práctica China ancestral que se sustenta en la búsqueda de reconducir los flujos de energía a lo largo del cuerpo. En personas diabeticas con neuropatías, la acupuntura puede ayudar a reducir el dolor.
  4. Acupresión es una práctica de medicina alternativa que se basa en la presión sobre puntos estratégicos del cuerpo, con expectativas de producir resultados similares a los de la acupuntura. La acupresión y los masajes pueden ayudar a aliviar la tensión muscular y mejorar la circulación.

Cómo aconsejar a los pacientes con diabetes sobre los tratamientos alternativos.

Los tratamientos alternativos no buscan curar la diabetes sino, sobre todo, hacer más llevadera esta condición. Vista la sospecha de su interacción con los tratamientos convencionales, es importante que informe a su médico sobre cualquier terapia alternativa aunque lo esté utilizando de modo complementario.

Además de ello, es muy importante que le notifique los motivos por los cuales lo hace. Esto permite alimentar de información suficiente al médico tratante, a fin de que pueda realizar cualquier cambio o ajuste en su tratamiento primario de tipo convencional, al tiempo que fomentará la comunicación entre su médico y usted.

Continue Reading

Factores de Riesgo de la Diabetes | Causas de la Diabetes

Hoy descubriremos los factores de riesgo de la diabetes y sus consecuencias. Es importante conocer los riesgos para evitar estar juntos durante mucho tiempo y convertirse en una persona diabética.

Por otro lado, si eres una persona diabética, este artículo te ayuda a evitar grandes riesgos y a corregir hábitos que te pueden afectar.

Puedes visitar este artículo si te interesa conocer más acerca de la diabetes y como el sueño la afecta.

¿Qué aumenta el riesgo de la diabetes?

Primero que todo, hay tres tipos principales de la enfermedad: tipo 1, tipo 2 y diabetes gestacional. Con los tres, el cuerpo no puede producir ni usar insulina.

Una de cada cuatro personas con diabetes no sabe que la tiene. Eso equivale a alrededor de 7 millones de estadounidenses. ¿Puedes ser uno de ellos? Siga leyendo para ver si tu riesgo de tener diabetes es alto y si estás en presencia de factores de riesgo de diabetes.

Factores de Riesgo de la Diabetes

Causas y factores de riesgo de la diabetes tipo 1

Este tipo generalmente comienza en la infancia. Su páncreas deja de producir insulina. Usted tiene diabetes tipo 1 de por vida. Las principales cosas que lo conducen son:

  • Historial familiar. Si tiene parientes con diabetes, es probable que también la tenga. Cualquier persona que tenga una madre, padre, hermana o hermano con diabetes tipo 1 debe ser revisado. Un simple análisis de sangre puede diagnosticarlo.
  • Enfermedades del páncreas. Pueden disminuir su capacidad de producir insulina.
  • Infección o enfermedad. Algunas infecciones y enfermedades, en su mayoría raras, pueden dañar el páncreas.

Riesgo de diabetes Tipo 2

Si tienes este tipo, tu cuerpo no puede usar la insulina que produce. Esto se llama resistencia a la insulina. El tipo 2 generalmente afecta a adultos, pero puede comenzar en cualquier momento de su vida. Las principales cosas que lo conducen son:

  • Obesidad o sobrepeso. La investigación muestra que esta es una razón principal para la diabetes tipo 2. Debido al aumento de la obesidad entre los niños de EE. UU y en el mundo. Este tipo afecta a más adolescentes.
  • Intolerancia a la glucosa. La prediabetes es una forma más leve de esta afección. Se puede diagnosticar con un simple análisis de sangre. Si lo tienes, hay grandes posibilidades de que tenga diabetes tipo 2.
  • Resistencia a la insulina. La diabetes tipo 2 a menudo comienza con células resistentes a la insulina. Eso significa que el páncreas tiene que trabajar muy duro para producir suficiente insulina para satisfacer las necesidades de su cuerpo.
  • Origen étnico. La diabetes ocurre con mayor frecuencia en hispanos / latinos, afroamericanos, nativos americanos, asiáticoamericanos, isleños del Pacífico y nativos de Alaska.
  • Diabetes gestacional. Si tenía diabetes mientras estabas embarazada, tenías diabetes gestacional. Esto aumenta las probabilidades de contraer diabetes tipo 2 más adelante en la vida.
  • Estilo de vida sedentario.  Haces ejercicio menos de tres veces a la semana.
  • Historial familiar. Tienes un padre o hermano que tiene diabetes.
  • Sindrome de Ovario poliquistico. Las mujeres con síndrome de ovario poliquístico (SOP) tienen un riesgo más alto.
  • Edad. Si tienes más de 45 años y tiene sobrepeso o si tienes síntomas de diabetes, hable con su médico sobre una prueba de detección simple.

También puedes leer: Síntomas de la Diabetes en Niños

Riesgo de la Diabetes durante el embarazo

La diabetes cuando hay embarazo afecta aproximadamente el 4% de todos los embarazos en EE. UU. Es causada por las hormonas que produce la placenta o por muy poca insulina. El nivel alto de azúcar en la sangre de la madre causa un alto nivel de azúcar en la sangre en el bebé. Eso puede conducir a problemas de crecimiento y desarrollo si no se trata. Los factores de riesgo que pueden conducir a la diabetes gestacional incluyen:

  • Obesidad o sobrepeso. Libras adicionales pueden conducir a la diabetes gestacional.
  • Intolerante a la glucosa. Tener intolerancia a la glucosa o diabetes gestacional en el pasado lo hace más propenso a contraerla nuevamente.
  • Historial familiar. Si un padre o hermano ha tenido diabetes gestacional, es más probable que lo tenga.
  • Edad. Cuanto más viejo eres cuando estás embarazada, mayores son tus posibilidades.
    Origen étnico. Las mujeres no blancas tienen una mayor posibilidad de desarrollarlo.

Riesgo de la Diabetes Embarazo

Diabetes avanzada y sus consecuencias

Hipoglucemia

La hipoglucemia es bajo nivel de glucosa en la sangre (azúcar en la sangre). Es posible que baje la glucosa en sangre, especialmente si está tomando insulina o un medicamento con sulfonilurea (los que hacen que su cuerpo produzca insulina durante el día). Con estos medicamentos, si come menos de lo normal o se está más activo, su nivel de glucosa en sangre puede bajar demasiado.

Otras causas posibles de hipoglucemia incluyen ciertos medicamentos (por ejemplo, la aspirina, reduce el nivel de glucosa en sangre si toma una dosis de más de 81 mg) y demasiado alcohol (el alcohol evita que el hígado libere glucosa).

Los signos y síntomas de la hipoglucemia son fáciles de reconocer:

  • Latidos rápidos
  • Transpiración
  • Blancura de la piel
  • Ansiedad
  • Entumecimiento en los dedos de las manos, los pies y los labios
  • Somnolencia
  • Confusión
  • Dolor de cabeza
  • Habla fluida

Síndrome Hiperglicemico

El síndrome hiperglicemico es muy raro, pero debes conocerlo y saber cómo manejarlo si se produce. Se produce cuando el nivel de glucosa en sangre sube demasiado, y si no lo trata, puede causar la muerte.

Complicaciones macrovasculares: el corazón, el cerebro y los vasos sanguíneos

La diabetes tipo 2 también puede afectar a los vasos sanguíneos grandes, causando que la placa eventualmente se acumule y potencialmente conduzca a un ataque cardíaco, accidente cerebrovascular o bloqueo del vaso en las piernas (enfermedad vascular periférica).

Para prevenir la enfermedad cardíaca y el derrame cerebral como resultado de la diabetes, debes tratar bien la diabetes, pero también debe tomar decisiones saludables para el corazón en otras áreas de su vida: no fume, mantenga la presión arterial bajo control y preste atención a tu colesterol

Malos hábitos Diabetes

Más Factores de Riesgo de la Diabetes

Además de los mencionados con anterioridad. Hay más factores de riesgo que pueden ocasionar diabetes que se incluyen en nuestro estilo de vida cotidiana.

En este sentido, el estrés, los estados anímicos y no alimentarse correctamente pueden ser agentes detonantes de la diabetes. Para prevenir estos factores de riesgo, es aconsejable mantener un estilo de vida saludable, entretenerse y evitar la rutina que, de vez en cuando, puede asentarse en el día a día.

Por último, aquí te dejamos este artículo de alimentos que te pueden ser útiles para combatir la diabetes o prevenirla, desde una tortilla de maíz hasta postres para diabéticos.

Esperamos que te haya sido útil nuestro artículo, ahora conoces los factores de riesgo de la diabetes.

Hasta pronto!

Factores de Riesgo diabetes-salud

Continue Reading
¿Es la diabetes una enfermedad cardiovascular? Nuevas tendencias clínicas.
Fuente: Pixabay.com

¿Es la diabetes una enfermedad cardiovascular? Nuevas tendencias clínicas.

Numerosos investigadores médicos se han desvinculado de la tendencia clásica de hablar de diabetes como una enfermedad endocrinológica y han decidido bautizarla ya como una patología cardiovascular. ¿A qué se debe esta decisión? Existen varias razones para ello, pero la más importante radica en el hecho de que prácticamente todas las complicaciones crónicas de la diabetes se deben a las alteraciones en el sistema cardiovascular, sobre todo a las lesiones de la microvasculatura sistémica.

Esto no significa que deje de manejarse como una enfermedad multifactorial. En lo absoluto. Quienes defienden este nuevo movimiento afirman que el manejo de la diabetes sigue siendo complejo e involucra un sinfín de especialidades, pero priorizan lo que más daño hace. Los datos estadísticos en este sentido son contundentes: alrededor del 70% de los pacientes diabéticos fallecen por complicaciones relacionadas con el aparato cardiovascular y casi todas las alteraciones permanentes en las personas diabéticas tienen este mismo origen. Solo las complicaciones agudas, como la cetoacidosis y los desequilibrios hidroelectrolíticos, pueden considerarse aparte de la esfera cardiovascular, pero estas no tienen una alta tasa de letalidad cuando se manejan adecuadamente.

Por otra parte, los mejores conocimientos y tratamientos en la actualidad han ocasionado una mayor sobrevida de los pacientes diabéticos. Esto no puede considerare como algo negativo, pero al sumarle la vejez a la ya complicada fisiopatología de la diabetes, la posibilidad de alteraciones cardiovasculares se multiplica. Recordemos que uno de los factores de riesgo no modificables para estas enfermedades es la edad avanzada. Por todo lo antes mencionado, parece esta una oportunidad invaluable para que desarrollemos este tema.

La diabetes mellitus como enfermedad cardiovascular

Profundizando en el tema estadístico, condición fundamental en los estudios de salud pública, los hallazgos son sobrecogedores. Se estima que 415 millones de personas, casi el 9% de la población mundial, sufre de diabetes. Este número puede incrementarse aun más debido a la subestimación del diagnóstico y análisis estadísticos pobres en ciertos países. Cerca de 50% de las personas con diabetes (algo más de 200 millones de individuos) presentan complicaciones cardiovasculares asociadas a dicha enfermedad.

Alrededor de las dos terceras partes de las muertes en personas diabéticas se deben a infartos agudos del miocardio (IAM), insuficiencia cardiaca congestiva y enfermedades cerebrovasculares (ECV), predominantemente isquémicas. Tan solo en Estados Unidos se estima que los fallecimientos por causas cardiovasculares representan más de 1.000 por cada 100.000 diabéticos y se vincula indirectamente con otras 90.000 muertes. Además existe un dato trágico pero a la vez curioso: la mortalidad asociada a enfermedades cardiovasculares en adultos mayores diabéticos es 50% más alta en mujeres que en hombres.

No es descabellado entonces que muchos estudiosos de la diabetes comiencen a tratarla básicamente como una enfermedad cardiovascular. La neuropatía, nefropatía y retinopatía de la diabetes son causadas también por las lesiones microvasculares que sufren los nervios, riñones y ojos respectivamente. Por ello surge la inevitable y obvia pregunta: ¿a qué se debe la enfermedad cardiovascular en la diabetes?

Factores de riesgo cardiovascular y diabetes

Si bien los fenómenos fisiopatológicos que generan la enfermedad macrovascular son diferentes a los de la enfermedad microvascular, estos últimos son los más importantes en cuanto a las complicaciones definitivas de la diabetes. Entre estos factores asociados a la enfermedad microvascular se incluyen:

Fuente: Pixabay.com

Aterogénesis

La ateroesclérosis aumenta en la diabetes mellitus así como en la obesidad y en el síndrome metabólico. Múltiples mecanismos se asocian con este hecho, como la hipertensión arterial, dislipidemias, angiogénesis exagerada y toxicidad por insulina. Ha ganado mucha importancia últimamente la presencia de ácidos grasos poliinsaturados en sangre, debido a una mala dieta, motivo por el cual la misma debe revisarse de forma constante en los diabéticos.

Inflamación

Los reactantes de fase aguda, como la proteína C reactiva, el factor de necrosis tumoral y el interferón gamma se encuentran elevados en los eventos coronarios de cualquier persona, pero especialmente en aquellos que sufren de diabetes. Todos ellos representan mal pronóstico posterior. De allí que se crea que la inflamación juega un rol fundamental en la aparición de enfermedad cardiovascular en los diabéticos.

Hiperglicemia

Se conoce desde hace algún tiempo que los niveles elevados de glicemia en sangre se relacionan con el riesgo de enfermedad cardiovascular, tanto macro como microscópica. De hecho, el control glicémico ha demostrado disminuir francamente las probabilidades de sufrir un infarto o una enfermedad cerebrovascular en personas diabéticas.

Hipertensión arterial

De causas muy variadas, como la nefropatía y la insulinorresistencia, su importancia en la aparición de enfermedades microvasculares está más que comprobada.

Otros factores

  • Dislipidemias
  • Hipercoagulabilidad
  • Obesidad
  • Alteraciones del óxido nítrico
  • Presencia de moléculas de adhesión

Aprendizajes recientes y conclusiones

Las más recientes y osadas investigaciones proponen que la diabetes, en su inicio, podría tratarse de una enfermedad vascular que con los años conduce a hiperglicemia y afectación cardiovascular establecida. Esto no descarta las teorías genéticas y autoinmunes acerca del origen de la diabetes, pero obligan a revisar la visión actual sobre la misma y su manejo.

Sin importar cual tendencia represente a los médicos involucrados en el tratamiento del paciente diabético, es necesario enfocarse en la esfera cardiovascular y el control de la glicemia. Si no se logran mantener valores de azúcar en sangre dentro de la permitido, todos los demás esfuerzos por cuidar al paciente serán inútiles. Queda mucho por aprender e investigar, pero que se comience a pensar en la diabetes como una enfermedad cardiovascular, no únicamente por sus complicaciones sino incluso por su origen, parece ser razonable.

