Niños ¿Cómo les afecta la diabetes?

Los niños suelen manifestar la diabetes, de una forma distinta a los adultos. Muchos padres observan cambios en la conducta de sus hijos antes de sospechar problemas con el azúcar en la sangre. Los exámenes médicos permiten ajustar tareas puntuales y  estrictas para mantener los niveles de azúcar en sangre sobre los niveles adecuados.

El cuidado de infantes con problemas de azúcar, generalmente recae sobre sus padres y cuidadores. Ellos verifican los niveles de glucosa en la sangre, administran insulina y supervisan su dieta y la actividad física. Estas labores de cuidado y control, deben ser realizadas durante un periodo particularmente delicado del crecimiento y desarrollo posterior.

El Papel de los Padres en el Manejo de la Diabetes.

Al momento del diagnóstico, tanto padres como cuidadores deben convertirse rápidamente en expertos. La información sobre el manejo de la enfermedad, ayuda a superar inseguridades, miedos y dudas sobre su desempeño como cuidadores, el aislamiento, fomentado por la percepción de incomprensión sobre los requerimientos de la atención de los niños.

Diabetes en Niños
Los padres y cuidadores son clave en el tratamiento diario de los niños con diabetes

La angustia, el estrés, la ansiedad e incluso los síntomas depresivos, pueden aparecer también en los padres. Éstos requieren un mayor apoyo en el momento del diagnóstico para facilitar su aceptación y la reducción de la angustia. En ocasiones, el nivel de ingreso o la presencia de sólo un padre en el hogar, permiten identificar con antelación el riesgo alto o bajo de sufrir estrés en los padres.

La Actividad Física en Niños con Diabetes

A medida que el niño crece, la actividad física es clave para controlar los niveles de insulina. Entre los niños sanos hacia los 3 o 4 años de edad, hay una reducción de la actividad física. Si a esa edad ya hay un diagnóstico de diabetes tipo 1, la actividad física debe ser parte del tratamiento diario.

El control estricto de la alimentación y de la actividad física debe mantenerse durante la etapa de crecimiento. Igualmente, el apoyo a padres y cuidadores debe ser sostenido dada la complejidad de su manejo. El estrés en los padres durate la crianza afecta directamente a los niños. Hay pocos servicios de orientación dirigidos a atender a padres de niños con diabetes, aunque estos problemas pueden reducirse con información adecuada.

Los niños que practican deportes de forma independiente de sus padres deben prepararse para saber reconocer los signos de los síntomas de hipoglucemia y siempre deben tener glucosa dentro de un acceso fácil.

Los profesores de educación física deben ser conscientes de que la hipoglucemia es un riesgo y saber cómo tratar una hipoglucemia en caso de que ocurra.

Efectos en el Aprendizaje

Estudios recientes revelan variaciones en la cantidad de materia gris en zonas relacionadas con el aprendizaje, en pacientes con altos índices de hiperglucemia. Se ha observado una reducción mayor de materia gris en pacientes con alta hiperglucemia diagnosticada a una edad más temprana. El aprendizaje y memoria, se afectan con la hiperglucemia, lo cual sugiere que pueden haber cambios en la cognición.

Diabetes Infantil Sintomas
El aprendizaje infantil puede verse afectado por niveles altos de azucar en sangre.

Las rabietas y el mal comportamiento pueden advertir problemas con el azúcar. Las limitaciones expresivas y cognitivas de los niños pequeños, casi siempre son un obstáculo en el proceso de diagnóstico. Además, su reducido manejo del pensamiento lógico, conductual y emocional complica el régimen de tratamiento diario de la diabetes.

El control diabético afecta las actividades de los pequeños: el juego, las comidas, el sueño y el trato con otros niños y la familia. Por ello, se requiere la atención permanente de padres y cuidadores hacia los niños con diabetes. Esto les permite identificar recursos y prestar una atención adecuada a cada aspecto del control.

Factores de Riesgo para la Diabetes en Niños

La historia familiar es uno de los factores de riesgo principales. Cualquier persona con un padre o hermanos con diabetes tipo 1 tiene un riesgo ligeramente mayor de desarrollar la afección. Otro factor igual de importante es la predisposición genética. La presencia de ciertos genes indica un mayor riesgo de desarrollar diabetes tipo 1.

Asimismo, los factores étnicos también deben considerarse. En los Estados Unidos, la diabetes tipo 1 es más común entre los niños blancos no hispanos que entre los niños con otro color de piel y origen étnico.

También existen factores de riesgo ambientales como pueden ser los virus a los que el niño se encuentre expuesto. La exposición a ciertos virus en conjunto, puede desencadenar la destrucción autoinmune de las células de los islotes.

No se ha demostrado que ningún factor dietético o nutriente específico en la infancia desempeñe un papel en el desarrollo de la diabetes tipo 1. Sin embargo, la ingesta temprana de leche de vaca se ha relacionado con un mayor riesgo de diabetes tipo 1, mientras que la lactancia materna puede reducir el riesgo. El momento de la introducción del cereal en la dieta de un bebé también puede afectar el riesgo de diabetes tipo 1 en un niño.

Algunas Complicaciones

Las complicaciones de la diabetes tipo 1 se desarrollan gradualmente. Si los niveles de azúcar en la sangre no están bien controlados durante un período prolongado de tiempo. Las complicaciones de la diabetes pueden llegar a ser incapacitantes o incluso potencialmente mortales.

Las enfermedades que pueden desarrollarse como complicaciones de la diabetes pueden incluir: enfermedad del corazón y de los vasos sanguíneos, daño a los nervios, daño al riñón, daño a los ojos, afecciones de la piel y osteoporosis.

¿Se Puede Prevenir la Diabetes?

Los niños que tienen un alto riesgo de desarrollar diabetes tipo 1 pueden ser examinados para detectar anticuerpos asociados con el trastorno. Pero la presencia de estos anticuerpos no hace que la diabetes sea inevitable. Y actualmente no se conoce ninguna forma de prevenir la diabetes tipo 1 si se encuentran los anticuerpos.

Los investigadores están trabajando para prevenir la diabetes tipo 1 en personas que tienen un alto riesgo de desarrollar la enfermedad. Otras investigaciones se centran en prevenir una mayor destrucción de las células de los islotes en personas recién diagnosticadas.

Cerrar menú