Diabetes gestacional y ejercicio físico
Diabetes gestacional y ejercicio físico

En todo el mundo, la diabetes gestacional constituye una de las complicaciones habituales del embarazo y es responsable de una importante morbimortalidad tanto materna como perinatal (período que comprende desde la semana 22 de embarazo, hasta el término de las primeras cuatro semanas de vida) (1). Los principales factores de riesgos asociados a la diabetes gestacional incluyen; edad (>45años), falta de ejercicio físico, obesidad, genética, embarazo múltiple y alta ingesta de grasas saturadas (2).

Pero, ¿Qué es la diabetes gestacional?

Es una alteración en el metabolismo de los carbohidratos que se inicia por primera vez durante el embarazo, a partir de las 20 semanas, dando como resultado un estado de hiperglucemia (cantidad excesiva de glucosa en sangre) de severidad variable (1).

¿Cómo ocurre esto?

La insulina es la hormona que se encarga de regular la cantidad de glucosa en sangre y funciona como una llave que abre la cerradura de las puertas de las células del cuerpo para que la glucosa entre y sea utilizada como energía. Por su parte, el embarazo se caracteriza por ser una ‘‘condición diabetógena’’ y que produce cambios en la secreción y sensibilidad de la insulina, como consecuencia se incrementa cantidad de glucosa posprandial (después de las comidas) y se produce resistencia a la insulina, con la finalidad de asegurar un suministro adecuado de glucosa al feto (2).

Los factores que promueven esta condición son; el incremento de la adiposidad materna y de forma predominante; el efecto antiinsulínico de las hormonas producidas por la placenta. De allí, la rápida disminución de la resistencia a la insulina en el posparto (2).

¿Cuál es el efecto del ejercicio físico en esta condición?

En la diabetes gestacional, el ejercicio debe ser parte del plan de tratamiento integral, pues permitirá un mejor control del peso y reducir la insulino resistencia. Sin embargo, es muy importante adaptar las recomendaciones de acuerdo al momento de la gestación y a cada paciente en particular (1).

De igual forma, es importante resaltar que en algunas mujeres con diabetes gestacional, la modificación dietética y el ejercicio físico no son suficientes para normalizar la hiperglucemia; aun así, el entrenamiento aeróbico regular puede contribuir a una disminución de la dosis diaria de insulina que se requiere para controlar los niveles de glucosa (1).

Así mismo, algo muy importante y que aplica en este caso, es la popular frase ‘‘mejor prevenir que lamentar’’, y es que el ejercicio físico durante las primeras 20 semanas de gestación, reduce a la mitad el riesgo de padecer diabetes gestacional, por lo que es buena opción comenzar la práctica de ejercicio físico desde el momento que se conoce la presencia de un embarazo, previamente mencionando este aspecto en las consultas médicas de control prenatal (1).

¿Cuáles otros beneficios puedo obtener con la práctica de ejercicio físico durante el embarazo?

Otras consideraciones sobre el ejercicio en las mujeres embarazadas es que mejora la condición materna, la autoimagen, la tasa de crecimiento y volumen de la placenta; además, disminuye la incidencia de dolor lumbar, calambres, edema y depresión. Y por si fuera poco, en el feto disminuye la masa grasa, mejora la tolerancia al estrés y favorece el desarrollo neurológico (3).

¿Cuáles son las mejores opciones de ejercicio físico?

En general, es preferible el ejercicio aeróbico, que mejora también la capacidad cardiorrespiratoria. Una de las mejores opciones es el ejercicio físico en el agua, puesto que el medio acuático proporciona resistencia al movimiento muscular, resultando un entrenamiento de mayor intensidad pero sin el estrés gravitacional y el dolor y que además resultaría como un efecto de masaje (1).

Sin embargo, la recomendación general adoptada para todas las mujeres embarazadas es realizar 30 minutos de ejercicio físico de moderada intensidad la mayoría de los días de la semana. Aun así, si se realiza a una intensidad moderada durante 60 minutos al día, 5 veces o más por semana parece ser beneficioso para la madre y no causar daño al feto o el niño (1).

¿Por dónde comenzar?

Todo depende del nivel de actividad física anterior al embarazo, para las futuras mamas que no realizaban ningún tipo de ejercicio físico es recomendable iniciar su práctica durante el embarazo con ejercicios de poco riesgo como la natación, la bicicleta estática o la marcha moderada, con una duración de 20-30 minutos aproximadamente. Por su parte, si son mujeres previamente activas pueden continuar sus ejercicios, pero evitando deportes en contacto, de altura, submarinismo y los que tengan riesgos de trauma abdominal (1).

Por último, como sabemos que lo más importante es tu salud y la de tu bebe, te dejamos estas orientaciones que te permitirán conocer más sobre los tipos de ejercicios, recordando que en cualquiera de los casos debes mencionar este aspecto en las consultas médicas de control prenatal.

Tabla 1. Ejercicios físicos recomendados en la diabetes gestacional

Tipo de

ejercicio

Duración

(minutos)

Frecuencia semanalIntensidadBeneficios

 

Acuática*

 

303Moderada-Estimulan la actividad cardiaca, pulmonar y muscular.

-Mejoran la circulación.

-Colaboran con la homeostasis de la glucemia.

-Mejoran el descanso.

-Aumentan tonicidad y fuerza muscular

 

 

Bicicleta fija

 

303Baja
 

Caminata al aire libre o en maquina

 

305

Baja

 

Yoga*

 

602 a 3Baja

-Disminuye tensión y ansiedad.

-Mejora la postura

-Reduce molestias propias del embarazo.

 

Pilates*

 

602 a 3Baja

-Aumenta la tonicidad muscular.

-Mejora la flexibilidad

*      Programas adaptados al embarazo

Fuente: Cortez, N. y Albino, A. (2015)

Referencias consultadas

  1. Cortez, N. y Albino, A. Ejercicio físico en el tratamiento de la diabetes gestacional. ISDe Sports Magazine [Internet]. 2015. [Consultado 22 jul 2018]; 7 (26): 1-6. Disponible en: http://www.isde.com.ar/ojs/index.php/isdesportsmagazine/article/viewFile/139/160

 

  1. Centro de Atención Nutricional Infantil de Antimano-CANIA. Nutrición en el embarazo. Caracas: CANIA; 2014.

 

  1. Márquez, J., García, V., y Ardila, R. Rev chil obstet ginecol [Internet]. [Consultado 22 jul 2018] 77 (5): 401-406. Disponible en: http://www.revistasochog.cl/files/pdf/DOCUMENTOS2.pdf

Liliana Vanesa Amezquita Escorche

Nutricionista y dietista - Universidad de Los Andes.

Diabetes gestacional y ejercicio físico

Menú de cierre