Referencias

  1.  Leon BM, Maddox TM. Diabetes and cardiovascular disease: Epidemiology, biological mechanisms, treatment recommendations and future research. World Journal of Diabetes. 2015; 6(13):1246-1258. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC4600176/
  2. Corbatón Anchuelo, R; Cuervo Pinto, M; y Serrano Ríos, M. La diabetes mellitus tipo 2 como enfermedad cardiovascular. Revista Española de Cardiología. 2007; 7(A):9-22. Disponible en: http://www.revespcardiol.org/es/content/articulo/13101386/
  3. Candido R, Srivastava P, Cooper ME, Burrell LM. Diabetes mellitus: a cardiovascular disease. Current Opinion in Investigational Drugs. 2003; 4(9)1088-1094. Resumen disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/14582453
  4. American Heart Association. Cardiovascular Disease and Diabetes. Heart.org [internet]. Última revisión 2015. Disponible en: http://www.heart.org/en/health-topics/diabetes/why-diabetes-matters/cardiovascular-disease–diabetes
Continue Reading

Camu Camu: La Fruta Que Podría Ayudar a Combatir la Diabetes

¿Conoces el Camu Camu? Se ha demostrado que esta fruta exótica cultivada en la selva amazónica acelera el metabolismo. Asimismo, reduce el aumento de peso.

Los investigadores canadienses creen que el Camu Camu se puede utilizar para ayudar a combatir la obesidad y la diabetes tipo 2. Sin embargo, basados en los hallazgos, se requerirá más investigación para apoyar esta teoría.

¿Que es el Camu Camu y como ayuda contra la Diabetes?

Camu Camu Dieta

El camu camu es una fruta nutricional que puede influir positivamente en las bacterias intestinales. Está lleno de polifenoles, compuestos que pueden beneficiar la salud y pueden jugar un papel en la reducción del peso y la mejora de la resistencia a la insulina.

También tiene altos niveles de antioxidantes. Contiene de 20 a 30 veces más vitamina C por cada 100 gramos que el kiwi.

Un equipo de investigación de la Facultad de Medicina de la Universidad de Laval en Canadá quería investigar más a fondo los beneficios de esta fruta de color púrpura rojizo. Su prueba incluyó dos grupos de ratones a los que se les dio una dieta alta en calorías y alta en azúcar durante ocho semanas. Pero a la mitad de los animales también se les dio extracto de camu camu todos los días durante el transcurso del estudio.

Los resultados mostraron que los ratones que recibieron el extracto de camu camu ganaron un 50% menos de peso que el grupo que no recibió el extracto. También hubo mejoras significativas en la resistencia a la insulina, los niveles de azúcar en la sangre y la inflamación intestinal.

Se cree que la baya amazónica podría aumentar el metabolismo, incluso durante los períodos de descanso, por lo que podría ayudar a fomentar la pérdida de peso. Incluso, podría hacer innecesario ciertas intervenciones quirúrgicas para diabéticos.

Contras del Camu Camu

A pesar de los efectos positivos que la fruta ha proporcionado en el ensayo, la fruta puede ser un elemento dietético difícil para las personas con riesgo de diabetes o las personas con diabetes existente. Algunas frutas contienen más azúcar que otras, por lo que a menudo se requiere moderación con frutas más altas en carbohidratos. 

Esto quiere decir que aún son recomendables otros alimentos.

Si bien el efecto del extracto de camu camu ha demostrado ser prometedor en el estudio con ratones, aún se desconoce si se observaron efectos significativos en humanos.

Tabla Nutricional del Camu Camu

El Camu camu se puede encontrar en ambientes pantanosos y húmedos. Los árboles suelen tener entre 10 y 16 pies de altura. Las bayas del árbol camu camu se parecen a las cerezas, y los árboles pueden producir hasta 26 libras de fruta por año.

Algunos nutrientes clave de camu camu incluyen los siguientes:

  • Vitamina C
  • Potasio
  • Magnesio
  • Manganeso
  • Cobre
  • Aminoácidos (serina, leucina y valina)
  • Carotenoides (luteína, betacaroteno y zeaxantina)

El contenido de vitamina C de Camu camu es excepcionalmente alto, haciendo que esto sea lo más notable de la fruta. Dependiendo de la madurez, las bayas pueden contener hasta 60 veces la cantidad de vitamina C que una naranja. Asimismo, no se ha estudiado si su consumo puede alterar el sueño o alguna función del cuerpo.

Beneficios para la Salud del Camu Camu

 

Con todos estos nutrientes combinados en una pequeña baya, camu camu complementa las dietas saludables de una persona diabética.

  • Excelente fuente de antioxidantes: Gracias a la cantidad masiva de vitamina C en camu camu, la baya es rica en antioxidantes. Estos trabajan con su cuerpo para proteger contra el daño de moléculas.
  • Mejora el rendimiento físico: la combinación de nutrientes en el camu camu es útil para aumentar la energía. Además, los aminoácidos leucina y valina son compatibles con los músculos sanos, mejorando el rendimiento físico general.
  • Ayuda contra el cáncer: se ha identificado una variedad de toxinas ambientales comunes como agentes causantes de cáncer. Afortunadamente, una alimentación saludable puede mitigar parte del daño. Los antioxidantes son útiles para prevenir y tratar muchas formas de cáncer.
  • Apoya la presión arterial saludable: se ha demostrado que la combinación de vitamina C y minerales esenciales en camu camu relaja eficazmente los vasos sanguíneos. Esto contribuye a una presión arterial saludable.

Quizás te interese leer: Postres para Diabéticos Fáciles de Preparar

  • Mejora la salud cardiovascular: el potasio en camu camu es importante para la salud del corazón. Posee propiedades antioxidantes y antiinflamatorias. Protege contra la aterosclerosis, también conocida como “endurecimiento de las arterias”.
  • Ayuda a perder peso: los estudios demuestran que la vitamina C reduce los niveles de cortisol. Esto está directamente relacionados con la forma en que el cuerpo almacena la grasa. Los niveles más bajos de cortisol significan una reducción del almacenamiento de grasa. De esta forma se produce la pérdida de peso.
  • Reduce el riesgo de diabetes: se ha demostrado que el manganeso tiene un impacto directo en la diabetes. Ayuda a reducir el riesgo para aquellos que aún no han desarrollado la enfermedad. También reduce las complicaciones para quienes ya tienen diabetes.

Ahora ya conoces los beneficios del Camu Camu y como podría ayudar con la diabetes. También debes estar atento a los síntomas de la diabetes en niños y adultos para evitar males mayores. No olvides seguirnos en nuestras redes, hasta pronto!Camu Camu Dieta Diabetes

Continue Reading
Debut diabético ¿En qué consiste?
Fuente: Pixabay.com

Debut diabético ¿En qué consiste?

No se trata de la presentación pública de las jóvenes de la alta sociedad ni el estreno de algún artista o deportista en el ámbito profesional. No. Se trata de la aparición súbita de la sintomatología diabética en muchos pacientes. Se entiende por “debut” a la primera vez que una persona  acude a la emergencia presentando un cuadro clínico compatible con diabetes mellitus descompensada, el cual es especialmente dramático en los pacientes pediátricos con diabetes tipo 1.

El debut diabético no se limita exclusivamente a la población pediátrica. Ni siquiera tratándose de diabetes mellitus tipo 1. Aún cuando se le conocía como diabetes juvenil por su alta incidencia en niños y adolescentes, muchos adultos jóvenes, por encima de los 30 años de edad, son diagnosticados con este cuadro. El comienzo de los síntomas y la severidad de los mismos dependerán de múltiples factores que se describen a continuación.

Etapas del desarrollo de la Diabetes Mellitus tipo 1

Aunque la diabetes es conocida desde la antigüedad y son miles los estudios que se han llevado a cabo para entenderla, su patogenia no ha sido aclarada totalmente. Durante los últimos 45 años los investigadores decidieron asumir un hecho fundamental que ha colaborado enormemente en el entendimiento de la enfermedad: su heterogeneidad. Los factores que influyen en la génesis de la diabetes son muchísimos y es la suma de ellos y sus distintas variantes lo que determina su momento de aparición.

Son al menos 4 las fases o etapas en las que se puede dividir la patogenia de la diabetes mellitus tipo 1, a saber:

  1. Predisposición genética o herencia
  2. Evento desencadenante o gatillo de la destrucción de las células beta del páncreas
  3. Anormalidades autoinmunes
  4. Fracaso metabólico en el control de la glicemia

Predisposición genética o herencia

La ciencia ha demostrado el rol protagónico de los genes en la aparición de la diabetes. El 95% de los pacientes blancos que padecen diabetes tipo 1 expresan ciertos genes en el cromosoma 6 que son escasos en el resto de la población. Asimismo se han detectado alteraciones en el cromosoma 11, el cual codifica la síntesis de insulina, y en los cromosomas 2 y 14, que codifican las cadenas de las inmunoglobulinas.

Sin embargo, como se mencionó antes, no solo la genética es responsable de la diabetes. Estudios realizados en mellizos con riesgo genético idéntico para desarrollar diabetes, demostraron que la aparición de la enfermedad difería mucho en tiempo y severidad y que eran los factores ambientales los que privaban en estos casos. Esto da pie a que se analicen las otras condicionantes que actúan en el debut diabético.

Eventos desencadenantes o gatillo

Los agentes disparadores suelen ser esos factores ambientales que ejercen su acción sobre la persona genéticamente vulnerable para que se inicie la destrucción de las células beta del páncreas. Este fenómeno debe considerarse como un proceso autoinmune y ser tratado como tal. En definitiva, previo al debut diabético, debe ocurrir un evento desencadenante.

¿Cuáles son estos factores relacionados directamente con la diabetes? Se han descrito infecciones por virus que modifican los antígenos normales de las células beta y al volverse diferentes, el cuerpo las ataca como si se tratasen de un elemento enemigo. Esto ocurre también con la ingesta de algunos medicamentos, alimentos y contacto con toxinas exógenas como venenos de insectos.

Anormalidades inmunológicas

Los pacientes con diabetes mellitus tipo 1 pueden presentar alteraciones inmunológicas fuertemente asociadas con el desarrollo de la diabetes. Se han detectado incluso anticuerpos antiinsulina en pacientes estudiados previo a su debut diabético. Otras anormalidades inmunes incluyen anticuerpos antiinsulares, los cuales actúan directamente sobre algunas células del páncreas, comprometiendo su normal funcionamiento.

Fracaso metabólico en el control de la glicemia

Al comenzar la destrucción de las células betas, el debut diabético está cerca. Sin embargo, los síntomas reales no aparecen hasta que ha desaparecido cerca de un 75% de la producción de insulina. Considerando los tres factores previos, este momento tardará menos o más en llegar, pero es ineludible. En la mayoría de los casos el debut se presenta en la juventud, pero es posible que aparezca en cualquier momento de la vida.

Sintomatología del Debut Diabético

Los pacientes diabéticos tipo 1 tienen tendencia a la cetoacidosis, especialmente los más jóvenes. La cetoacidosis diabética es una complicación aguda de la diabetes y es la principal causa de hospitalización en estos pacientes. También es el escenario más frecuente en el debut diabético. Las principales manifestaciones clínicas de este cuadro son:

  • Sequedad de la boca.
  • Deshidratación moderada o severa.
  • Polidipsia y poliuria.
  • Nauseas, vómitos y dolor abdominal.
  • Hiperventilación o respiración de Kussmaul.
  • Alteración del estado de conciencia.
Fuente: Pixabay.com

 

Las modificaciones bioquímicas incluyen:

  • Niveles de glicemia por encima de 350 mg/dL
  • Cetonemia (cuerpos cetónicos en sangre) > 5 mMol/L
  • Osmolaridad plasmática > 300 mMol/L
  • Bicarbonato < 15 mEq/L
  • pH < 7.25

La llegada de estos pacientes a la emergencia por primera vez suele ser caótico. Al no conocerse diabéticos, el diagnóstico inicial puede dificultarse. Una vez que se confirma el cuadro clínico, gracias a las alteraciones de laboratorio y a la pesquisa clínica, debe iniciarse el tratamiento de inmediato. Este consiste en una generosa hidratación con solución salina, terapia insulínica y corrección aguda de electrolitos séricos.

Referencias

  1. Sanz Font, Olga. Debut y Fases de Adaptación. Fundación Para la Diabetes. Disponible en: http://www.fundaciondiabetes.org/infantil/228/debut-y-fases-de-adaptacion
  2. Egaña Zunzuneguia, N; Aramburu Calafell, M; Yoldi Arrieta, A y Goena Iglesias, M. Debut de diabetes mellitus en paciente joven: ¿diabetes tipo 1? Endocrinología y Nutrición. 2012; 59(4):275-276. Disponible en: http://www.elsevier.es/es-revista-endocrinologia-nutricion-12-articulo-debut-diabetes-mellitus-paciente-joven-S1575092211003962
  3. De Luis, DA y colaboradores. Estudio descriptivo del comienzo de la diabetes mellitus tipo 1 y sus familiares de primer grado. Anales de Medicina Interna (Madrid). 2004; 21:378-381. Disponible en: http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-71992004000800004
  4. Jerram, ST y Leslie RD. The Genetic Architecture of Type 1 Diabetes. Genes. 2017; 8(6):209. Disponible en: https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC5575672/
  5. Camejo, Manuel. Etiopatogenia de la Diabetes Mellitus Tipo1 y Tipo2. Diabetes Mellitus. Alfredo Cortez Hernández. DISINLIMED. Capítulo II. 1999; 37-51.
Continue Reading

Síntomas de la Diabetes en Niños y Como Tratarla

La diabetes tipo 2 es una enfermedad crónica que puede desarrollarse a cualquier edad. Hoy te traemos los síntomas de la diabetes en niños.

La diabetes a menudo tiene un inicio lento y gradual. Esto puede dificultar la detección y el diagnóstico en los niños.

En este artículo, analizamos qué es la diabetes tipo 2 y describimos sus síntomas. También exploramos sus causas y factores de riesgo en los niños.

También conoceremos cómo un médico diagnostica y trata la afección, formas de ayudar a prevenirla y las complicaciones que puede causar.

¿Que es la diabetes tipo 2?

La diabetes tipo 2 es una enfermedad crónica caracterizada por niveles altos de azúcar en la sangre o glucosa.

El páncreas produce una hormona llamada insulina que ayuda a controlar la cantidad de azúcar en la sangre.

En una persona con diabetes tipo 2, el cuerpo no produce suficiente insulina. E igualmente no responde adecuadamente a la hormona.

En el pasado, la comunidad médica llamaba diabetes tipo 2 a diabetes a una forma insulinodependiente. Sin embargo, la condición está afectando a un número cada vez mayor de niños y adolescentes, ya que las tasas de obesidad continúan aumentando. A su vez, esto llama la atención y se busca conocer los síntomas de la diabetes en niños.

Según el Centro Nacional para la Prevención de Enfermedades Crónicas y la Promoción de la Salud, los médicos en los Estados Unidos diagnosticaron alrededor de 5.300 niños y adolescentes de entre 10 y 19 años con diabetes tipo 2 entre 2011 y 2012.

La diabetes tipo 2 es una enfermedad a largo plazo que puede provocar complicaciones graves si una persona no recibe tratamiento. Por el momento, no hay cura.

Síntomas de la diabetes en niños

La diabetes tipo 2 a menudo tiene un inicio lento y gradual. Debido a esto, puede ser difícil de detectar en los niños.

Los signos y síntomas generales de ambos tipos de diabetes son similares. Niños y adultos pueden experimentar:

  • Aumento de la micción. Cuando hay un exceso de azúcar en la sangre, los riñones tienen que trabajar más para absorberlo y filtrarlo. Esto puede provocar un aumento de la micción.
  • Aumento de la sed. El aumento de la micción puede causar deshidratación. Una persona puede sentirse especialmente sedienta y necesita beber más de lo normal.
  • Fatiga. Cuando el cuerpo es menos capaz de utilizar el azúcar en la sangre adecuadamente, esto puede causar fatiga, al igual que muchos problemas que pueden ser comunes en personas con diabetes, como la deshidratación.
  • Visión borrosa. Los niveles altos de azúcar en la sangre pueden extraer líquido de las lentes de los ojos, lo que hace que sea más difícil concentrarse.
  • Piel oscurecida. La resistencia a la insulina puede causar que ciertas áreas de la piel se oscurezcan. El término médico para esto es acantosis nigricans, y a menudo afecta las axilas y la parte posterior del cuello.
  • Heridas sanando lentamente. Los niveles altos de azúcar en la sangre pueden llevar a tiempos de curación más largos para las llagas y las infecciones de la piel.

Estos son sólo algunos de los síntomas de la diabetes en niños más comunes. Puede hacerse más graves sin tratamiento o con alguna complicación.

Síntomas de la diabetes en niños y adultos

Causas y factores de riesgo de la diabetes tipo 2

Cualquiera puede desarrollar diabetes tipo 2, incluidos los niños. La condición es más probable que se desarrolle en adultos y niños con sobrepeso u obesidad.

La obesidad aumenta el riesgo de diabetes tipo 2 al causar resistencia a la insulina. Esto ocurre cuando los órganos y tejidos no responden apropiadamente a la insulina y no absorben suficiente azúcar de la sangre.

La resistencia a la insulina produce niveles altos de azúcar en la sangre. Esto trae una menor tolerancia a la glucosa, más inflamación y una sobreproducción de glucosa en el hígado.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), la obesidad afectó a 13,7 millones de niños y adolescentes de entre 2 y 19 años entre 2015 y 2016 en los EE. UU.

Los autores de un estudio de 2017 encontraron que los niños y adultos menores de 25 años que cayeron en los rangos del índice de masa corporal para la obesidad tenían cuatro veces más probabilidades de desarrollar diabetes tipo 2 que aquellos en los rangos normales.

Todo esto deja entrever la necesidad de una dieta saludable, aún en persona no diabéticas.

Otros factores de riesgo para la diabetes tipo 2 en niños incluyen:

  • Tener un padre o hermano con la condición, porque tiene un componente genético
  • Ser descendiente de asiáticos, isleños del Pacífico, africanos, nativos americanos o latinos
  • Tener signos de resistencia a la insulina, como acantosis nigricans

Todos estos factores pueden potenciar los síntomas de la diabetes en niños.

Tratamiento de la diabetes en niños

El tratamiento para la diabetes tipo 2 generalmente es similar en niños y adultos. Es más sencillo sino existen otras complicaciones que acompañen la enfermedad.

Los tratamientos más importantes a menudo son cambios en el estilo de vida, que incluyen control de peso, cambios en la dieta y ejercicio.

Un médico también puede recetar e incluir insulina u otros medicamentos que ayuden al cuerpo a responder mejor a la insulina. El niño también puede necesitar controlar regularmente sus niveles de glucosa en sangre. Esto ayudará a atenuar los síntomas de la diabetes en niños.

El médico adaptará el plan de tratamiento según la edad, las necesidades y la gravedad de la afección.

Es importante que los padres y cuidadores comuniquen el plan de tratamiento a los cuidadores, maestros, entrenadores y cualquier otra persona que supervise al niño fuera de su hogar.

Lee también: Cirugía bariátrica y consecuencias para una persona diabética

Prevención de la diabetes tipo 2

La prevención de la diabetes tipo 2 implica principalmente el desarrollo de hábitos de vida saludables, como:

Mantener un peso saludable

Asegurarse de que el peso se mantenga en un nivel saludable puede reducir el riesgo de diabetes tipo 2. Un médico o dietista puede aconsejar sobre los rangos de peso saludables para los niños y recomendar programas para perder peso, si es necesario.

Comer una dieta bien balanceada

La dieta de un niño debe contener cantidades limitadas de azúcares agregados y carbohidratos simples. Los panes y pasteles hechos con harina blanca pueden ser problemáticos.  La dieta debería incluir muchas frutas, verduras, proteínas magras y granos enteros. Esto reducirá el riesgo de obesidad y diabetes tipo 2.

Puede interesarte esta lista de postres para diabéticos que hemos preparado.

Ejercitarse

El ejercicio es esencial para mantener un peso saludable y la salud en general. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que los niños de 5 a 17 años realicen al menos 60 minutos de actividad física moderada o vigorosa todos los días. Anime a los niños a jugar al aire libre y participar en deportes, y limitar el tiempo que pasan frente a una pantalla. Esto puede significar reducir los videojuegos, la televisión y dispositivos similares.

Ya conoces los síntomas de la diabetes en niños y sus consecuencias. Ayuda a difundir este contenido, cada día más y más niños sufren de sobrepeso y esto puede derivar en diabetes.

Continue Reading
Consideraciones en anestesia para el paciente con diabetes
Fuente: Pixabay.com

Consideraciones en anestesia para el paciente con diabetes

Los pacientes diabéticos tienen hasta 40% más probabilidades de requerir alguna intervención quirúrgica que la población sana. Esto lo afirman numerosos estudios, los cuales además aseguran que las complicaciones perioperatorias son más frecuentes en este grupo de personas. Dichas complicaciones se incrementan con la edad, el tiempo de evolución de la enfermedad, las alteraciones crónicas asociadas y los tratamientos hipoglicemiantes. Como es evidente, estos pacientes necesitarán anestesia, y para ello existen ciertas consideraciones importantes.

El anestesiólogo es el médico encargado no solo de “dormir” al paciente para que pueda ser operado, sino también de velar por su bienestar antes, durante e inmediatamente después de la cirugía. Este especialista debe estar al tanto de las particularidades propias del diabético al momento de entrar a pabellón. Si todo paciente sometido a algún procedimiento invasivo sufre de estrés quirúrgico, ese hecho es más relevante aún en el diabético. Recordemos que en el estrés se liberan una serie de hormonas catabólicas que inhiben a la insulina, causando hiperglicemia reactiva. Este fenómeno es esperable y controlable, pero cuando hay diabetes, toma una importancia mayor.

Por lo antes descrito el manejo de estos pacientes es complejo. Y no solo se trata de la hiperglicemia, sino de muchos otros factores que pueden afectar el resultado de la cirugía. Estos pacientes presentan retardo en la cicatrización, mayor riesgo cardiovascular, tendencia a las infecciones postoperatorias, complicaciones respiratorias, mal manejo de las drogas anestésicas por falla renal y altas posibilidades de trombosis. Por ende, la prudencia es bienvenida.

Manejo perioperatorio

Son muchas las consideraciones que deben tenerse con el paciente diabético que será operado y recibirá anestesia, incluyendo:

Terapia hipoglicemiante

El manejo de la glicemia debe diferenciarse entre los pacientes diabéticos tipo 1 y los tipo 2. La diabetes mellitus tipo 1 requiere insulina desde su diagnóstico. En cambio, la diabetes mellitus tipo 2 suele manejarse con hipoglicemiantes orales, aunque eventualmente puede requerir insulina. Sea como sea, los pacientes que reciben hipoglicemiantes por vía oral deben suspenderlo antes de la operación y quizás unas horas o días después. Algunos autores recomiendan guiarse por el siguiente esquema:

Sulfonilureas: suspender 48 o 72 horas antes de la cirugía.

Biguanidas (Metformina): Suspender 24 o 48 horas antes de la cirugía.

Tiazolidinedionas (Pioglitazona y Rosiglitazona): suspender 72 horas antes de la cirugía. Algunos investigadores sugieren el cese de estos medicamentos hasta 6 días previos a la intervención.

Inhibidores de DPP-IV (sitagliptina): Puede consumirse con la última comida previa a la cirugía, usualmente la noche anterior.

Análogos de GLP-1 (exentide): Como el anterior, puede consumirse con la última comida ya que el riesgo de hipoglicemia es bajo.

Ahora bien, si se suspenden los hipoglicemiantes orales, ¿cómo manejamos la hiperglicemia? Pues en estos pacientes, tanto los diabéticos tipo 1 como los tipo 2, está indicado un esquema móvil de insulina. Para ello se indica una dosis específica de insulina cristalina subcutánea cada 4 o 6 horas dependiendo de los valores de glicemia. Por ejemplo, si el paciente presenta en algún momento un valor de glicemia entre 141 y 180 mg/dL requerirá 4 unidades de insulina. Si presenta entre 181 y 220, necesitará 6 unidades. A los pacientes con valores mayores de 400 mg/dL se les administrarán dosis de hasta 18 unidades.

Manejo preoperatorio

Además del control de la glicemia, otros factores previos a la cirugía deben controlarse. Siempre se recomienda que el paciente diabético sea el primero del día en ir a quirófano. ¿Por qué? Para disminuir el riesgo de hipoglicemia por ayuno prolongado. Es necesario que el paciente permanezca al menos 8 horas sin comer para evitar complicaciones por tener el estómago lleno, pero tanto tiempo sin comer puede producir un descenso importante del azúcar en sangre, por lo que la espera no puede prolongarse demasiado.

Si la cirugía es electiva, no debe llevarse a cabo si el paciente presenta cifras de glicemia por encima de 250 mg/dL. Si se trata de una emergencia, la hiperglicemia debe tratarse con cautela. Las soluciones que el paciente recibe por vía endovenosa son de vital importancia. Las mismas se decidirán dependiendo de los niveles de azúcar en sangre, pero suelen preferirse las dextrosas al 5% en el paciente con glicemia normal o en aquellos que tendrán cirugías prolongadas.

Técnica anestésica

Fuente: Pixabay.com

No existen estudios concluyentes al respecto, pero las anestesias regionales como la epidural o raquídea, cuando el tipo de cirugía lo permite, son ideales porque disminuyen la respuesta al estrés quirúrgico. Cuando la anestesia general es inevitable, las altas dosis de opiodes producen estabilidad hemodinámica y hormonal. Las drogas anestésicas inhaladas alteran los efectos de la insulina, por lo que su uso debe ser muy juicioso.

Manejo postoperatorio

No existe evidencia científica que compruebe un mayor riesgo de nauseas y vómitos postoperatorios en el paciente diabético. Sin embargo, al estar limitado el uso de dexametasona (por su efecto hiperglicémico), y por ser dicho esteroide el medicamento de elección para evitar esta complicación gastrointestinal, debe buscarse alguna alternativa para evitarla. Se recomiendan el ondansetrón o la metoclopramida.

La neuropatía diabética puede hacer que el paciente no sienta tanto dolor. Eso no significa que no requiera analgésicos, todo lo contrario. El adecuado control del dolor disminuye el estrés postoperatorio y el riesgo de hiperglicemia.

Como puede observarse, el manejo anestésico del paciente diabético es delicado. De hecho, en este artículo se mencionan las condiciones más importantes en estos casos, más no todas. El control de los líquidos, de las infecciones y de la cicatrización es muy importante y no debe descuidarse. Por ello nuestra recomendación final es que acudan con suficiente tiempo a la consulta preanestésica, para que el anestesiólogo se familiarice con su caso y pueda ofrecerle el mejor cuidado posible.

Referencias

  1. Nazar, Claudio; Herrera, Christian y Gonzalez, Alejandro (2013). Manejo preoperatorio de pacientes con diabetes mellitus. Revista Chilena de Cirugía, 65(4).
  2. Jiménez Morales, Elsa Elisa y Sánchez García, Rogelio (2008). Diabetes Mellitus y el Anestesiólogo, Cuidados Perioperatorios. Revista de Investigación Médica Sur, 15(1): 15-19.
  3. Ojeda González, José Julio y Dávila Cabo de Villa, Evangelina (2012). Valoración Anestésica del Paciente Diabético. Medisur, 10(3).
  4. Montecinos Moya, Virginia (2008). Diabetes y Anestesia. Anestesiología Clínica, capítulo 16, tercera edición, Editorial Mediterraneo Ltda; 143-149.
Continue Reading

Sexo y diabetes: Lo que usted quería saber

El sexo puede verse afectado por los cambios en comportamiento y actitud experimentados por la persona con diabetes una vez se produce el diagnóstico. Sin embargo, el sexo puede ser uno de los temas menos abordados en las consultas médicas de las personas con diabetes.

Aunque las personas con diabetes aprenden a controlar su alimentación y saben los problemas que pueden afrontar con la evolución de su afección como daños en la visión, en los aparatos nervioso, renal y cardíaco, con muy poca frecuencia, conocen cómo la diabetes puede llegar a afectar su salud sexual. Sin embargo, resulta vital saber que la identificación de problemas vinculados a la sexualidad, pueden aportar indicacios de otros problemas de salud asociados a la diabetes tipo 1 y tipo 2.

Durante el sexo: algunas alarmas a atender.

La disfunción eréctil, por ejemplo, en determinadas condiciones puede ser una alarma útil para la detección precoz de la diabetes. Por otro lado, las personas que tienen diabetes, suelen experimentar problemas en nervios, arterias y hormonas que pueden incidir como detonantes de problemas sexuales. Por ello, una de las primeras tareas en personas con problemas sexuales, es la revisión de los niveles de azúcar en sangre y, por tanto, su control.

Pareja discutiendo
Los problemas sexuales pueden incidir en otros ámbitos de la pareja.

La líbido baja, por ejemplo, es un problema bastante frecuente entre hombres y mujeres con un control no adecuado de diabetes. Por eso, si se encuentra en una situación similar, es importante acudir a los servicios médicos y buscar controlar los niveles de glucosa en la sangre, en primer lugar, y luego revisar si esto induce una mejora en su falta de apetito sexual.

En el caso de los hombres con diabetes tipo 2 y sobrepeso, tienen mucho riesgo de tener niveles bajos de testosterona. Esta hormona administra el deseo sexual. En pacientes varones con diabetes y bajo apetito sexual, la pérdida de peso y la aplicación de una terapia de tetosterona son parte del tratamiento. En el caso de las mujeres, el tratamiento no es igual de sencillo. En mujeres, la líbido baja no siempre es resultado directo de una afección diabética, y puede estar asociada también a problemas emocionales, condiciones psicosociales o de otra índole.

Las causas.

Aunque la excitación puede ser un problema tanto en hombres como en mujeres con diabetes, hasta ahora ha resultado más sencillo estudiarlo en hombres. Si no hay alguna condición psicológica o psicosocial conocida, en cualquier caso, las dificultades de excitación bien puede estarla induciendo algún medicamento. Tal es el caso de aquellos medicamentos utilizados para reducir la presión arterial.

Sin embargo, cuando la causa no son los medicamentos, entonces bien puede ser la diabetes, pues un control deficiente de ésta durante un tiempo largo puede afectar los vasos sanguíneos y los nervios, y redundar en problemas de excitación.

En los hombres, estas circunstancias redundarán en el desarrollo de la incapacidad para tener una erección por daños al sistema vascular. Pero también la función nerviosa tiene algo que ver en todo esto. Si no hay una adecuada comunicación entre el cerebro y los nervios de los órganos sexuales, es bastante probable que la sangre no pueda llegar a ellos y ésto afecte de modo directo a los hombres. Afortunadamente para todas estas circunstancias ya hay soluciones farmacológicas que, en consulta, su médico tratante puede ofrecerle.

pareja en una banca de un parque
Las causas de los problemas sexuales en las mujeres son más difíciles de detectar.

Las mujeres, también pueden afectarse la lubricación vaginal por problemas en circulación y sistema nervioso. De hecho, la resequedad vaginal, se presenta con dos veces más frecuencia en mujeres con diabetes que en mujeres que no la padecen. Aunque esta condición también está asociada a la edad, siempre es importante que el servicio médico ayude a descartar la presencia de diabetes. También hay soluciones farmacológicas, aunque en menor variedad, para estas afecciones.

El diagnóstico en el caso de las mujeres es algo más difícil de realizar pues los signos físicos de la excitación en su caso son menos evidentes que en los hombres. Por otro lado, estudios han revelado que las mujeres de mediana edad, con diabetes y que requieren aplicación de insulina, tienen un 80 por ciento más de probabilidades de sufrir problemas alcanzar un orgasmo durante sus relaciones sexuales que aquellas mujeres que no padecen diabetes.

En el sistema nervioso parece estar la clave.

Los estudios sobre la sexualidad, han revelado que el funcionamiento del sistema neurovascular es clave para explicar la excitación y el orgasmo. Entonces, los problemas de sensibilidad que conlleva una malfunción del sistema nervioso, afecten todo el complejo entramado de sensaciones necesarias para alcanzar el orgasmo. Todo ello, además, puede estar aderezado con un desequilibrio hormonal, lo cual parece apuntar a otras hormonas además de la tetosterona.

Una disfunción eréctil que puede ser atendida con varios tratamientos, aunque generalmente paliativos y no definitivos. Por esto, es importante permanecer atentos a cualquier problema en este sentido y señalarlo a su médico tratante pues buena parte de éstos pueden estar asociados a la evolución de la afección diabetica.

Una vez en consulta, con seguridad su médico aconsejará estar atentos a cualquier sensación de dolor, de forma previa o durante la erección en el caso de los hombres, o durante la penetración en el caso de las mujeres al realizarse sin lubricación adecuada. También es importante considerar que, especialmente mujeres pero no de forma exclusiva, tienen un riesgo mayor de contraer infecciones urinarias y que esto también puede afectar la lubricación vaginal.

Cómo superar estos problemas.

Ante la primera alarma, es importante informar al médico tratante. Puede ser su médico de control de diabetes, y luego un servicio médico especializado en medicina sexual, o un servicio de salud mental. El cuerpo es una entidad en búsqueda de alcanzar y sostener su propio equilibrio y, en ocasiones, un problema sexual puede ser apenas el reflejo de un descontrol mayor.

Un servicio especializado en salud sexual puede ayudar a sobrellevar cualquier circunstancia que haya sido generada por algún problema sexual. Atendiendo desde la tensión emocional, depresión u otro inconveniente que no necesariamente haya incidido de modo exclusivo en la relación sexual. En definitiva, es importante recordar que sobre todas las cosas, un buen control de la diabetes incide en un mantenimiento de la salud sexual. Comer de forma sana, mantener una actividad física sostenida y sobrellevar y reducir el estrés redundará en beneficios para todo el estilo de vida de la persona con diabetes.

Continue Reading
Mitos sobre la diabetes mellitus
Mitos sobre la diabetes mellitus

Mitos sobre la diabetes mellitus

Los mitos y las barreras tienen un gran valor en la forma de pensar, de percibir y de actuar de una persona con diabetes mellitus tipo 21.

De hecho, son muchas las creencias que existen sobre tratamientos, consumo de alimentos y ejercicios alrededor de la diabetes mellitus, que surgen de la cultura de una comunidad, se fundan en la tradición y se transmiten de generación en generación como verdades absolutas1.

Pero, ¿Qué es un mito?

La palabra mito proviene del griego “mythos”, que significa palabra o historia. Un mito no tiene el mismo significado para todos; en consecuencia, puede generar ambigüedad o contradicción. Es decir, no transmite un mensaje único, claro y coherente1.

¿Cuáles son los mitos más populares sobre la diabetes mellitus?

  1. Mito: La diabetes no es una enfermedad grave.

Realidad: La diabetes causa más muertes al año que el cáncer de seno y el SIDA juntos. Dos de 3 personas con diabetes mueren por una enfermedad cardiaca o derrame cerebral2.

  1. Mito: Las personas obesas o con sobrepeso van a tener diabetes tipo 2.

Realidad: El sobrepeso es un factor de riesgo para tener esta enfermedad, pero otros factores de riesgo también influyen como los antecedentes familiares, raza y edad. Desafortunadamente, muchas personas no le prestan importancia a los otros factores y piensan que el peso es el único factor de riesgo para la diabetes tipo 22.

Ignorando el hecho de que la diabetes mellitus tipo 2 se encuentra también en sujetos no obesos, y muchas personas obesas nunca desarrollan diabetes3.

  1. Mito: Comer demasiados dulces causa diabetes.

Realidad: La respuesta no es tan simple. La causa de la diabetes de tipo 1 son factores genéticos y desconocidos que desencadenan el inicio de la enfermedad; la causa de la diabetes de tipo 2 son factores genéticos y de estilo de vida2.

El sobrepeso aumenta el riesgo de tener diabetes tipo 2, y una dieta rica en calorías de cualquier tipo produce un aumento de peso2.

  1. Mito: La gente con diabetes debe comer alimentos especiales para diabéticos.

Realidad: Un plan saludable de alimentación para personas con diabetes generalmente es igual al plan de comidas saludables de cualquier persona: bajo en grasa saturadas y trans, consumo moderado de sal y azúcar, alimentos con granos integrales, vegetales y frutas2.

La comida para diabéticos y “dietética” en general no ofrece beneficio especial. La mayoría eleva igual el nivel de glucosa en la sangre, usualmente es más cara y puede tener un efecto laxante si tienen alcoholes de azúcar2.

  1. Mito: Si alguien tienes diabetes, solo puede comer pequeñas cantidades de alimentos con carbohidratos como pan, papa y fideos.

Realidad: Los alimentos con carbohidratos son necesarios en un plan de alimentación saludable, pero la clave es el tamaño de la porción. Los panes, cereales, fideos y arroz de grano integral, y las verduras con carbohidratos como las papas, batatas, arvejas y maíz pueden ser parte de sus comidas y meriendas2.

Sin embargo, las indicaciones de un plan de alimentación están a cargo de un Nutricionista, de allí la importación de asistir a consulta nutricional4. Aun así, no dejes de leer nuestro artículo de Alimentación en la diabetes mellitus

  1. Mito: Las personas con diabetes no pueden comer dulces ni chocolate.

Realidad: Las personas con diabetes pueden comer dulces y postres si los comen como parte de un plan de alimentación saludable o en combinación con ejercicio. Estos alimentos no están prohibidos para las personas con o sin diabetes. La clave es comer una porción muy pequeña de dulces y reservarlos para ocasiones especiales, de modo que las comidas se enfoquen en alimentos más saludables2.

  1. Mito: Si usted tiene diabetes de tipo 2 y su médico le dice que necesita empezar a usar insulina, eso significa que no está cuidándose correctamente.

Realidad: Para la mayoría de personas, la diabetes tipo 2 es una enfermedad progresiva. Apenas reciben el diagnóstico, muchas personas con diabetes tipo 2 pueden mantener la glucosa en la sangre en un nivel saludable sin medicamentos orales. Pero con el tiempo, el cuerpo gradualmente produce menos insulina, hasta que llega un punto en que los medicamentos orales no bastan para mantener la glucosa dentro de niveles normales. El uso de insulina para mantener la glucosa en la sangre en un nivel saludable es positivo, no algo negativo2.

  1. Mito: La fruta es un alimento saludable. Por lo tanto, se puede comer todo lo que se le antoje.

Realidad: La fruta es un alimento saludable. Contiene fibra, vitaminas y minerales. Pero también, contienen carbohidratos y se deben contar dentro del plan de comidas. Para ello, sera el Nutricionista quien indique la cantidad, frecuencia y tipos de frutas que deben comer2.

Nuestra recomendación

Según Elliot P. Joslin: “El diabético que más sabe, es el que más vive”. Desafortunadamente la charlatanería ha influido en el manejo de la diabetes mellitus y no es raro leer en los periódicos ciertos anuncios que aseguran tener la curación para la diabetes o batidos mágicos que sustituyen el consumo de alimentos reales5.

Es importante que las personas se eduquen acerca de su enfermedad, pero con fuentes de información confiable. No se debe dejar que los mitos sustituyan al saber científico, pues algunos de estos son el resultado de suposiciones y por lo tanto, muy riesgosas para la salud.

Referencias consultadas

  1. García, M., Pinto, D., y Valadez, N. La diabetes, mi familia y yo. 2014. Disponible en: http://www.cir.uady.mx/principal/documentos/diabetes.pdf#page=31
  2. American Diabetes Association. Mitos sobre la diabetes. 2015. Disponible en: http://www.diabetes.org/es/informacion-basica-de-la-diabetes/mitos/?loc=db-es-slabnav
  3. Maham, L., Escott, S., y Raymond, J. (2013). Krause dietoterapia. (13ª ed.). Elsevier: España.
  4. Centro de Atención Nutricional Infantil de Antimano-CANIA. Nutrición en pediatría. Caracas: CANIA; 2009.
  5. Creencias sobre su enfermedad, hábitos de alimentación, actividad física y tratamiento en un grupo de diabéticos mexicanos. Archivos en Medicina Familiar, 2007. 9 (2) 80-86. Disponible en: http://www.medigraphic.com/pdfs/medfam/amf-2007/amf072c.pdf
Continue Reading

Prediabetes, ¿Qué es?

¿Qué es la prediabetes?

La prediabetes es un estado de hiperglucemia. Esto significa niveles de glucemia superiores a los normales pero menores a los de la diabetes.

Si el paciente fue diagnosticado con prediabetes debe cambiar los hábitos alimenticios y comenzar una vida saludable. De lo contrario tiene altas probabilidades de desarrollar diabetes. Hacer ejercicio, una dieta saludable y bajar de peso ( en el caso que esté excedido) contribuyen a evitar a que la enfermedad pase a un siguiente nivel.

¿Como detectar la prediabetes?

Mediante un chequeo de rutina, el médico puede solicitar un análisis de sangre si sospecha de la enfermedad. Se debe concurrir en ayunas para la extracción de sangre y luego llevar los resultados a un profesional de la salud.

¿Entre qué valores se considera prediabetes?

Los valores de glucemia en ayunas entre los que se considera prediabetes son entre 100 y 125 mg/dl. Estos valores pueden aumentar por encima de 125 mg/dl y transformarse en una diabetes tipo II o bien disminuir por debajo de 100 mg/dl y volver a los valores normales.

Tratamiento de la prediabetes:

Alimentación saludable

Una alimentación saludable es beneficiosa para disminuir los valores de glucemia por debajo de 100 mg/dl. Disminuir los hidratos de carbono, las grasas, y aumentar las verduras y cereales puede contribuir a volver al valor normal.

En cuanto a bebidas, las gaseosas azucaradas aportan mucha glucosa siendo perjudicial para el paciente con prediabetes, mientras que puede ser fácilmente reemplazado por agua para saciar la sed.

Bajar de peso

En pacientes con sobrepeso se recomienda comenzar alguna actividad física para bajar de peso.

Esto ayudará a bajar de la mano, los niveles de glucemia. También debe acompañar con una dieta proporcionada por un nutricionista.

Realizar actividad física

Para las personas que no suelen hacer ningún tipo de actividad física, se recomienda comenzar a realizar algún tipo de actividad. Para empezar, pueden realizar caminatas alrededor de la manzana en donde viven. Una, dos, tres.. 10 vueltas. De a poco, se puede lograr.

Es difícil para las personas con sedentarismo comenzar a moverse, pero haciendo un pequeño esfuerzo, es posible. Luego, caminatas alrededor de un parque. Éstas deben ser continuas y rápidas para perder peso. Una caminata de una hora quema 400 calorías, adelgaza, mejora la circulación y la respiración.

Dejar vicios

Para una vida sana, dejar el cigarrillo es beneficioso para la salud. Esta comprobado que el cigarrillo daña los pulmones, y esto conlleva a una disminución de la actividad pulmonar mientras la persona fume. Como consecuencia, la persona se agitará con más rapidez y dejará de realizar actividades que requieran esfuerzo.

Entrará en sedentarismo y esto puede traer un aumento (o no) de peso, dependiendo del metabolismo del paciente. Una vez que el paciente deja de fumar, los pulmones tienen la capacidad de regenerar parte del daño provocado. Por eso cuanto antes se deje este hábito, mejor!

Todas estas pautas pueden colaborar a disminuir los valores de prediabetes por debajo de los 100 mg/dl hasta alcanzar los valores normales.

Continue Reading

Gastroparesia y Diabetes Todo lo que Debes Saber

La gastroparesia es una complicación bastante común de la diabetes. En caso de que no lo supiera, agosto es oficialmente el mes de concientización sobre la gastroparesia.

Por esta razón es un buen momento para pensar en tener y mantener un intestino sano. Especialmente dado que esta condición es una complicación bastante común de la diabetes.

De hecho, esta condición afecta aproximadamente a uno de cada cinco personas con diabetes. En este sentido, la gastroparesia es una forma de neuropatía diabética.

Por lo general, pensamos que la neuropatía afecta solo las extremidades del cuerpo, como las manos y los pies. Pero la gastroparesia es un daño nervioso similar que tiene lugar en el estómago.

Gastroparesia y Diabetes

¿Que es la Gastroparesia?

La gastroparesia significa parálisis estomacal, y ocurre porque el estómago tiene dificultades para vaciarse durante la digestión.

Normalmente, la digestión es ayudada por el nervio vago, que bate la comida en trozos pequeños. Antes de que se mezcle con enzimas y ácido en el estómago para romper los alimentos.

Pero con la gastroparesia, el nervio vago está dañado. Por lo que la comida se agita demasiado y la digestión lleva mucho más tiempo del que debería.

Gastroparesia y Diabetes

Debido a que los alimentos se absorben más lenta e impredeciblemente, la dosificación de insulina se torna difícil.

Las personas con gastroparesia a menudo experimentan hipoglucemia justo después de una comida. Esto es porque la comida aún no ha llegado al sistema digestivo.

De igual forma, experimentan hiperglucemia más tarde. Debido a que la comida ha entrado en el torrente sanguíneo después de que la insulina ha terminado de funcionar.

Es posible que las personas con gastroparesia necesiten tomar su insulina después de comer en lugar de antes.

También es posible que deba administrarse insulina con más frecuencia o solo cuando el nivel de azúcar en la sangre comience a subir. Deberá consultar con su endocrinólogo y con un gastroenterólogo para averiguar cuales son los mejores momentos para tomar su insulina.

Sintomas de la Gastroparesia y Diabetes

Síntomas de la Gastroparesia

En este sentido, el alto nivel de azúcar en la sangre daña los nervios en el estómago que causa la gastroparesia. Luego, la gastroparesia hace que sea más difícil controlar los niveles de azúcar en la sangre.

Por lo cual deberás estar atento a los síntomas para evitar el padecimiento de esta condición. Los síntomas de la gastroparesia son muy variados y bastante incómodos:

Hinchazón
Dolor abdominal
Náusea
Sensación de llenura (incluso después de solo unos pocos bocados de comida)
Pérdida de peso
Acidez

Diagnóstico de la Gastroparesia

Si está experimentando estos síntomas, entonces probablemente quiera hacerse examinar adecuadamente por un gastroenterólogo. Los gastroenterólogos son médicos especializados en trastornos digestivos.

En realidad, hay muchas maneras de diagnosticar la gastroparesia, desde beber o comer bario, que permite que su estómago sea sometido a una radiografía, hasta usar diferentes tipos de escaneos para medir la actividad muscular de su estómago.

Siempre es recomendable realizar estos procedimientos bajo la supervisión de un especialista y por orden estricta de un médico.

Tratamiento para la Gastroparesia y Diabetes

Tratamiento de la Gastroparesia

Algo importante que debe saber es que, si la comida permanece demasiado tiempo en su estómago, se formará una bola llamada bezoar. Y de esta forma la comida puede comenzar a acumularse en su estómago.

Esto puede empeorar las náuseas y los vómitos y algunas veces puede convertirse en una obstrucción completa entre el estómago y el intestino delgado, que requiere hospitalización.

Existen tratamientos para los bezoares que pueden romper la masa, pero las personas que son tratadas a menudo tienen que sufrir meses de dieta líquida.

Así que si presentas algunos de los síntomas antes mencionados acude lo más rápido que puedas a tu médico.

Al igual que muchas otras complicaciones de la diabetes, para la gastroparesia no existe una cura, pero hay formas de tratarla. Los casos menores pueden tratarse solo con cambios en la dieta.

En este sentido, deberás centrarte en comer alimentos bajos en grasa y comidas más pequeñas que le darán menos trabajo al estómago y facilitaran el proceso de digestión.

Comidas que Deberás Evitar

También es importante tener en cuenta que algunos nutrientes saludables pueden causar problemas a las personas con gastroparesia, como la fibra.

La fibra ayuda a que los alimentos se muevan en los intestinos, pero tiene el efecto opuesto en el estómago. A los pacientes a menudo se les recomienda consumir alimentos bajos en fibra, como frutas y vegetales cocidos, pescado, pollo, yogurt, panes refinados y granos.

Las comidas líquidas también se recomiendan para las personas con gastroparesia, ya que proporciona los nutrientes necesarios y el estómago no tiene que trabajar tan duro en la digestión.

Medicamentos Recomendados

Los casos más graves de gastroparesia pueden requerir medicación. Dos medicamentos comunes que ayudan con la digestión son los antibióticos y los que ayudan a estimular la contracción muscular en el abdomen.

También se recomiendan los medicamentos que ayudan con los vómitos y náuseas relacionados a la condición, pero estos pueden causar diarrea.

Tenga en cuenta que los pacientes pueden desarrollar una bacteria resistente a un antibiótico si lo ingieren durante demasiado tiempo.

 

Comer con diabetes es ciertamente un desafío, y agregar gastroparesia a la mezcla solo hace las cosas más difíciles. Es difícil pensar en algo peor que tener un trozo de comida no digerida alojada en el estómagos, así que por favor consulte a un médico si cree que podría estar sufriendo de esta condición.

Ahora ya conoces datos importantes acerca de la gastroparecia y la diabetes. Te invitamos a seguir leyendo nuestros artículos acerca de la diabetes y a compartir este contenido si te ha parecido interesante.

Continue Reading
Riñones y diabetes. Cómo prevenir y tratar la nefropatía diabética.
Fuente: Flickr.com

Riñones y diabetes. Cómo prevenir y tratar la nefropatía diabética.

Los riñones se caracterizan por ser órganos muy nobles. Pueden recibir daño constante durante mucho tiempo antes de comenzar a manifestar síntomas de enfermedad. Si bien este comportamiento es encomiable, no siempre es positivo. ¿Por qué? Porque al momento de aparecer los signos clínicos ya suelen existir daños irreversibles en el riñón. La nefropatía diabética no es distinta a lo antes comentado. La falla renal en los diabéticos es una de las complicaciones que más tarda en manifestarse pero cuyo manejo es más complicado y decepcionante.

La nefropatía afecta a más de la mitad de los pacientes con diabetes, aún recibiendo tratamiento adecuado. Se estima que cerca del 25% de las personas que se encuentran en plan de diálisis a nivel mundial son diabéticos. Si bien el daño renal es precoz, las manifestaciones clínicas tardan entre 10 a 20 años en aparecer. Esto se debe a que muchos programas para el tratamiento de la diabetes son muy estrictos pero también a la falsa bondad del riñón.

Desde el punto de vista fisiopatológico, la nefropatía diabética tiene dos causas básicas: la microangiopatía típica de la enfermedad y el daño directo a las células renales relacionado con la hiperglicemia. Además, existe un círculo vicioso entre la hipertensión arterial y la enfermedad renal, lo cual perpetúa el daño. Sea cual sea el origen de la lesión renal, múltiples evidencias apuntan a que el pobre control metabólico empeora el cuadro clínico y el pronóstico, por lo cual el manejo global de la diabetes es necesario y obligatorio.

Historia natural de la nefropatía diabética

Como ya se mencionó en la introducción, los síntomas de la nefropatía diabética tardan en aparecer, pero el daño existe. Gracias a casi 100 años de estudio sobre esta complicación se entiende ahora que hay dos fases dentro de la evolución del cuadro: una fase preclínica  y una fase clínica.

La fase preclínica se caracteriza por la ausencia de síntomas. El único signo que puede llamar la atención y cuya importancia es grandísima, tanto que incluso le da el nombre a la enfermedad, es la poliuria. La emisión abundante y frecuente de orina, característica de la diabetes, fue durante siglos el principal indicio del diagnóstico. De hecho la palabra “diabetes” tiene su origen en el latín y significa “sifón”, haciendo referencia a la gran cantidad de orina que es eliminada por aquellos que la padecen.

La fase clínica aparece cerca de 15 años después de que se diagnosticó la enfermedad y se caracteriza por la presencia de síntomas. En esta etapa ya hay disminución progresiva de la función renal y es prácticamente irreversible. Cuando la filtración glomerular, función básica del riñón, declina hasta hacerse casi nula, aparecen otras manifestaciones clínicas: hipertensión arterial de difícil manejo, síndrome nefrótico, uremia, anuria y finalmente insuficiencia renal severa. La diálisis o plan sustitutivo renal en este periodo se hace imprescindible.

Estadios de la nefropatía diabética

Las fases de la enfermedad pueden a su vez dividirse en 5 estadios, dependiendo de la función renal y de la presencia de síntomas:

Estadio I

Solo existe hiperfiltración glomerular. No hay signos clínicos ni alteraciones en las pruebas de laboratorio.

Estadio II

Ya se evidencian mínimos cambios estructurales en las células renales, sin embargo siguen sin aparecer síntomas y tampoco es frecuente encontrar modificaciones en los exámenes renales o de sangre.

Estadio III

Aparecen escasas cantidades de proteínas en los exámenes de orina y el daño en las células renales es más obvio en los estudios histológicos. Aún no hay síntomas importantes, más allá de la poliuria y quizás hipertensión arterial más acentuada.

Estos tres primeros estadios coinciden con la fase preclínica de la enfermedad.

Estadio IV

La proteinuria ya es franca y comienzan a elevarse la creatinina y la urea en los exámenes de sangre. Ya se hacen evidentes los síntomas de falla renal: orina escasa, edema, prurito, cansancio y anemia. Este momento de la enfermedad coincide con la retinopatía diabética en un 90% de los pacientes. La lesión renal es irreversible.

Estadio V

Falla renal severa. Los riñones ya se encuentran estructuralmente inútiles y es necesaria la diálisis. Han transcurrido 15 o 20 años desde el diagnóstico de la diabetes.

Leyenda: Flickr.com

Estos dos últimos estadios representan la fase clínica de la diabetes.

Prevención de la nefropatía diabética

Los programas de control de la diabetes hacen énfasis intenso en la prevención de la nefropatía. Ya que la aparición de los síntomas clínicos se da cuando el daño renal es irreparable, debe actuarse mucho antes. Dos factores deben considerarse fundamentales en la prevención de esta complicación: control de la glicemia y vigilancia de la microalbuminuria.

Los niveles elevados de glucosa en la sangre están directamente relacionados con el daño vascular microscópico y la lesión renal. Los pacientes diabéticos que controlan su glicemia con esmero pueden retrasar y hasta evitar la aparición de la nefropatía. Este manejo no es solo a través del uso de insulina o hipoglicemiantes orales, sino también con una dieta adecuada y un estilo de vida sano.

La microalbuminuria o presencia de pequeñas cantidades de proteínas en la orina es un marcador de daño renal incipiente o prematuro. La vigilancia sobre este parámetro es muy importante para prevenir la nefropatía avanzada, aunque su presencia ya nos habla de que algo no está bien. De existir microalbuminuria, la restricción dietética de proteínas está indicada, se debe hacer hincapié en el manejo de la hipertensión arterial, no usar medicamentos nefrotóxicos, eliminar por completo el tabaco y tratar correctamente las infecciones urinarias y las dislipidemias.

Tratamiento de la nefropatía diabética

Cuando el daño renal ya se ha establecido y es irreversible su progresión, la mayoría de los pacientes requerirá diálisis o plan sustitutivo renal. El manejo psicológico de estos pacientes es vital, ya que la diálisis se asocia directamente con las etapas finales de la enfermedad y de la vida, lo cual genera mucho estrés y angustia. Algunos estudios sugieren iniciar la diálisis en el estadio IV de la enfermedad, pero muchos pacientes lo rechazan y esperan hasta encontrarse en muy malas condiciones antes de aceptar el procedimiento.

Fuente: Flickr.com

Hay dos formas comunes de diálisis: hemodiálisis y diálisis peritoneal. La primera se lleva a cabo con el uso de una maquina y líquidos especiales que extraen la sangre de la persona, la “limpian” como deberían hacerlo los riñones y luego la llevan nuevamente al torrente sanguíneo. Para ello se requieren accesos vasculares grandes, logrados con catéteres voluminosos o fistulas quirúrgicas. Este proceso no está exento de complicaciones y al parecer empeora el daño vascular y retiniano preexistente.

La diálisis peritoneal puede llevarse a cabo en casa, ya que se hace a través de un pequeño tubo insertado en el abdomen y no requiere equipos especiales. Sin embargo se necesita entrenamiento y debe realizarse hasta 4 veces al día, lo cual resulta agotador. Además, los riesgos de peritonitis son elevados y la prevalencia de hiperglicemia es alta debido a la gran cantidad de glucosa que contienen los líquidos dialíticos utilizados. Sin embargo parece ser mejor tolerado que la hemodiálisis y las complicaciones son menos frecuentes.

Trasplante renal

Una tercera alternativa para el tratamiento de la nefropatía diabética son los trasplantes. Si bien no pueden curar la diabetes y el riñón trasplantado puede enfermarse también, algunos estudios han probado el éxito de esta técnica cuando se acompaña de un manejo más estricto de la diabetes. Puede incluso combinarse con el trasplante de páncreas para aportar un mejor control glicémico. Se prefieren los trasplantes con donantes vivos que con donantes muertos, sin embargo en ambos casos puede haber mejoría notable en la calidad de vida.

Nuevos tratamientos

Los estudios sobre nefropatía y diabetes no se detienen. Existen en la actualidad nuevas alternativas terapéuticas, algunas de las cuales siguen en fase de pruebas, pero que han demostrado resultados prometedores. Entre estos nuevos agentes tenemos: inhibidores de la renina, inhibidores de las endotelinas, incretinas y activadores de incretinas, inhibidores de la vasopeptidasa y urotensinas, glucosaminoglicanos, agentes antifibróticos e incluso terapia génica, los cuales auguran una nueva era en el manejo de la enfermedad renal en diabéticos.

La recomendación final para el paciente diabético es que deben cuidar sus riñones. Son órganos vitales y muy generosos, con una función vital básica. El manejo correcto de la diabetes mantendrá sanos tus riñones, los cuales por su bondadoso comportamiento, no te darán casi problemas si los tratas con cariño y respeto.

Referencias

  1. Weissinger, José (2012). El riñón en la diabetes mellitus. Diabetes Mellitus, Alfredo Cortez Hernández, capítulo 12, 225-241.
  2. Mayo Clinic (2016). Nefropatía Diabética. Recuperado de: mayoclinic.org
  3. Kim, Yaeni y Whee Park, Cheol (2017). New therapeutic agents in diabetic nephropathy. The Korean Journal of internal medicine, 32(1): 11-25.
  4. Lim, Andy K. H. (2014). Diabetic nephropathy – complications and treatment. International Journal of nephrology and Renovascular Disease, 7: 361-381.
Continue Reading

Lactancia materna y diabetes mellitus

La lactancia materna tiene beneficios a largo plazo, incluyendo, un efecto protector contra la aparición de enfermedades crónicas no transmisibles, entre ellas, la diabetes mellitus1.

La llegada de un bebe

Además de alegría, significa un reto. Lograr que este nuevo ser crezca y se desarrolle con salud y calidad de vida es fundamental. Entre los elementos fundamentales para lograr una buena salud, se encuentran la alimentación y una nutrición adecuada2.

Generalidades de la alimentación en el bebe

La leche materna, es el mejor alimento para el lactante. Solo en casos excepcionales, la leche de una madre puede considerarse inadecuada para él.

Entonces, en esas escasas situaciones, la alimentación se debe realizar por medio de fórmulas lácteas, permitiéndole de este modo, satisfacer las necesidades nutricionales del bebe3.

Casos que ameritan alimentación con fórmulas lácteas

  • Ausencia de la madre o negativa en amamantar a su hijo
  • Evidencia de una detección del crecimiento del bebe, habiendo determinado que la técnica de amamantamiento aplicada es correcta. Sin embargo, es importante descartar primero alguna otra enfermedad en el niño
  • Casos de tuberculosis activa no tratada en la madre
  • Lesiones de herpes simple en los senos de la madre
  • Uso de drogas de ilícitas o sustancias psicoactivas por la madre
  • En caso de Galactosemia en el bebe
  • Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) en la madre3.

Duración de la lactancia materna

Al respecto, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda, que se debe dar lactancia materna exclusiva hasta los 6 meses de vida, y luego, junto con otros alimentos, hasta los 2 años.

No obstante, la realidad es muy diferente y a escala mundial, tanto en los países en vías de desarrollo como en los desarrollados, se incrementa el abandono de la lactancia materna exclusiva, que es sustituida por las fórmulas lácteas2.

Beneficios de la lactancia materna

Están plenamente demostrados los beneficios nutricionales, inmunológicos, psicológicos y socio-económicos que aporta la lactancia materna en los dos primeros años de la vida3.

Además, el consumo medio de provee de suficiente energía y energía y proteínas para cubrir el promedio de los requerimientos durante los primeros seis meses de vida, dado que el potencial de crecimiento del lactante refleja la producción de leche materna3.

Relación entre la lactancia materna y diabetes mellitus

La lactancia materna parece estar asociada con una disminución del riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 en la edad adulta, y con menor grado de resistencia a la insulina en la infancia y la vida adulta.

De hecho,  estudios realizados en niños demuestran que la lactancia materna, también se asocia con menores concentraciones de glucosa plasmática y niveles de insulina1.

Evidencia científica en este tema

  • En primer lugar, un estudio realizado por Owen y colaboradores, encontró que las personas que fueron alimentadas con leche materna, mostraron un menor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, comparados con los que fueron alimentados con fórmula láctea1.
  • Así mismo, un estudio realizado por Ikeda y colaboradores, encontró que la sensibilidad a la insulina fue mayor en los bebes alimentados con leche materna exclusiva, en comparación con quienes fueron alimentados con lactancia materna mixta1.
  • De modo similar, Martin y colaboradores, estudiaron un grupo de personas que participaron en una encuesta para conocer aspectos de la dieta y su salud cuando eran menores de 20 años. Finalmente, se indico que a la edad media de 71 años, la lactancia materna no se asoció con el desarrollo de diabetes tipo 21.
  • Finalmente, un estudio comparó lactantes amamantados y no amamantados al alta hospitalaria. Como resultado, aquellos bebes no amamantados, al alta tuvieron un 33% más de riesgo de presentar diabetes, dentro de los primeros 20 años de vida1.

Nuestra recomendación

Hoy en día, se suele asociar a las fórmulas lácteas con una mejor calidad de vida, sin embargo, solo el cuerpo de una madre sabe lo que su bebe necesita, y esto no lo pueden sustituir las industria de alimentos.

En consecuencia, la leche materna es tan completa y vital que además de brindar el sustento necesario para el bebé, le brinda una fuente inagotable de amor y protección.

Referencias consultadas

  1. Mazariegos, M., y Ramírez, M. Lactancia materna y enfermedades crónicas no transmisibles en la vida adulta. ALAN, 2015. 65 (3). Disponible en: http://www.scielo.org.ve/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0004-06222015000300002
  2. Basain, J., Pacheco, L.,  Díaz, Valdés, M., Miyar, E.,  y Maturell, A.  Duración de lactancia materna exclusiva, estado nutricional y dislipidemia en pacientes pediátricos. Rev Cubana Pediatr  87(2): 156-166. Disponible en: http://scielo.sld.cu/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-75312015000200003
  3. Centro de Atención Nutricional Infantil de Antimano-CANIA. Nutrición en pediatría. Caracas: CANIA; 2009.
Continue Reading

Cirugía Bariátrica y Consecuencias Para Una Persona Diabética Tipo 2

El avance de la tecnología a nivel mundial ha dejado un balance favorable. Sin embargo, aún hay un par de dudas referente al tratamiento de la diabetes y la disminución de sus síntomas. El día de hoy hablaremos de la cirugía bariátrica, un procedimiento quirúrgico que podría ayudar a los diabéticos.

Recuerda, un procedimiento quirúrgico es algo que siempre conlleva riesgos. Asegúrate de consultar con el doctor antes de someterte a una cirugía bariátrica.

¿Que es una cirugía bariátrica?

Una cirugía bariátrica es una cirugía en el estómago y / o los intestinos.

También busca ayudar a una persona con obesidad extrema a perder peso. La cirugía bariátrica es una opción para las personas que tienen un índice de masa corporal de 40 o más.

Tipos de cirugía bariátrica

Hay dos tipos básicos de cirugía bariátrica:

  • cirugías restrictivas: 

Las cirugías restrictivas funcionan restringiendo físicamente el tamaño del estómago y ralentizando la digestión.

  • cirugías malabsortivas / restrictivas

Las cirugías malabsortivas / restrictivas son cirugías más invasivas. Además de restringir el tamaño del estómago, eliminan partes del tracto digestivo

También ayudan a interferir con la absorción de calorías. Sin embargo, es una opción mucho más delicada para pacientes con diabetes tipo 2.

Ambos tipos de cirugía ayudan a bajar de peso, y en ambos casos pueden ayudar a un paciente con diabetes tipo dos.

¿Como ayuda la cirugía bariátrica a personas con diabetes?

Cirugía Bariátrica Diabetes

En este punto toca conocer los beneficios que puede traer una cirugía bariátrica a personas con diabetes.

En primer lugar, los adultos con diabetes tipo 2 que se someten a cirugía bariátrica  reducen el riesgo de complicaciones microvasculares. Esto según un estudio de EE. UU.

Los hallazgos, publicados en Annals of Internal Medicin. Mostraron que los participantes eran menos propensos a desarrollar complicaciones microvasculares.

Esto incluyendo también la neuropatía diabética. De igual forma, la nefropatía (daño renal) y la retinopatía (daño a los ojos).

También debe tomarse en cuenta que hay una dieta a seguir despues de la cirugía. Lo que facilita la disminución del peso y de mayores complicaciones.

El Washington Health Research Institute basó sus resultados cinco años después de que 4.024 personas participantes se sometieron a cirugía.

Sus resultados se compararon con más de 11,000 participantes de control. Los cuales recibieron atención de rutina en lugar de la operación.

Los resultados mostraron que la cirugía bariátrica se relacionó con una disminución de dos tercios en la neuropatía, la mitad de disminución en la nefropatía. Así como una reducción de un tercio en el riesgo de retinopatía.

¿Que pasa después de una cirugía bariátrica con la diabetes?

Estudios previos también han destacado:

  • La mejora de los niveles de glucosa en sangre
  • La mejora de la presión arterial
  • El control de los lípidos después de la cirugía de pérdida de peso.

Sin embargo, aunque la cirugía ha establecido beneficios, existen riesgos que deben considerarse, que incluyen posibles riesgos de hemorragia e infección.

El principal procedimiento utilizado en el estudio fue el bypass gástrico que afecta permanentemente la forma en que necesita comer de por vida.

Consideraciones a tener antes de una cirugía bariátrica

Es importante que las personas con diabetes tipo 2 sean conscientes de:

  • La cirugía no es la única opción para controlar la afección.
  • Se debe mantener una dieta saludable y un estilo de vida activo.
  • Los niveles de glucosa puede aumentar en sangre sino hay un cuidado adecuado.

Otras cosas que se deben saber de la cirugía bariátrica

Cirugía Bariátrica Diabetes Tipo 2

Para ser considerado para la cirugía, su médico debe recomendarlo. Luego, debe proporcionar al menos seis meses de registros que muestren su peso y sus intentos de perder peso.

Una vez que tenga a los médicos convencido, su proveedor de seguro médico debe autorizar el pago.

Recuperación física

Su médico le aconsejará sobre los desafíos que pueden presentarse después de la cirugía bariátrica:

  • Estreñimiento,
  • Sindrome de dumping 
  • Náuseas
  • Vómitos 
  • Debilidad causados ​​por comer comidas con alto contenido de azúcar, refrescos y jugos de frutas
  • Posible infección de la herida 

Medicamentos

Controlar su analgésico es otro desafío. La primera etapa de recuperación puede durar de una a seis semanas.

Tendrás que disminuir los medicamentos recetados para el dolor. No te vuelvas loco!

Siga los consejos de su médico sobre medicamentos. Parar sin aprobación médica puede causar complicaciones graves, incluso la hospitalización.

Efectos Emocionales

Los médicos pueden no brindarte la información que necesitas sobre los efectos secundarios emocionales de su cirugía. Puede perder el apetito o puede sentir hambre.

Al principio, tendrá una dieta líquida y eso puede ser estresante. Puede experimentar “dolor al comer”.

La comida tiene un significado especial para las personas que sufren de obesidad . “El luto por la pérdida de alimentos” es un paso natural en el proceso. 

Otros riesgos

Consumo de alcohol

Algunos pacientes que se han sometido a una cirugía para adelgazar luchan contra el abuso de alcohol y sustancias.

Una explicación es el “intercambio de adicciones”. Ya no puede usar los alimentos como una adicción, el paciente puede sentirse atraído por el alcohol u otras sustancias como sustitutos.

Trastornos de la alimentación

Irónicamente, el paciente puede estar en riesgo de desarrollar un trastorno alimentario. 

Tener problemas para comer porque no tienes apetito puede llevar a “un tipo de alimentación desordenada que puede convertirse en bulimia o anorexia”.

Comparte esta infografía en tus redes y ayuda a difundir la información
Continue Reading

Diabetes mellitus híbrida, doble o 1.5

La diabetes mellitus híbrida, sugiere que elementos de la diabetes mellitus tipo 1 y 2 coexisten en la misma persona. Entonces, pueden haber niños y adolescentes con diabetes mellitus tipo 1, que tienen resistencia a la insulina y  obesidad; o adultos con diabetes mellitus tipo 2 con anticuerpos que atacan las células beta pancreáticas1.

Así mismo, hay casos de personas con diabetes mellitus tipo 1  con antecedentes  familiares de diabetes mellitus tipo 2 o viceversa. En consecuencia, corren el riesgo genético de desarrollar ambos tipos de diabetes1.

Clásica clasificación de la diabetes mellitus

Tradicionalmente, la diabetes mellitus en la infancia y juventud es sinónimo de diabetes  tipo 1, caracterizada por pacientes habitualmente delgados con pérdida de peso significativa, asociadas a hiperglucemia, que requieren tratamiento con insulina2.

Por su parte, la diabetes mellitus tipo 2, caracterizada por resistencia a la insulina y asociada a obesidad, era considerada hasta hace poco tiempo una enfermedad de la edad adulta. Tal vez, continúe siendo más prevalente en este grupo etario, sin embargo, existe evidencia de su aparición con mayor frecuencia en la adolescencia y juventud2.

Diagnóstico diferencial entre diabetes mellitus tipo 1 y 2

Un estudio realizado en población pediátrica en Chicago, comprobó que hasta el 25 % de los casos inicialmente diagnosticados como diabetes mellitus tipo 1 eran diabetes mellitus tipo 21.

Aún así, la información disponible sobre la epidemiología de la diabetes tipo 2 en la infancia y adolescencia es escasa debido a su relativa baja frecuencia y al reducido número de estudios poblacionales realizados2.

Tratamiento a seguir en la diabetes mellitus en niños y adolescentes

La base del tratamiento en la diabetes mellitus tipo 1 es la administración exógena de insulina, unido a un plan de alimentación ajustado a los requerimientos nutricionales y actividad física3.

Al respecto, el objetivo es de dicho tratamiento es:

  • Conseguir un control metabólico óptimo
  • Garantizar el crecimiento y desarrollo del niño o adolescente
  • Disminuir las complicaciones agudas de la diabetes
  • Prevenir o retrasar las complicaciones crónicas
  • Conseguir una buena calidad de vida3.

Mientras que, el tratamiento de la diabetes mellitus tipo 2 en niños y adolescentes, implica desafíos propios. Pues esta enfermedad, resulta de la combinación de un aumento de la resistencia a la insulina y una disfunción progresiva de las células beta del páncreas. Como resultado, cambios en el plan alimentario y la actividad física son obligatorios3.

Así mismo, aunque la mayor parte de los pacientes jóvenes presentan características de diabetes mellitus tipo 1 y un número menor las de la diabetes mellitus tipo 2. Es probable que una proporción creciente tenga características de ambas. Por lo tanto, cuanto más sepamos del espectro de la diabetes mellitus híbrida, seremos más capaces de enfrentar el desafío que plantea2.

La obesidad haciendo de las suyas

Es preciso diferenciar los tipos de diabetes mellitus, por las implicaciones terapéuticas de cada una4.  Debido a esto, es importante que en el momento del diagnóstico de diabetes en niños y adolescentes, el personal médico determine qué tipo de diabetes está presente5.

Probablemente, en niños y jóvenes no obesos, es correcto asumir que el paciente tiene diabetes tipo 1. Sin embargo, en adolescentes con sobrepeso u obesidad, podría ser difícil determinar el tipo de diabetes. Además, la presencia de anticuerpos anti células beta del páncreas tiene una importante implicación terapéutica, de modo que, estos pacientes podrían necesitar insulina5.

Por su parte, la metformina, única medicación oral aprobada para adolescentes con diabetes mellitus tipo 2, no parece ser de utilidad en mejorar el control glucémico en pacientes con sobrepeso y diabetes mellitus tipo 1, como se demostró recientemente en el estudio realizado en 26 centros de endocrinología pediátrica de Estados Unidos5.

Así mismo, la presencia de anticuerpos es también una indicación para investigar la existencia de otras patologías autoinmunes asociadas, tales como hipotiroidismo por tiroiditis de Hashimoto y enfermedad celiaca, cuya presencia puede pasar inadvertida5.

Nuestra recomendación

Sin duda, estudios demuestran que la calidad de vida de los niños y adolescentes con diabetes mellitus, generalmente no difiere de la de niños y adolescentes sanos; eso sí, los diabéticos pueden presentar problemas en la vida cotidiana, relacionadas con su enfermedad4.

Por lo tanto, es importante que en el manejo de la diabetes mellitus tipo 1, 2 o híbrida, participe un equipo multidisciplinario que incluya al médico, psicólogo, nutricionista, entre otros, trabajando en colaboración con el paciente y fundamentalmente su familia3.

Finalmente, no dejes de consultar nuestro artículo de Alimentación en la diabetes mellitus

Referencias consultadas

  1. Domínguez, Y. Incidencia de la diabetes mellitus en Cuba, según tipo, en menores de 18 años de edad. Rev Cubana Endocrinol. 2017; 28 (3). Disponible en: http://www.revendocrinologia.sld.cu/index.php/endocrinologia/article/view/91/79
  2. Libman, I. Epidemiología de la diabetes mellitus en la infancia y adolescencia: tipo 1, tipo 2 y ¿diabetes “doble”?. Rev. argent. endocrinol. metab. 2009; 46 (3). Disponible en: http://www.scielo.org.ar/scielo.php?pid=S1851-30342009000300003&script=sci_arttext&tlng=pt
  3. Libman, I. Tratamiento de la diabetes tipo 1 y 2 en niños y adolescentes. Revista Colombiana de Endocrinología Diabetes & Metabolismo, 3 (2). Disponible en: https://scholar.google.com/scholar?hl=es&as_sdt=0%2C5&q=VI+Curso+Internacional+de+Endocrinolog%C3%ADa%2C+Diabetes+y+Metabolismo&btnG=
  4. Hayes, J. Diabetes mellitus en pediatría. Rev Soc Bol Ped 2014; 53 (1): 54 – 59. Disponible en: http://www.boliviarevista.com/index.php/pediatria/article/viewFile/2957/2955
  5. Libman, I. Diabetes en niños y adolescentes no es solo diabetes tipo 1 o tipo 2. Revista Colombiana de Endocrinología Diabetes & Metabolismo, 3 (2). Disponible en: https://scholar.google.com/scholar?hl=es&as_sdt=0%2C5&q=VI+Curso+Internacional+de+Endocrinolog%C3%ADa%2C+Diabetes+y+Metabolismo&btnG=
Continue Reading
Ojos y diabetes. Síntomas de la retinopatía y tratamientos actuales.
Fuente: Pixabay.com

Ojos y diabetes. Síntomas de la retinopatía y tratamientos actuales.

Una de las consecuencias más devastadoras de la diabetes es la retinopatía. Los pacientes diabéticos corren el riesgo de perder la visión, parcial o totalmente, si no cumplen un tratamiento adecuado. Por lo dramático de sus consecuencias, la retinopatía diabética ha sido extensamente estudiada por más de medio siglo, pese a lo cual las opciones terapéuticas siguen siendo limitadas.

La primera causa global de ceguera es la retinopatía diabética. Esto es esperable cuando vemos que las últimas estimaciones de la OMS hablan de 400 millones de diabéticos diagnosticados a nivel mundial. Las matemáticas apoyan este hecho si reconocemos a la retinopatía como la complicación más frecuente de la diabetes. La pérdida de visión es ya una epidemia entre los pacientes diabéticos, afectando a más de 100 millones de personas.

La retinopatía diabética es la primera y más importante consecuencia de la microangiopatía. Esto es el daño que sufren los vasos sanguíneos de menor tamaño que se encuentran distribuidos por todo el organismo. Pero otros fenómenos no relacionados con la microangiopatía también han sido vinculados con le génesis de la retinopatía diabética. De hecho, las lesiones iniciales en los ojos son causadas por el edema celular ocasionado por la hiperglicemia, lo cual no tiene relación con las complicaciones microvasculares.

Síntomas visuales

Cuando aún no se ha establecido un daño ocular profundo, los síntomas son escasos o están del todo ausentes. El edema y las modificaciones del líquido intraocular causa inicialmente visión borrosa. Esta alteración suele mejorar con el descenso de la glicemia y por ello no se le presta demasiada atención. Pero las lesiones de la microvasculatura son constantes y se van acumulando y empeorando con el paso del tiempo.

Edema macular

La inflamación de la parte funcional de la retina se conoce como edema macular. Esta zona es la más sensible de la retina y al verse afectada produce alteraciones en la agudeza visual. Los niveles persistentemente altos de azúcar en sangre pueden causar daño permanente en la mácula. Los pacientes con este cuadro clínico manifiestan visión borrosa, escotomas o brillos anormales, dificultad para conducir o para reconocer rostros y fotofobia.

Retinopatía diabética

Cuando los pequeños vasos sanguíneos que nutren a la retina se enferman, se establece la retinopatía como tal. Inicialmente los vasos debilitados pueden engrosarse y filtrar líquido hacia la retina, proceso conocido como retinopatía diabética no proliferativa. Cuando el daño vascular obliga al organismo a crear nuevos vasos sanguíneos para seguir alimentando a la retina, se pasa a la retinopatía diabética proliferativa, en la cual ya aparece daño grave en la visión.

Los pacientes en esta etapa ya cursan con síntomas severos. Aparecen cuadros oscuros dispersos en el campo visual y visión deficiente de los colores. La pérdida de nitidez es otro signo alarmante. Puede presentarse visión en bulto, filamentos oscuros y ceguera parcial en algún sector del campo visual. Finalmente, cuando se presentan hemorragias retinianas o vítreas, existe riesgo de ceguera total con escasas posibilidades de recuperar la visión normal.

Otros trastornos de la visión en el paciente diabético

El glaucoma, o aumento de la presión dentro del ojo, es más habitual en las personas diabéticas que en aquellas sanas. Esta patología puede ocasionar daño permanente en el nervio óptico y ceguera irreversible. Las cataratas, ocasionadas por la opacidad del cristalino, se presentan hasta 2 veces más frecuentemente en los pacientes con diabetes, además de aparecer a más temprana edad.

Tratamientos actuales para la retinopatía diabética

Una vez que se ha llegado al diagnóstico definitivo de retinopatía diabética, ya sea a través del fondo de ojo clásico o de estudios más modernos como la tomografía ocular o la angiografía óptica, debe establecerse el manejo terapéutico más adecuado. Si bien las alternativas no son tan numerosas, ha habido avances recientes importantes. Es importante aclarar que el manejo sistémico de la diabetes es el primer paso fundamental en el tratamiento.

Terapia láser

Fuente: Pixabay.com

La fotocoagulación láser fue el tratamiento estándar para la retinopatía diabética hasta el advenimiento de las inyecciones intravítreas de medicamentos. Aunque no se sabe con certeza el mecanismo de acción del laser, su efecto sobre los vasos que fugan líquido es esperanzador. Aparentemente el éxito de esta estrategia se basa en la destrucción del tejido isquémico en la retina, permitiendo la aparición de nuevas células sanas. En muchos centros de salud a nivel mundial sigue siendo el tratamiento de primera línea en la retinopatía diabética.

Inhibidores del factor de crecimiento endotelial vascular

Los más conocidos de estos fármacos son el Bevacizumab y el Ranibizumab. Estas drogas fueron creadas inicialmente para tratar ciertas formas severas de cáncer, pero han demostrado actividad contra la formación de nuevos vasos en la retina. Este efecto fue aprovechado por numerosos investigadores quienes administraban el medicamento a través de una inyección dentro del ojo. Los resultados fueron impresionantes. La mejoría presentada por los pacientes en etapa de retinopatía proliferativa fue enorme y aunque su uso intraocular no fue aprobado por la FDA en un principio, actualmente su administración se ha universalizado.

Nuevas moléculas con el mismo mecanismo de acción han aparecido en el mercado. El Aflibercept, un inhibidor del factor de crecimiento endotelial vascular de nueva generación, ya fue aprobado y se encuentra en el mercado. Su limitación es más por temas económicos que clínicos. Sin embargo, sus efectos son prometedores.

Esteroides

Debido al rol fundamental de la inflamación en la fisiopatología del edema macular, los esteroides han mostrado utilidad. El efecto antiinflamatorio de los esteroides alcanza incluso la retina. Los corticoesteroides intraoculares son efectivos para revertir el edema macular por mecanismos distintos, incluyendo la inhibición del factor de crecimiento endotelial vascular a una tasa inferior que los fármacos mencionados en el apartado previo.

Cirugía

La vitrectomía vía pars plana y la facoemulsificación son procedimientos quirúrgicos útiles en el tratamiento de la retinopatía diabética. Si bien representan una alternativa terapéutica radical, muchos pacientes son candidatos para estos procedimientos de entrada. De hecho, en presencia de desprendimiento de retina, la cirugía es el tratamiento de elección.

Actualmente siguen desarrollándose nuevas opciones terapéuticas, como inhibidores de la 4-dipeptidilpeptidasa, filtración quirúrgica con sistema EX-PRESS, irradiación con luz infrarroja e incluso tratamientos naturistas para ofrecerle al paciente diabético la oportunidad de conservar su visión y calidad de vida.

Referencias

  1. Duh, Elia J; Sun, Jennifer K. y Stitt, Alan W. (2017). Diabetic retinopathy: current understanding, mechanisms, and treatment strategies. JCI Insight, 2(14): e93751.
  2. Schmidt-Erfurth, U. y colaboradores (2017). Guidelines for the Management of Diabetic Macular Edema by the European Society of Retina Specialists (EURETINA). Ophthalmologica, 237: 185-222.
  3. The National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases (2017). Las enfermedades diabéticas del ojo. Recuperado de: niddk.nih.gov
  4. American Academy of Ophthalmology (2017). Diabetic Retinopathy PPP – Updated 2017. Recuperado de: aao.org
Continue Reading

Sueño y Diabetes: Riesgos De No Dormir Para Una Persona Con Diabetes

Dormir es una de las actividades necesarias para el ser humano. Sobretodo a la hora de tratar ciertas enfermedades. Por ello, al hablar del sueño y diabetes, debemos tener muy en cuenta algunos detalles. ¿Cuantas horas de sueño son aconsejables para una persona con diabetes? ¿Cuales son los riesgos de no dormir?

Acompáñanos a conocer más sobre el sueño y diabetes en este artículo que hemos preparado. Asimismo, recuerda que todo esto debe ir acompañado de una dieta para la diabetes. Esto ayudará a reducir los síntomas y el avance de la enfermedad.

Sueño y Diabetes: Riesgos De No Dormir Para Una Persona Con Diabetes

Algunas veces se crean mitos de lo que puede ser una correcta dieta o del tratamiento de una persona con diabetes. Sin embargo, en cuanto al sueño, es fácil encontrar opiniones similares.

Asimismo, los riesgos de no dormir son muy altos. Esto si se habla de una persona que duerma poco o mucho de forma muy seguida.

Consecuencias De No Dormir Para Una Persona Con Diabetes

 Sueño y Diabetes consecuencias 

Según un estudio del instituto del sueño (IIS). La probabilidad de padecer algún tipo de diabetes o diabetes mellitus es mayor en personas que duermen menos de 6 horas. Esto se debe a que el cuerpo tiene menos tiempo para descansar y reponerse.

Las personas con diabetes requieren mantener sus niveles de glucosa bajos. En este sentido, es durante el sueño que el cuerpo equilibra su sistema y se mantiene saludable.

Por otro lado, más del 40% de los pacientes con diabetes sufren de algún trastorno del sueño. Así entonces, dormir poco aumenta el riesgo de sufrir la enfermedad, pero padecer diabetes crea una predisposición a algún trastorno del sueño.

El sueño y la diabetes son elementos muy relacionados entre sí. Un empeoramiento de la enfermedad puede deberse a falta de sueño. Asimismo, una vez que se sufre algún trastorno del sueño, los cuidados deben ser mucho mayores.

¿Hay Riesgo De Sufrir Hiperglucemia Por Falta De Sueño?

Sí, algunos científicos advierten que esta puede ser una relación muy peligrosa. En este sentido, si las horas de sueño se reducen a 4 horas durante una semana, el cuerpo se vuelve menos tolerable a la glucosa.

Esto quiere decir que los niveles de glucosa se incrementan y la persona produce menos insulina. Por lo general, la hiperglucemia viene acompañada por sed, piel seca y debilidad. Síntomas que perjudican la salud del paciente.

Apnea Del Sueño En Personas Con Diabetes

Así como existe el riesgo de sufrir hiperglucemia por falta de sueño. También se puede sufrir apnea del sueño, trastorno que se acentúa más en personas diabéticas.

La apnea del sueño se presenta de forma frecuente en pacientes diabeticos. Su principal sintoma es el cese de la respiración, y puede durar desde segundos a más.

Al no tener oxigeno suficiente, la persona se despierta exaltada. Esto se puede repetir varias veces durante la noche, perjudicando así el descanso de la persona.

Sueño Irregular en Pacientes

Diabetes y Sueño

Una de las alteraciones más comunes del sueño es ocasionada por la neuropatía. La Neuropatía es produce dolor en las articulaciones y extremidades. Alterando así la calidad del sueño.

No es muy común la neuropatía en pacientes diabéticos, pero de llegarse a sufrir, las consecuencias pueden ser graves. Siempre ante estos casos se recomienda ir al médico y recibir indicaciones para un tratamiento.

Aumento de Peso Corporal

Otra de las consecuencias de no dormir correctamente para un paciente diabético es el aumento de peso. El no dormir correctamente afecta el metabolismo del cuerpo y con ello su peso.

El aumento de peso para personas diabéticas puede ser perjudicial y trae cambios en el tratamiento. En este punto, no sólo debe reestructurarse la dieta sino que se debe asegurar el reposo del paciente.

El sueño y la diabetes deben mantenerse con mucho cuidado para no alterar las funciones del organismo. Es importante dormir al menos 6  o un poco más.

De igual forma, es importante medir el nivel de glucosa antes de dormir. Así se puede decidir si es conveniente ingerir algún refrigerio. Todo esto para mantener los niveles de glucosa bajos, o a un nivel que se considere conveniente.

Sueño y Diabetes: Tips Para Dormir Para Pacientes Diabéticos

Crea un buen sitio para dormir

Asegúrate de tener una especie de “santuario” para dormir. Esto quiere decir un sitio lo suficientemente oscuro y agradable. Asimismo, escoge una temperatura que prefieras y que te ayude a conciliar el sueño.

Algunos expertos consideran que se deben remover todas señales electromagnéticas. Esto ayuda a incrementar los niveles de melatonina y serotonina, hormonas que facilitan el sueño.

Toma una ducha antes de dormir

Esto puede ayudar a relajar el cuerpo. Asimismo, trata de no tomar algún liquido antes de dormir. Esto ayuda que no te levantes en la madrugada.

Puedes utilizar un antifaz a la hora de dormir para bloquear cualquier fuente de luz. Por otro lado, si trabajas hasta tarde, trata de ir dormir una hora después de trabajar. Esto ayuda a no tener la mente los problemas y el ajetreo del trabajo.

Evita los malos hábitos

Algunas veces la falta de sueño puede ser producida por malos hábitos. No hacer ejercicio o un estilo de vida sedentaria pueden ser la causa del mal sueño.

Asimismo, evita las bebidas alcohólicas o el café si este no es para diabéticos. Por otro lado, si todos estos tips han fallado. Puedes utilizar algún suplemento de melatonina con la recomendación de un doctor. Recuerda que en pacientes diabéticos bajo tratamiento con insulina, algunas precauciones deben ser tomadas.

Sueño y Diabetes

El sueño y diabetes están ligados entre sí. Un correcto equilibrio en la rutina para dormir puede ser beneficioso para una persona con diabetes. Por otro lado, un desequilibrio en el sueño como el estrés, puede ser perjudicial.

Hasta aquí nuestro artículo de hoy. Espero que esta información acerca del sueño  y diabetes te sea útil. Asimismo, puedes compartirla o dejar tus sugerencias en la caja de comentarios. Hasta pronto!

Consecuencias de no dormir para un diabético

 

 

 

 

Continue Reading
Factores ambientales que promueven la diabetes
Fuente: Pixabay.com

Factores ambientales que promueven la diabetes

Factores ambientales que promueven la diabetes

¿Cuáles son los factores de riesgo en una persona propensa a contraer diabetes?

Los factores ambientales que promueven la diabetes son el sedentarismo, los malos hábitos de alimentación y el sobrepeso. Según la Organización Mundial de la Salud hay 422 millones de adultos en el mundo que padecen diabetes. La mayoría son provenientes de países desarrollados. Esta cifra se ha cuatriplicado desde 1980, indicando que estos últimos años hubo algún factor o varios que desencadenaron este aumento. A continuación se desarrollan los principales factores.

Sedentarismo

Uno de los factores ambientales principales es el sedentarismo. No realizar actividad física, utilizar el auto para recorrer unas cuadras, subir por el ascensor en vez de utilizar las escaleras, contribuyen al sedentarismo. Esta forma de comodidad se ha vuelto muy común en este tiempo en el que queremos resultados instantáneos y con poco esfuerzo. La tecnología se encuentra en todos los hogares y cada vez más niños desde pequeños están horas frente a la computadora, cultivando este hábito en vez de estar en movimiento y salir a jugar al aire libre. Podemos decir lo mismo de adolescentes y adultos, que crecieron en un mundo descubriendo Internet y las redes sociales. Este mundo virtual no sólo es un lugar para encontrar información útil que puede ser necesaria para actividades académicas, sino también para perder horas en diversión y plataformas que colaboran a la quietud.

Mantenerse activo es necesario para una vida sana.
Fuente: Pixabay.com

Realizar actividad física es prevenir no solo la diabetes, sino otras enfermedades crónicas que pueden desencadenarse. Son las llamadas enfermedades no transmisibles ( ENT) entre las que se encuentran las cardiopatías y accidentes cerebro vasculares, entre otros. Las ENT provocan el 71% de muertes alrededor del mundo, siendo este valor de 15 millones de personas por año. Por eso es importante realizar actividad física periódicamente, no solo para prevenir esta enfermedad, sino muchas mas.

Malos hábitos de alimentación

Entre los factores ambientales se encuentran los malos hábitos de alimentación que incluyen saltear comidas, ingerir alimentos ricos en grasas y dulces, y no comer alimentos saludables. Saltearse comidas lleva a que el organismo gaste la reserva que tiene de energía pero que por otra parte, cuando la persona se alimente, lleve a la formación de glucógeno en el hígado como reserva energética. Ingerir alimentos ricos en grasas conlleva a un aumento del tejido adiposo. También el consumo elevado de dulces diario, puede provocar a la larga, una alteración en el metabolismo de la glucosa. Por lo tanto, no consumir alimentos saludables durante un largo período de tiempo puede llevar a diversos trastornos metabólicos.

Los problemas hepáticos y de vesícula también están asociados a una dieta rica en lípidos. Estos problemas suceden a veces en regiones de escasos recursos, donde los alimentos bajos en nutrientes son los más económicos. Aunque también en los países desarrollados, que no tienen una cultura de buena alimentación, el consumo de alimentos ricos en grasas e hidratos de carbono es elevado. Esto puede deberse al excesivo trabajo y el consumo de snacks no saludables para lidiar con el hambre momentáneo.

Para prevenir enfermedades crónicas es necesario una dieta saludable.
Fuente: Pixabay.com

La solución se encuentra en crear hábitos mas saludables. Tener un desayuno nutritivo, intercambiar un alfajor por una manzana o un yogur con cereales a media mañana puede ser una opción. Incorporar a la dieta diversidad de frutas, verduras y cereales, y beber agua, en vez de gaseosas azucaradas, ya que el agua purifica nuestro cuerpo y nos limpia de impurezas. Y para una dieta más a medida, se debe consultar a un nutricionista.

Sobrepeso

Un factor clave que colabora en la mayoría de los casos de diabetes es el sobrepeso. Siendo a veces una de las causas principales para que la enfermedad se desarrolle. Esto sucede por la mala alimentación donde la nutrición es pobre en nutrientes y rica en grasas y dulces y esto produce un aumento del tejido adiposo, principalmente en abdomen y tejido subcutáneo. Según la organización mundial de la salud ( OMS) en 2016, 1900 millones de adultos mayores de 18 años tenían sobrepeso. Superando el sobrepeso y la obesidad la cantidad de causas de muerte que la desnutrición.

El sobrepeso afecta a mas de 1900 millones de adultos en el mundo.
Fuente: Pixabay.com

El índice de masa corporal ( IMC) se calcula como el peso del individuo en kilogramos dividido su altura al cuadrado (en metros) IMC= Kg/ m²  La persona tiene:

  • Sobrepeso cuando su IMC es igual o mayor a 25
  • Obesidad cuando su IMC es igual o mayor a 30.

Al pertenecer al grupo de factores ambientales, esta condición se puede modificar con voluntad propia y cambiando el entorno que lo rodea. Procurando comenzar una dieta con ayuda de un nutricionista y visitarlo periodicamente para seguir con el plan.

Éste factor junto con los otros son modificables, cambiando los hábitos que uno posee por otros mas saludables. La diabetes es una de las enfermedades crónicas que pueden desencadenarse por éstos factores. Por eso, realizar actividad física, tener una buena alimentación y tratar de tener un peso saludable son características que colaboran a mantener una buena salud.

Fuente: www.who.int

Continue Reading
Actividad sexual y diabetes. ¿Debemos preocuparnos?
Fuente: Pixabay.com

Actividad sexual y diabetes. ¿Debemos preocuparnos?

El funcionamiento sexual es un importante componente del bienestar humano, aunque muchas veces sea ignorado. Lamentablemente los pacientes diabéticos tienen mayor incidencia de desórdenes sexuales que las personas sanas. Esta realidad afecta tanto a hombres como a mujeres, sin importar si se tratan de pacientes diabéticos tipo 1 o tipo 2. Si a esto se le suman las enfermedades mentales asociadas a la diabetes, estos pacientes se convierten en un verdadero cúmulo de alteraciones psicológicas.

Aún cuando los mecanismos fisiopatológicos de la diabetes se han estudiado profundamente desde hace más de 40 años, los fenómenos inherentes a las alteraciones sexuales permanecen muchas veces en la oscuridad. Este hecho no sorprende demasiado debido a que el sexo aún se considera un tema tabú. Pero ha habido avances recientes. Durante la última década, los estudios sobre la sexualidad en los diabéticos se han multiplicado. Gracias a este impulso científico, se han comenzado a entender mejor los efectos de la diabetes sobre el desempeño sexual.

Sexualidad femenina y diabetes

Los desórdenes sexuales afectan entre el 50% y el 80% de las mujeres diabéticas. Si bien esta cifra parece exagerada, la misma se alcanza al incluir síntomas leves que no comprometen la práctica sexual habitual. Un gran número de pacientes diabéticas refiere algún grado de perturbación sexual relacionada con el deseo, la excitación, la satisfacción, la lubricación e incluso dispareunia o dolor durante el coito.

Estas molestias se incrementan con la edad y con el tiempo de evolución de la enfermedad. Algunos autores resaltan además que la frecuencia, prevalencia e intensidad de los desórdenes sexuales se relacionan con la depresión y otras enfermedades mentales que suelen sufrir los pacientes diabéticos. Se ha demostrado en algunos interesantes estudios que las mujeres diabéticas con depresión experimentan más problemas para sentir deseo sexual y alcanzar el orgasmo que las mujeres diabéticos sin trastornos mentales.

De acuerdo a un estudio realizado por Ewalina Bak y colaboradores, publicado en Mayo del 2018, la ocurrencia de trastornos orgásmicos y de la excitación en mujeres diabéticas puede estar asociada al insuficiente flujo vascular a través de los vasos pélvicos y a la neuropatía autonómica y periférica típica de esta enfermedad crónica. La dispareunia es causada por la menor lubricación intravaginal así como por factores psicológicos. Estos fenómenos son más frecuentes en las mujeres con diabetes tipo 1, quizás en relación con la mayor cronicidad del cuadro.

Sexualidad masculina y diabetes

El principal marcador para determinar la salud sexual en el hombre es la capacidad eréctil del pene. Basados en este fenómeno se han realizado últimamente muchos trabajos de investigación con una variable común. A través de la aplicación de un cuestionario especial se estudió la capacidad de lograr y mantener una erección efectiva en hombres diabéticos y los resultados fueron alarmantes.

Fuente: Pixabay.com

Más de la mitad de los hombres diabéticos mayores de 40 años manifestaron algún grado de disfunción eréctil. Estos números son hasta 2 veces más altos que en personas no diabéticas. Pero los daños no quedan allí. Estos ensayos también demostraron que los trastornos sexuales en el hombre diabético se presentan entre 10 y 15 años más temprano que en hombres sanos. Y esta condición empeora con el paso del tiempo, por lo que muchos hombres relativamente jóvenes no pueden alcanzar la satisfacción sexual plena.

Así como en las mujeres, la microangiopatía y la neuropatía diabética parecen ser las causas de estos problemas. Esta última también ocasiona la dificultad para lograr el orgasmo masculino. Los pacientes diabéticos no suelen presentar problemas de eyaculación precoz, todo lo contrario, muchas veces no consiguen eyacular en lo absoluto. Como es de esperarse, estos trastornos conllevan a una serie de dramáticos efectos psicológicos y mentales.

Depresión sexual

La sola presencia de la diabetes puede ocasionar depresión en los pacientes. Si además sumamos la aparición de trastornos sexuales, la cantidad de trastornos mentales se dispara. Algunos estudios han demostrado que 7% de las mujeres diabéticas jóvenes presentan trastornos del humor, pero si la diabetes se acompaña de alguna condición sexual, este número llega hasta el 35%. En los hombres no es distinto. 1 de cada 5 hombres diabéticos tiene riesgo de depresión, pero cuando existen problemas sexuales esta relación llega a 3 de cada 5 pacientes.

¿Qué hacer ante algún trastorno sexual en el paciente diabético?

Como ocurre con cualquier enfermedad mental, no tratarla o ignorarla puede ser contraproducente. El apoyo psicológico es fundamental. La terapia conductiva, psicoanálisis y entrenamiento sexual es muy valioso. En caso de haber enfermedades mentales clínicas, deben indicarse medicamentos antidepresivos.

Los pacientes masculinos tienen cierta ventaja. No existe contraindicación formal para los inhibidores de la fosfodiesterasa (sildenafil, vardenafil, tadalafil) muy utilizados en la disfunción eréctil. Sin embargo se debe ser cauto con las interacciones medicamentosas, las cardiopatías y la hipertensión arterial. Las mujeres pueden utilizar geles lubricantes, incluso aquellos con componentes hormonales. Los juegos sexuales previos con la pareja también son bienvenidos.

Para concluir se debe insistir en el adecuado tratamiento de la enfermedad. Ya se mencionó que la microangiopatía y la neuropatía son responsables de la mayoría de los trastornos sexuales. Estas son complicaciones crónicas de la diabetes que pueden evitarse o retardarse con un buen manejo clínico. La dieta y la terapia farmacológica, así como el ejercicio, son fundamentales para prolongar la vida con calidad del paciente diabético.

Referencias

  1. Bak, Ewalina y colaboradores (2017). Relationships of Sexual Dysfunction with Depression and Acceptance of Illness in Women and Men with Type 2 Diabetes Mellitus. International Journal of Environmental Research and Public Health, 14(9): 1073.
  2. Bak, Ewalina y colaboradores (2018). Does Type 1 Diabetes Modify Sexuality and Mood of Women and Men? International Journal of Environmental Research and Public Health, 15(5): 958.
  3. Pontiroli, A. E. y colaboradores (2011). Female sexual dysfunction and diabetes: a systematic review and meta-analysis. The Journal of Sexual Medicine, 10(4): 10
  4. Kouidrat, Y. y colaboradores. High prevalence of erectile dysfunction in diabetes: a systematic review and meta-analysis of 145 studies. Diabetic Medicine: a Journal of the British Diabetic Association, 34(9): 1185-1192.
Continue Reading
Diabetes tipo 2: ¿Qué ocurre en el cuerpo de un diabético?
Diabetes

Diabetes tipo 2: ¿Qué ocurre en el cuerpo de un diabético?

La diabetes mellitus es un conjunto de enfermedades caracterizadas por niveles elevados de glucosa en sangre, secundarios a alteraciones en la secreción de insulina, en su acción, o ambas1.

La insulina es una hormona producida por las células betas del páncreas, que se encarga de regular la cantidad de glucosa en sangre1.

Existen varios tipos de diabetes mellitus, sin embargo, la más común es la tipo 2, que puede explicar entre el 90 al 95 % de los casos diagnosticados1.

Síntomas de la diabetes mellitus tipo 2

El desarrollo de esta enfermedad es gradual, y muchas veces la persona no presenta síntomas en los primeros estadios; de allí, que este presente bastante tiempo antes de ser diagnosticada1.

Es importante conocer los síntomas clásicos de la diabetes, saber identificarlos y consultar con un medico en caso de sospecha.

En este sentido, se tiene:

  • Constante necesidad de orinar
  • Sed inusual
  • Hambre extrema
  • Perdida de peso inexplicable
  • Fatiga e irritabilidad extremas
  • Infecciones frecuentes
  • Visión borrosa
  • Heridas que tardan en sanar
  • Hormigueo en las manos o los pies2.

Factores de riesgo para la diabetes mellitus tipo 2

La probabilidad de desarrollar esta enfermedad, depende de una combinación de factores medioambientales y genéticos, entre ellos:

  • Antecedentes familiares de diabetes
  • Edad avanzada
  • Obesidad, en particular obesidad intraabdominal
  • Hipertensión arterial
  • Dieta occidental
  • Inactividad fisica
  • Antecedentes de diabetes gestacional
  • Diagnostico de prediabetes
  • Raza o etnia1.

¿Qué ocurre en el cuerpo de un diabético tipo 2?

La diabetes mellitus tipo 2, se caracteriza por la combinación de insuficiencia en la producción de insulina y resistencia a la misma1.

La resistencia a la insulina ocurre primero en el músculo, hígado y células adiposas, posteriormente se produce un aumento compensador de la secreción insulina, intentando mantener los niveles de glucosa en el intervalo normal o prediabético. Sin embargo, el páncreas se agota y es incapaz de seguir produciendo la insulina necesaria1.

Básicamente, los niveles de insulina endógena son insuficientes para superar la resistencia a la insulina; como consecuencia se produce un exceso en la concentración de glucosa en sangre y se establece el diagnóstico de diabetes1.

Paso a paso…

Inicialmente, la hiperglucemia se manifiesta con una elevación de la glucosa después de las comidas, seguido por una elevación en ayunas. Así mismo, al disminuir la secreción de insulina, aumenta la producción de glucosa por el hígado, con lo que aumentan los niveles de glucosa antes de las comidas.

Por otro lado, la respuesta de la insulina también es inadecuada a la hora de suprimir la secreción de glucagón, lo que genera hipersecreción de glucagón, una hormona que estimula la producción de glucosa por parte del hígado1.

Así mismo, la resistencia a la insulina también se demuestra en los adipocitos, conduciendo a lipolisis y elevación de los ácidos grasos libres circulantes; lo que genera disminución de la sensibilidad a la insulina, alteración el la secreción de insulina y aumento de la producción de glucosa por el hígado1.

Resultado final

La pérdida progresiva de la función de las células beta del páncreas, significa que las personas diabéticas necesitarán cada vez más medicamentos para mantener el mismo grado de control glucémico y con el tiempo, precisarán insulina exógena1.

Nuestra recomendación

Es necesario seguir al pie de la letra cada indicación médica, si bien es cierto, que esta enfermedad tiene su curso natural, las decisiones del día a día hacen la diferencia para lograr un buen control metabólico. ¡Animo, se puede!

Así mismo, no dudes en consultar nuestro articulo Tratamiento a seguir en la diabetes mellitus

Referencias consultadas

  1. Maham, L., Escott, S., y Raymond, J. Krause dietoterapia. (13ª ed.).España: Elsevier; 2013.
  2. American Diabetes Association-ADA. Síntomas de la diabetes. [Internet] 2015 [04 agosto 2018]. Disponible en: http://www.diabetes.org/es/informacion-basica-de-la-diabetes/sintomas-de-la-diabetes/

 

Continue Reading

End of content

No more pages to load

Close Menu